A través de la Resolución 275-E/2017 publicada EL 17 de agosto en el Boletín Oficial, el ministerio de Energía y Minería de la Nación lanzó la ronda 2.0 del programa RenovAr, para licitar la generación de energías renovables por 1200 MW.
De ese total, 550 MW corresponden a eólica, 450 MW a energía solar fotovoltaica, 100 MW a biomasa, 35 MW biogás, 15 MW a biogás proveniente de rellenos sanitarios (una categoría que no estaba en las licitaciones 1 y 1.5), y 50 MW de aprovechamientos mini hidroeléctricos.
En la nueva licitación hay varias diferencias con las rondas anteriores. En primer lugar, “aunque el rol preponderante sigue siendo el de la energía eólica y solar, se establecieron cupos por regiones, a fin de balancear las ofertas a lo largo del país y evitar que la energía eólica se concentre en la Patagonia y la solar en el Noroeste, como venía ocurriendo”, analizó Juan Bosch, del trader de energía SAESA.
En segundo lugar, se estableció un precio máximo para cada tipo de energía: u$s 56,25 para eólica, u$s 57,04 por MWh para solar; u$s 110 para biomasa; u$s 160 para biogás; u$s 130 para biogás de rellenos sanitarios y u$s 105 para mini hidroeléctricas. En los casos de solar y eólica, al tratarse de tecnologías más desarrolladas, los precios son menores a los logrados en las licitaciones anteriores, y en el resto de las tecnologías el precio máximo se estableció más elevado, con incentivos por escala (ver gráfico), para impulsar su desarrollo.

Con garantía externa

Clic para Ampliar

Otra de las diferencias es que, en esta ocasión, el Banco Mundial dispuso una garantía por hasta u$s 250 millones para responder ante un eventual incumplimiento de la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA). Esto es, la mitad de la cifra comprometida en las rondas anteriores, que era de u$s 480 millones para aquellos desarrolladores que la soliciten. Fuentes del mercado estimaron que “es lógico, porque a medida que pasa el tiempo la confianza en el cumplimiento por parte del Estado argentino es mayor, y no se descarta que, en la próxima ronda licitatoria, la garantía del BM no sea necesaria”.
“Creemos que en esta licitación habrá más oferentes, ya que compañías como la nuestra, que no participaron en las rondas anteriores van a hacerlo esta vez”, señaló Martin Pochtaruk, CEO de la desarrolladora Isla Power.
Al igual que en las licitaciones 1 y 1.5, se exigirá solidez financiera a las empresas oferentes, que deberán acreditar un patrimonio neto mínimo de u$s 250.000 por cada MW de potencia ofertado.
El pliego de bases y condiciones se venderá hasta el 11 de octubre, con un valor de $ 90.000 para los proyectos de hasta 6 MW de potencia, y $ 180.000 para aquellos que lo superen. La presentación de las ofertas A (propuesta técnica) y B (económica) será el 19 de octubre y la publicación de las evaluaciones el 20 y 23 de noviembre, respectivamente.

Vestas ganó 346 millones de euros en 6 meses

La danesa Vestas Wind Systems, uno de los principales consorcios eólicos mundiales proveedora de los majestuoso molinos, presentó la semana pasada una ganancia neta de 346 millones de euros en el primer semestre, un 11% más interanual. El beneficio neto de explotación (ebit) subió un 1% hasta 490 millones, mientras que el beneficio bruto de explotación (ebitda) fue casi idéntico al de un año atrás, con 699 millones.
La facturación entre enero y junio ascendió a 4.091 millones, lo que supone un aumento del 2%. La potencia producida fue de 5.466 megavatios, frente a los 4.716 de un año atrás, y la potencia instalada, de 3.387 megavatios, por 3.705 en el mismo período de 2016.
Vestas ganó 186 millones netos en el segundo trimestre, un 33% peor y por debajo de las previsiones de las analistas. El ebit y el ebitda cayeron un 30 y un 24% hasta 279 y 398 millones, respectivamente.
La eólica danesa facturó entre abril y junio por valor de 2.206 millones, un 14% menos interanual. La potencia instalada fue de 3.095 megavatios (2.902 un año antes), y la instalada, de 1.834 megavatios (2.491). “En un mercado cambiante Vestas presentó otro trimestre sólido con buenas ganancias y mantuvo su liderazgo. El balance mostró una mejora en los pedidos en todas las regiones, una cartera mayor, buen resultado en servicios y una facturación semestral a la par que en 2016″, dijo en un comunicado su director ejecutivo, Anders Runevad.