El informe de coyuntura del Ministerio de Agroindustria de la Nación del mes de julio presenta los desembarques acumulados en los siete meses que ya han trascurrido de 2017 y las exportaciones del primer semestre del año. Las cifras de ventas al exterior se observan de lejos muy positivas, con crecimientos en el orden del 12 y 15 por ciento en volumen y dólares, sirviendo a muchos funcionarios como un ejemplo de crecimiento; pero en realidad, cuando los números se ven de cerca puede comprobarse que el calamar es el único recurso que experimentó un crecimiento de proporciones considerables. Sí en cambio, han aumentado las capturas de la mayoría de las especies, incluso aquellas sobre las que existen medidas restrictivas para su preservación; sin embargo, de merluza se capturó menos. Este aumento en las capturas, especialmente de calamar y langostino, ha generado más actividad en la mayoría de los puertos; y lejos de lo que algunos señalan, Mar del Plata tuvo mejor desempeño que en 2016.

Análisis de capturas

Los desembarques al mes de julio suman 451.510 toneladas que representan un crecimiento del 14,2% respecto de igual período de 2016, aunque aún no han alcanzado los niveles de 2015. El 80% de los desembarques está compuesto por tres especies: calamar con 96.555 toneladas; langostino 110.453 toneladas y merluza hubbsi con 157.703 toneladas. El resto de las especies aporta apenas el 20% restante, destacándose dentro de ese margen las rayas y la merluza de cola, la polaca, la corvina y la pescadilla.
En el cuadro estadístico de desembarques surge como dato interesante lo que ocurre con la merluza del stock del área de la Comisión Técnica Mixta, que tuvo un crecimiento del 117% respecto de 2016. También queda al descubierto el aumento en las capturas que han tenido especies que supuestamente están protegidas como las rayas y el abadejo. La corvina, por su parte, que ocupa una porción importante de este 20% del total, tuvo un registro de desembarques 40% menor al de 2016.
De langostino se llevan desembarcadas 110.453,3 toneladas; de merluza hubssi 157.703 toneladas, con un aumento importante de actividad en la Zona Común de Pesca, cifra menor a la de 2016 cuando para la misma fecha se llevaban desembarcadas 161.977 toneladas. De calamar, si bien no se captura desde junio, la cifra total ha sido de 96.555,3 toneladas.

Por flota

En cuanto al comportamiento por flota se observa un crecimiento del sector fresquero respecto de 2016 y 2017, impulsado indudablemente por el langostino, que aumentó sus capturas un 40% respecto del año pasado. Los congeladores se han mantenido estables en los últimos tres años y los costeros crecieron en forma sostenida entre 2015 y 2017, también como consecuencia del langostino. Los tangoneros tuvieron en este al mejor de los últimos tres años. Los poteros, en cambio, mejoraron en mucho el 2016 pero no alcanzaron los niveles de 2015. Los barquitos de rada o ría caen cada día más y los surimeros, sorpresivamente, han mostrado crecimiento respecto de los dos últimos años.
Salvo el puerto de Caleta Paula, todos los demás tuvieron un mejor desempeño. Mar del Plata registró desembarques por 225.398 toneladas; Puerto Madryn 56.263 toneladas; Puerto Deseado 47.963 toneladas; Rawson 36.264 toneladas, siendo estas dos últimas terminales marítimas las que más aumentaron su participación en las capturas, junto con Camarones que recibió 9.602 toneladas. Hasta Comodoro Rivadavia viene teniendo un crecimiento sostenido, al igual que San Antonio Oeste.

Ranking de captura de los poteros en 2017

El Xin Shi Ji Nº 95 tiene el primer lugar con 2.234 toneladas; lo siguen el Xin Shi Dai Nº 28 con 2.069 toneladas; el Villarino con 2.025 toneladas y luego el podio queda en su totalidad con los Xin Shi Ji de la Firma F{enix International, el Nº 91 con 1.998 toneladas, el Nº 92 con 1.922 toneladas y el Nº 88 con 1.844 toneladas.

Exportaciones del primer semestre

El informe de coyuntura de julio es el que permite tener una visión más clara respecto de la actividad económica del sector, dado que arroja los datos de exportaciones del primer semestre. Si bien todos en el Ministerio de Agroindustria festejan el número final, un análisis apenas un poco más profundo permite observar que dicho crecimiento se debe casi exclusivamente al aumento de las ventas de calamar, luego de una temporada en la que se combinaron buenas capturas con precio alto.
Las cifras totales del primer semestre, 235.071 toneladas por 855.110.000 dólares, muestran un crecimiento del 11,8% en toneladas y del 14,9% en divisas; la diferencia entre un valor y el otro está dada por un aumento en los precios.
Claramente surge de la estadística oficial que la única especie que tuvo un crecimiento significativo en las exportaciones respecto de igual período de 2016 es el calamar, que con 72.956 toneladas recaudó 173.380.000 dólares, lo que implica un crecimiento del 93,4% y del 135,8% en comparación con 2016 que fue un año malo.

Radiografía del langostino

El langostino, si bien creció en divisas un 4,8% al recaudar 365.254.000 dólares, bajó en volumen un 1,6% con 56.954 toneladas. Un escenario similar, aunque con volúmenes mucho más chicos, se da con la vieira y la centolla. La raya es otra de las especies con una situación similar: las ventas en volumen cayeron un 4,4% pero crecieron en dólares un 37,8% como consecuencia de un aumento del precio promedio del 44%.
Sin embargo, al analizar la situación del resto de las especies, el anunciado crecimiento en las exportaciones no es tal. La merluza hubbsi registró ventas de 44.303 toneladas por 110.741.000 dólares, lo que implica una baja del 12,2% y del 5,4% respectivamente. En el caso de la merluza negra, las ventas cayeron 33% en toneladas y 14,5% en dólares; en total se llevan exportadas 1.117 toneladas por 33.833.000 dólares.
De merluza de cola se exportaron 4.999 toneladas por 10.226.000 dólares, lo cual implica una caída respecto de igual período del año pasado del 27% en volumen y del 24,3% en divisas. La corvina es otra especie de la que se vendió menos que en 2016, 5.373 toneladas por 7.027.000 dólares, que representan una caída del 18% y del 31% respectivamente.
Queda claro que de las tres principales especies del caladero argentino, merluza hubbsi, langostino y calamar, esta última es la única que ha experimentado un crecimiento de relevancia capaz de maquillar el resultado final.

Principales mercados

Los cinco mercados más importantes para la pesca argentina están encabezados –como ocurre históricamente– por España, que en lo que va de este 2017 ha comprado 37.808 toneladas de productos por 166.477.000 dólares; lo sigue China con 35.960 toneladas por 110.700.000 dólares y en tercer lugar los Estados Unidos, que con 14.541 toneladas aportó 103.841.000 dólares. En comparación con 2016, España requirió menos productos mientras que China compró más por menos dinero; y EEUU aumentó tanto en volumen como en valores.
Los dos últimos puestos están ocupados por Japón y Brasil, que a pesar de haber requerido mayor volumen generaron menos ingresos. En el primer caso fueron 15.951 toneladas por 68.467.000 dólares; mientras que nuestro vecino adquirió 19.551 toneladas por 53.764.000 dólares. (Fuente: Revista Puerto)