El CEO de YPF, Ricardo Darré, presentó ayer su renuncia a la petrolera, estaba en la mira de Mauricio Macri por los pobres resultados de su gestión. La empresa anunció una “reestructuración” de la conducción.
En un comunicado, YPF informó que Darré renunció debido a “motivos personales”, una fórmula usada hasta el cansancio para anunciar formalmente las salidas del gobierno. La empresa controlada por el Gobierno agrega que la salida del ex directivo de Total marca el final de “la transición” en la compañía, iniciada tras el desplazamiento de Miguel Galuccio.

Sin resultados

Macri quería echar a Darré porque consideraba que no había logrado resultados positivos tras un año de gestión. Darré estaba a cargo de todas las cuestiones operativas de YPF y una de las cosas que le cuestionaban era que no había logrado asumir el liderazgo sobre la línea gerencial de la empresa, que es la que maneja el día a día. Sin vínculo con ese sector, la gestión sufría las consecuencias, con pozos paralizados en la Patagonia. Uno de los datos más preocupantes de YPF fue la brutal caída de la producción de petróleo, que este año tocó su nivel más bajo.

Levantar el perfil

Además, el CEO estaba cruzado con el presidente de la empresa, Miguel Gutiérrez, y con el resto de los directivos de la compañía que responden al macrismo. Es por eso que su salida se da en el marco de lo que reveló LPO la semana pasada: Macri empezó a exigir alineamiento total con su “agenda”. “No hay más espacio para individualidades”, dijeron en el Gobierno.
Para empeorar las cosas, antes de sellar su salida Darré intentó levantar su perfil y armó una recorrida por Vaca Muerta con un grupo de periodistas. Pero metió la pata con unas declaraciones que no cayeron bien puertas adentras, respecto a que YPF no priorizará la inversión en pozos convencionales (que siguen siendo el principal activo de la compañía) y con críticas al Gobierno por el estado de las rutas y el transporte.

La nueva conducción

Con la salida de Darré, YPF anunció la creación de un Comité Ejecutivo que conducirá la empresa. “Se crea un Comité Ejecutivo, integrado por seis miembros, que, junto con el presidente de la compañía, será el máximo organismo para la toma de decisiones estratégicas en YPF, lo que le otorgará mayor dinamismo a la organización”, informó la empresa.
Los cambios incluyen la creación de una vicepresidencia Ejecutiva de Operaciones y Transformación, que estará Carlos Alfonsi, área del que pasarán a reportar las funciones de Supply Chain, Medio Ambiente y Seguridad, Recursos Humanos y Tecnología (CTO).
La información oficial detalla además que en la nueva estructura “también se jerarquiza a las vicepresidencias de Administración y Finanzas, a cargo de Daniel González, y de Asuntos Corporativos, Comunicaciones y Marketing, a cargo de Sebastián Mocorrea, a las que reportarán ahora también las funciones de Desarrollo de Negocios y de Servicios Jurídicos, respectivamente”.

Reacomodamiento

“Para completar la reorganización del equipo de gestión, se designa a Santiago Martínez Tanoira como vicepresidente ejecutivo del Downstream y a Pablo Bizzotto como vicepresidente ejecutivo del Upstream. Marcos Browne continúa como vicepresidente ejecutivo de Gas y Energía, quien pasa a integrar también el nuevo Comité Ejecutivo”, se añade.
Los cambios incluyen la creación de un nuevo comité en el directorio de la compañía, el de Estrategia y Transformación, integrado por el presidente, las autoridades de los otros comités y el director titular por la clase A, Emilio Apud. “También se le solicitó al director Daniel Kokogian que lidere un Comité de Asesoramiento de Geociencias, conformado por los mejores recursos propios y externos para hacer recomendaciones al grupo ejecutivo”, detalla el comunicado.