Los investigadores del Conicet realizan desde el martes una nueva toma en el Ministerio de Ciencia y Tecnología que conduce Lino Barañao, en reclamo por la reincorporación de 500 despedidos al sistema científico tecnológico.
La medida “pacífica” es por la falta de cumplimiento “de dos puntos básicos que estaban contemplados en el acuerdo que se firmó en diciembre” para resolver una crisis por los recortes y la decisión fue tomada luego de una reunión infructuosa con representantes de la cartera de Barañao, quienes no brindaron “ninguna respuesta” a los reclamos.
En un marco de incertidumbre en el Gabinete por los rumores de achicamiento de parte de Mauricio Macri, hay una serie de ministros que están en la lupa y Barañao es uno de ellos.
Por eso, la toma vuelve a concentrar las miradas sobre el ministro, que desde hace tiempo viene haciendo malabares para que no fusionen su área con Educación.
Alan Szalai, becario del Conicet e integrante del grupo Jóvenes Científicos Precarizados, advirtió hoy que mantendrán la medida si es que no reciben respuestas. “Se va a decidir en la asamblea, pero es probable que si no hay ningún tipo de respuestas, seguiremos ocupando porque parece ser la voluntad mayoritaria, pero se va a decidir en la asamblea”, afirmó.
En declaraciones a radio Rivadavia, Szalai explicó que la medida es por la falta de cumplimiento “de dos puntos básicos que estaban contemplados en el acuerdo que se firmó en diciembre”, relacionados con la continuidad laboral de los investigadores. Y cuestionó la actitud del ministro Barañao al asegurar que “solo concurrió una sola vez a la mesa de diálogo” y que, incluso, suspendió esas reuniones durante tres meses.
“Sus funcionarios dicen que ellos no tienen los tiempos o no pueden escuchar este reclamo a esta altura, pero hubo nueve meses y permanentemente los convocamos a todas las instancias de negociación y diálogo. Y estuvo tres meses interrumpida esta mesa porque el ministerio no la quiso llamar”, explicó.
En tanto, Barañao dijo esta mañana en radio Belgrano donde aclaró que el acuerdo era “conseguir puestos de trabajo en investigación para una serie de becarios” y lanzó: “Para tener una idea, el Conicet tiene un plan de crecimiento que evita que colapse en tres años, con lo cual, se estipulan unos 600 ingresos anuales”.
“Estamos haciendo acuerdos con varias universidades, ya hay 60 postulantes que aceptaron las condiciones. La situación del acuerdo se está cumpliendo. Conseguimos condiciones similares a los puestos anteriores”, aseguró y opinó que hay “un interés de la sociedad que esté por encima de un reclamo, que puede ser comprensible pero no tiene asidero legal”. “En un mes tendremos a la totalidad de los postulantes con ofertas concretas”, prometió.