El asteroide “Florence” rozó al planeta Tierra por una distancia de solamente siete millones de kilómetros, siendo el objeto de gran tamaño que más cerca ha pasado desde que se tienen datos, informó la NASA.
“Florence” tiene un diámetro de 4,4 kilómetros y alcanzó el punto más cercano a la Tierra a las 9 del pasado viernes 1 de septiembre (Hora Argentina), según los expertos. Entonces, se encontró 18 veces más lejos que la Luna.
La NASA espera que el paso del asteroide le sirva para realizar mediciones más exactas del mismo. Especialmente los especialistas de radares esperaban poder tomar imágenes de alta definición de “Florence”, en cuya superficie se observan irregularidades de 10 metros o más.
La última vez que “Florence” estuvo tan cerca de la Tierra fue en 1890.

Tan lejos, tan cerca

Algunos asteroides pasan mucho más cerca del planeta, como “2012 TC4”, que pasará el 12 de octubre a 43 mil kilómetros de distancia, es decir, una octava parte de la distancia de la Tierra a la Luna. Sin embargo, con 30 metros de diámetro, se trata de un cuerpo celeste considerablemente más pequeño.
Según la NASA, los primeros días de septiembre se podrá observar a “Florence” con pequeños telescopios por la noche cerca de la constelación de Acuario.
El inmenso asteroide fue descubierto en 1981 y bautizado en homenaje a la enfermera británica Florence Nightingale (1820-1910), precursora de la enfermería moderna. Los asteroides son cuerpos celestes rocosos que orbitan alrededor del Sol. Se los considera restos del primitivo Sistema Solar.

Objeto de estudio

Desde 1981, los científicos de la NASA han aprovechado la existencia de “Florence” para examinar su superficie, así como también para intentar prevenir, en el futuro, el impacto de rocas espaciales en nuestro planeta.
A diferencia de los meteoroides, que son restos de roca y metal de asteroides y cometas, y de los meteoritos, que son meteoroides que cruzan la atmósfera y llegan a la Tierra, el asteroide es caracterizado por un cuerpo rocoso y su tamaño es menor al de un planeta; un acontecimiento como el ocurrido días atrás, según los expertos de la agencia espacial estadounidense, no volverá a ocurrir hasta el año 2500, motivo por el cual han aprovechado la fecha para poder conocer y estudiar, con mayor detalle, la topografía, rotación, textura y trayectoria orbital del asteroide.

Más asteroides cercanos a la Tierra

A pesar de que el asteroide “Florence” es clasificado como “potencialmente peligroso” por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, no representó una amenaza para el planeta Tierra; a su vez, se lo considera como el cuarto más grandes de los registrados hasta el momento.
Por otro lado, la NASA cuenta con la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria, la cual busca objetos potencialmente peligrosos para la Tierra, como asteroides y cometas, entre otros.
En junio pasado, se reveló la misión “AIDA”, que tiene como objetivo Didymos, un sistema binario de asteroides que pasaría cerca a la Tierra, a una distancia de 11 millones de kilómetros, entre los años 2022 y 2024.
Las agencias espaciales NASA y ESA, están desarrollando una técnica para desviar asteroides que podrían amenazar el planeta, y Didymos sería el objetivo para probar dicha tecnología.

Qué es la “deflexión”

El Didymos cuenta con un sistema binario, es decir, dos cuerpos. El Didymos A mide aproximadamente 780 metros de ancho y el Didymos B, un asteroide más pequeño que lo rodea, de unos 160 metros. Didymos A pasará cerca de la Tierra en octubre de 2022 y Didymos B, en 2024.
La NASA demostrará, contra este asteroide, la técnica de “deflexión”, es decir, de desviación del asteroide para proteger al planeta. “El riesgo que suponen los impactos de asteroides es real; si no, pregúntenles a los dinosaurios”, manifestó, tiempo atrás en una entrevista, el profesor de astronomía en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Jean Luc Margot.