Tres agentes de Gendarmería Nacional declararon ayer en los tribunales federales de Esquel en la causa que investiga la desaparición de Santiago Maldonado. Lo hicieron en condición de testigos porque aún no hay imputados.
Los primeros 2 fueron Walter Ruiz Díaz y César Peralta, cocineros del Escuadrón 35 de El Bolsón.
Contaron que estaban del lado de la ruta 40 fuera del territorio ocupado de Cushamen y que no participaron del procedimiento dirigido por el comandante Juan Pablo Escola el día que desalojaron esa ruta, que coincide con la desaparición del artesano.
Además, dijeron que escucharon acerca de un episodio de un compañero (aunque no aclararon de quién hablaban) que relató haber golpeado a un manifestante con una piedra. Según la versión, la persona logró cruzar del otro lado del río Chubut hasta una zona conocida como Territorio Sagrado.
El otro testimonio corrió por cuenta de Juan Carlos Pelozo. El agente sí participó de las acciones en Pu Lof, junto a otros 30 efectivos. Pelozo recordó que llegó hasta el río y que desde allí observó a los manifestantes al otro lado del afluente.
Los agentes declararon durante 3 horas. Llegaron a las 10 de la mañana vestidos de civil e ingresaron rápidamente por la puerta lateral del edificio judicial.

Incidentes afuera del juzgado

A las 13.35 terminaron sus testimoniales, pero debido a la importante cantidad de manifestantes que había afuera del lugar, debieron posponer su salida hasta 2 horas más tarde.
En un operativo de distracción de la Policía Federal, finalmente dejaron el tribunal camuflados -se sospecha que vestidos como policías- y a toda velocidad.
Según fuentes ligadas a la causa, no se registraron declaraciones contradictorias o auto incriminatorias por parte de este grupo. Todo lo contrario, se probó que fueron ellos quienes recibieron los ‘piedrazos’”, aseguró esta fuente.
De acuerdo a esta versión, el testigo Pelozo al finalizar su testimonio le pidió protección al juez por la persecución que sufre su esposa docente y sus hijos en una escuela de El Bolsón.

No habrá una comisión especial

El Gobierno nacional le informó oficialmente al representante regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, que no promoverá la conformación de un grupo de expertos independientes para investigar la desaparición de Santiago Maldonado. Lo hizo a través del jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, que le explicó al funcionario internacional que no lo consideraba necesario porque “la Justicia está trabajando bien y la investigación está avanzando”.
En la reunión estuvieron presentes el ministro de Justicia, Germán Garavano, y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. Desde el mismo despacho del primer piso, Garavano se comunicó con la familia Maldonado para comunicarle la decisión que se había tomado.

Investiga la justicia

“Todo funciona, la Justicia investiga, los organismos de derechos humanos están actuando, las pericias avanzan”, fue la conclusión a la que llegaron Peña, Garavano y Avruj, y convocaron a Incalcaterra para anunciarle la decisión que tomó el Gobierno. En el encuentro donde el jefe de Gabinete tuvo la voz cantante, sirvió para que el representante regional de la ACNUDH con oficina en Chile trabara un contacto personal con la mano derecha del presidente Mauricio Macri, y volvieran a hablarse en caso de que alguno lo considere necesario.
El martes pasado, la ACNUDH había expresado su preocupación por “la falta de progreso en las investigaciones que se están llevando a cabo” y pidió a las autoridades “realizar la investigación apegándose a los estándares internacionales en materia de derechos humanos, en particular a la Convención para la protección de las personas contra las desapariciones forzadas”.

Dieron resultados negativos las muestras de ADN

El juez dio a conocer el resultado de los estudios de ADN que se hicieron sobre los objetos de Maldonado. “Se analizaron un total de 80 muestras para ver si coincidían con el perfil genético de Santiago Maldonado, al comparalas con el ADN de sus padres, Enrique Aníbal Maldonado y Stella Maris Peloso, y Sergio, uno de sus hermanos”, aseguró Otranto en un comunicado.
Se detectó coincidencia genética en la muestra obtenida en la mochila negra secuestrada en el allanamiento realizado en la casa en la que vivió Santiago Maldonado en El Bolsón. Todavía quedan dos muestras.
Para la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, estos resultados “despejan muy fuertemente de lo que ha sido tan acusado el Gobierno sobre una desaparición forzada”. La funcionaria consideró que “abren ventanas a otras hipótesis que nosotros hemos siempre planteado”.
“Lo más importante del caso Maldonado hoy, que para nosotros es realmente fundamental, muy profundo y muy importante, es que todos los ADN han dado negativos en todos los transportes de la Gendarmería”, subrayó la ministra.
Sobre las mismas pericias, Sergio Maldonado, el hermano de Santiago, sostuvo que el resultado negativo del cotejo de 80 muestras de ADN obtenidas en vehículos de Gendarmería con las aportadas por la familia “era lo esperado”, porque “sería muy impune seguir con las manchas ahí”.
“Era lo esperado, sería muy bruto y muy impune agarrar y seguir con las manchas ahí”, expresó y agregó que algunas camionetas de Gendarmería “habían sido lavadas, habían roto los precintos, no declararon móviles -primero dijeron que era ocho o nueve, después 17-; no había Unimog y después había”, expresó Sergio Maldonado, al concluir que, desde el principio, “la investigación está todo mal”.