A los 86 años de vida el club de kilómetro 5 reinauguró su gimnasio luego del temporal que vivió Comodoro Rivadavia.
Gran paso de la entidad de la ciudad petrolera que podrá ampliar su cronograma de disciplinas deportivas.

Con nuevas instalaciones

El acto comenzó con un desfile de las disciplinas deportivas que practican a diario en las instalaciones del club “Patricio”; la escuela municipal de handball, gimnasia artística, la escuela municipal de futbol masculino y femenino, sumados a las divisiones inferiores de USMA.
En la ceremonia estuvieron presentes; el titular de Unión San Martín Azcuénaga, Luis Ziadeh, colaboradores y dirigentes, acompañados por el presidente de Comodoro Deportes, Othar Macharashvili, y Hernán Martínez también del Ente.
Luis Ziadeh, presidente de USMA agradeció la presencia de autoridades deportivas, padres de los chicos que realizan diversas actividades en la institución de kilómetro 5: “Siempre necesitamos su apoyo para seguir creciendo porque este club tiene que ser muy grande, es lo que anhelamos los que estamos y los que se nos fueron”.
Ziadeh, lamentó lo que tuvo que vivir la ciudad con el temporal que afectó también las instalaciones de la entidad de zona norte “pero decidimos no bajar los brazos y hoy estamos reinaugurando el gimnasio después de 24 años que se construyó y con ustedes le vamos dar muchísima vida” expresó.
Más adelante, el referente de Comodoro Deportes, Othar Macharashvili, indicó que se trató de una ocasión muy especial “veníamos de una catástrofe y este gimnasio también tuvo su sufrimiento y con el esfuerzo de la institución han logrado esto”.
En este sentido aseguró que actualmente USMA “lidera gestiones, tienen un barrio con mucha historia y con muchos pasionarios”.
El secretario de Deportes inmediatamente le dio lugar a las palabras de Hernán Martínez también del Ente definiéndolo como un “pasionario del deporte”.
Martínez sumamente emocionado por esta ocasión tan especial para USMA recordó a la gente que lo acompaño en su carrera como profesor de la entidad “azulgrana”: “muchos fueron compañeros, alumnos, tengo la familia acá. Aprendí a ser dirigente con dirigentes de acá que hoy no están; mi madre, Armando (Ávila) y con el ´sapo´ (Luis Ziadeh)” manifestó con lágrimas de emoción y al mismo tiempo de alegría.