COMODORO RIVADAVIA – El hombre iba a bordo de un Chevrolet Corsa y al detenerse ante la luz roja se durmió profundamente. Los automovilistas le tocaban bocina, pero no lograban despertarlo. Intervino la Policía y lo detuvo por conducir alcoholizado. El sujeto, de 33 años, circulaba por Lisandro de la Torre y al llegar al semáforo de la esquina con la avenida Patricios, donde se encuentra la Comisaría Quinta, se detuvo porque estaba la luz roja. Durante esos segundos que esperó el cambio de luz, cerró los ojos y finalmente se durmió. Tras tocarle bocina en varias ocasiones, los conductores decidieron descender y fueron a ver qué sucedía. El individuo estaba dormido de tal forma que no escuchaba los golpes que le daban a la ventanilla para hacerlo reaccionar. Un móvil que llegaba a la comisaría observó la insólita situación y demoró al individuo que se hallaba en estado de ebriedad. En el interior del vehículo además se encontraron varias bebidas alcohólicas, entre ellas una botella de vino tinto y otra del tipo amaro, elaborada a partir de varios tipos de hierbas. Los efectivos lo trasladaron casi a rastras hacia la dependencia policial en infracción a la Ley de Tránsito, y recién horas más tarde se retiró a su casa. El vehículo quedó secuestrado ya que fuentes oficiales señalaron que el conductor no tenía seguro obligatorio para circular.