Mucho se habló del último encuentro del Comité Multisectorial Interdisciplinario contra la Trata de Personas, órgano creado por Ordenanza del Concejo Deliberante y que busca “dar lucha” a un delito tan complejo y aberrante como lo es la trata y el tráfico de personas con fines sexuales y/o laborales.
La problemática, muchas veces de carácter silencioso e “invisible” para gran parte de la comunidad, continúa produciendo víctimas tanto locales como así también, provenientes de otros países e inmersas en un circuito siniestro donde la explotación sexual se constituye como un delito tan grave como el propio consumo por parte de clientes que contribuyen a que los “nichos” de personas explotadas, en su mayoría mujeres, continúen proliferando.
Tal es así que, días atrás, en la ciudad de Comodoro Rivadavia, donde existe legislación local al respecto pero la misma se contradice con leyes federales, fueron rescatadas 40 víctimas de trata en distintos allanamientos; 31 de ellas extranjeras y 9, argentinas.
En este sentido, días atrás, desde la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) con asiento en Puerto Madryn, analizaron la propuesta encarada por dicho comité y recalcaron la necesidad de que el rol del mismo se limite a cuestiones no menos importantes como lo son la concientización, sensibilización y la constante presencia en materia educativa en los distintos niveles de enseñanza; ello, teniendo en cuenta que, avalar una participación municipal en el abordaje de delitos federales, no sólo resultaría jurídicamente inviable, sino que también podría “entorpecer” rigurosas investigaciones llevadas adelante por fuerzas como la Policía Federal Argentina (PFA) o la propia Justicia.
Entre las ordenanzas que abordan la temática en distintas ciudades del Chubut y del país, como por ejemplo Esquel, Mar del Plata, Bahía Blanca y Comodoro Rivadavia, la delegada de Migraciones, Lourdes Schlemminger, trazó un análisis de lo implementado en esa última ciudad, donde se precisó que la normativa da lugar a “sobre legislación de tipos ya contemplados y sancionados, tanto desde el ámbito civil, como del penal” y se agregó que “también, la norma incurre en la creación de tipos penales, la ampliación de responsabilidad y la superposición de sanciones ya establecidas por los órganos competentes”.

Confusión de tipologías

A modo de ejemplo, en el primer artículo de la Ordenanza 10.577, promulgada en 2012 en la ciudad petrolera,”podemos ver una supra legislación respecto del tipo penal del delito de trata de personas, oportunamente legislado en la Ley 26.364, teniendo en cuenta que cada una de las acciones allí descriptas y mencionadas, responden a un tipo penal distinto, atento que la conducta para la aplicación de la correspondiente sanción debe ser específica”, consignaron desde Migraciones a través del análisis realizado, añadiendo que “se trata de manera contravencional, lo que en realidad es un delito de índole federal; se entiende que este tratamiento no es fortuito, ya que el Municipio tiene facultades sancionatorias en lo que respecta a lo legislado en materia de contravenciones, recordando que las mismas no son más que faltas administrativas”.
Dicha norma “a su vez, contempla la creación de un Registro de Infractores, tomándose el cambio de uso del inmueble donde se vendan bebidas alcohólicas de manera clandestina, o exista oferta sexual (nuevamente se cae en la confusión de delitos asemejando la trata de personas -explotación sexual- con la prostitución -oferta sexual- y la venta de bebidas alcohólicas, todo tratado como una contravención), cuando ello está debidamente contemplado, legislado y sancionado desde el Código Civil de Vélez Sarsfield, y en el ahora Código Civil y Comercial recientemente puesto en vigencia”.

