Tras conocerse un nuevo hecho delictivo hacia un trabajador al volante, el Municipio determinó endurecer los controles vehiculares en los lugares donde potencialmente hay mayor riesgo y extender los operativos de tránsito a remises y taxis como medida preventiva.
El subsecretario de Seguridad, Héctor Quisle dijo que “venimos juntándonos habitualmente con los responsables de la asociación de choferes y hablando con los licenciatarios, y se tomó la decisión, con el aporte valioso de estos trabajadores, de tratar de transformar estos controles con una rigurosidad más específica y en los lugares donde potencialmente están con más riesgo y de manera transitoria hacer el control en Tránsito”.
“Independientemente de los retenes móviles, se van a utilizar los operativos de tránsito en todos los vehículos de taxis y remises en cualquier punto de la ciudad haciendo hincapié en los lugares en donde hay un mayor riesgo”, afirmó el funcionario.