Jefes comunales de la Comarca Andina se reunieron con el intendente a cargo del Parque Nacional Los Alerces, Ariel Rodríguez y el ministro de Turismo del Chubut, Herman Müller, con el objetivo de definir una agenda de trabajo de cara a la temporada, teniendo en cuenta que recientemente fue nombrado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.
Al respecto, Müller destacó el encuentro ya que “hay mucho interés y potencial en esta declaración de Patrimonio de la Humanidad al Parque Nacional Los Alerces y queremos que se replique lo que vivimos nosotros con Península Valdés”, y añadió: “Esto involucra a tres comunidades y ese mismo interés y necesidad de trabajar para potenciarlo está en los intendentes de Cholila, Trevelin y Esquel, con sus respectivos responsables de turismo y por supuesto Parques Nacionales como autoridad de aplicación”.
Señaló Müller que “la idea es trabajar en cosas puntuales, reclamos históricos como los servicios dentro del Parque para los visitantes como los sanitarios, algunos campings que hay que regularizar y la readecuación de pasarelas y servicios lacustres que necesita una licitación seria para que el inversor brinde mayor calidad a la excursión”.
Asimismo, anunció que “la semana que viene habrá una reunión por el tema de los sanitarios para la próxima temporada” y agregó que “propusimos una serie de capacitaciones en las tres localidades a corto, mediano y largo plazo, para trabajar junto con las autoridades públicas, medios de comunicación, para saber qué implicancias tiene esta declaración”.

Con las escuelas

“En segunda instancia trabajaremos con el sector turístico y en tercera instancia, que propusimos desde el Ministerio, lo implementaremos en el Programa Turismo, Patrimonio y Escuela para trabajar con los 5tos y 6tos grados junto al Ministerio de Educación con los chicos residentes, ya que a través de los ellos viene la mejor sensibilización y concientización”, detalló Müller.
En este sentido agregó que el objetivo es “potenciar el Parque pero cuidándolo, ya que uno entiende que el turista preserva los recursos y a veces los trabajos más fuerte hay que hacerlos sobre los residentes, para que entiendan que ese paseo hacia el lago no va a dejar de serlo pero hay que ordenarlo, cuidarlo y ello implica una mejor calidad del atractivo, sostenible en el tiempo para las generaciones futuras”, concluyó.