Intervenciones preventivas

Por otra parte, desde la delegación local de la Dirección Nacional de Migraciones se elaboró un proyecto, tanto por parte de Schlemminger como así también del Coordinador de dicha oficina, Andrés Hernández, donde primeramente se enlazan conceptos muchas veces poco explicados, como por ejemplo lo que tiene que ver con los movimientos migratorios del continente americano y cómo la trata y el tráfico de personas puede enmarcarse en dicha dinámica.
A su vez, en documentación a la que pudo acceder el Diario, el proyecto prevé que las intervenciones del Comité Multisectorial Interdisciplinario pueda realizar intervenciones de carácter preventivo, trabajando en tres niveles, tales como el educativo, el interinstitucional y a través de los medios de comunicación.
En este orden, en cuanto al trabajo con instituciones educativas, se abordaría un proyecto para ser presentado ante las autoridades de la cartera educativa provincial o nacional, de modo que los docentes también reciban capacitación en la temática en cuestión, generando un efecto multiplicador y la posterior concientización, desde los educadores, hacia los más jóvenes.
En el ámbito interinstitucional, otro de los objetivos sería el trabajo en red de los Centros de Salud, mejorando el abordaje territorial en zonas más vulnerables a este tipo de delitos, articulando el contacto entre personal del primer nivel de atención (Guardia médica, por ejemplo) del nosocomio local, con personal de los distintos Centros de Gestión Barrial del Municipio.
Las capacitaciones a nivel administrativo y legislativo también serían una cuestión presente, y según trascendió, podrían ser financiadas por el propio área de Migraciones, que también convocaría a los especialistas y disertantes.

Campaña gráfica

Recientemente, el pleno del Concejo Deliberante aprobó una Ordenanza que prevé la difusión de la Línea 145 y de mecanismos de concientización sobre la trata de personas, a través de la colocación de afiches y la difusión de folletos en el transporte público de la ciudad; en este sentido, desde la DNM afirmaron que se harían cargo de los costos de los afiches y de su distribución en diferentes puntos de Puerto Madryn, en el marco de una legislación local que estaría próxima a aplicarse.
En relación al rol de la fuerza policial en la dinámica del Comité, el proyecto elaborado por dicha delegación cuenta con la posibilidad de impartir capacitaciones a los agentes, para la identificación de posibles víctimas de dicho flagelo, o bien de migrantes que se encuentren en situación de vulnerabilidad, expuestos a los riesgos de caer dentro de dicho circuito.
Dichos talleres apuntarían a contar con la presencia de referentes de las distintas seccionales de Madryn (Comisaría Primera, Segunda, Tercera, Cuarta y Unidad Regional, entre otras divisiones), así como también buscaría capacitar a la fuerza desde el “punto cero”, es decir, a quienes asisten a la Escuela de Aspirantes a la Policía del Chubut.

Sensibilización y reflexión

El proyecto propone prácticas que permitan “problematizar” el conocimiento sobre la trata de personas y, de este modo, concientizar al respecto, así como también impulsa procedimientos relativos a la ética intercultural ligados a la autonomía, la reciprocidad y la reflexividad, generando una mayor disposición para el respeto mutuo y la aceptación de aquella persona que se halle inmersa en una situación de vulnerabilidad; en síntesis, busca fomentar la solidaridad en el seno de la comunidad.
También, la iniciativa hace hincapié en reforzar la construcción de la ciudadanía en el marco de una sociedad diversa y pluralista.
La legislación vigente en tema de trata también se haría llegar a los distintos sectores de la comunidad, entre ellos las propias instituciones que la integran, trazando un puente entre los Derechos Humanos y los procesos migratorios, que cumplen un papel importante en el análisis de la problemática del tráfico de personas.

El rol de los estudiantes

Apuntando al “semillero” de la sociedad, que son los alumnos de nivel inicial y medio, el proyecto también busca la generación de espacios de reflexión en las escuelas, donde la discusión sobre la temática de la trata y sus implicancias en la comunidad no escapen al análisis de los estudiantes y sus docentes; de este modo, otro de los fines tendría como punto de partida la generación de un equipo interdisciplinario e interinstitucional que pueda evaluar la bibliografía existente al respecto, coordinando el cronograma de capacitaciones en distintas instituciones de la ciudad.
Los gremios del transporte también se verían afectados a la iniciativa, pudiendo participar también de procesos de capacitación y espacios de reflexión sobre la problemática de la trata de personas con fines laborales y/o sexuales, un flagelo que permanece latente en la mayoría de las comunidades pequeñas, medianas y grandes del país.