TRELEW – El hecho se registró el sábado a la mañana en el centro de la ciudad, cuando un ladrón rompió la vidriera de un negocio y se llevó del lugar unas cuantas camperas que se encontraban en exhibición. Al rato, su propia madre se presentó en la Comisaría y devolvió el “botín” que su hijo le había llevado a la casa. El episodio tuvo lugar sobre las siete de la mañana en “Titanium”; un local comercial que está situado a dos cuadras de la plaza central de la ciudad, en la calle Rivadavia, casi Inmigrantes. Desde allí, el hijo de la mujer se había llevado entre 10 y 15 camperas de costosísima adquisición que sacó por el boquete que le hizo a uno de los vidrios del frente del negocio. El muchacho tiene 24 años y, al parecer, no es la primera vez que le lleva cosas robadas a la casa de su madre.