Cada provincia tiene un conjunto de bienes culturales que conforman su patrimonio cultural, lo mismo que las ciudades e instituciones, el cual es cuidado y preservado de acuerdo a los presupuestos e intereses correspondientes. En este aspecto, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) participa con asesoramiento e infraestructura para colaborar con las gestiones respectivas, como el caso de las tareas para la preservación en los edificios del Colegio Nacional de Monserrat, el Salón De Profundis, la torre sur de la iglesia de la Compañía de Jesús y la iglesia de San Roque de la provincia de Córdoba.

Equipo de especialistas

Con el objetivo de conservar los bienes culturales del país, especialistas de diferentes disciplinas del INTI conforman el Programa Restaurar. Un espacio de trabajo interdisciplinario que reúne y organiza diversas capacidades técnicas presentes en el Instituto.
El equipo de especialistas tiene una larga trayectoria en asesoramientos técnicos, que abarca desde el Palacio del Congreso Nacional, pasando por las Ruinas Jesuíticas de San Ignacio en Misiones, hasta la Puerta de la Ciudadela y el Cabildo de la Ciudad de Montevideo. En esta ocasión, trasladaron toda su experiencia a la provincia de Córdoba para analizar los materiales del Colegio Nacional de Monserrat, el Salón De Profundis, la torre sur de la iglesia de la Compañía de Jesús y la iglesia de San Roque.
“Nuestra tarea fue estudiar los materiales de la excavación, para poder hacer una caracterización científico-técnica reproducible para conservar el patrimonio cultural de la provincia”, explicó Silvia Velázquez, arquitecta de INTI–Construcciones que participó del relevamiento.
Las muestras, extraídas de las paredes y el suelo, se analizarán en el laboratorio para conocer la composición de la mezcla que se utilizó para ligar o revocar aquellas construcciones del pasado colonial.
Los sitios sobre los cuales se está trabajando en la provincia forman parte del pasado urbano y brindan información sobre lo que fueron los sistemas hidráulicos en la Córdoba colonial. Es por ello que su preservación cultural es de suma importancia, no sólo para conocer parte de la historia oculta detrás de los muros, sino también para poder conservarla en sus condiciones originales.

“Obtenemos información que nos permite saber qué materiales se utilizaron para la construcción y en qué proporciones, y con esos datos se pueden encarar luego la puesta en valor”, detalló Velázquez. El trabajo fue impulsado por la Agencia Córdoba Cultura y la Subsecretaría de Planeamiento Físico de la Universidad Nacional de Córdoba, y contó con la participación de la Comisión Nacional de Monumentos Lugares y Bienes Históricos —lo que dio como resultado un trabajo conjunto multidisciplinario entre arquitectos, historiadores y arqueólogos—. “Conservar la autenticidad de los sitios, permite contar la historia como de verdad sucedió”, agregó Velázquez. (Fuente: INTI)