Este viernes, a través de un juicio abreviado y la admisión de culpabilidad del acusado, la jueza Marcela Pérez Bogado homologó la sentencia a ocho años de prisión, más accesorias legales y costas contra Néstor Alfredo Villalba por el homicidio de Sebastián Matamala.
El fiscal del caso fue Jorge Bugueño y por la defensa particular intervino el abogado Carlos Del Mármol.

El hecho

El asesinato ocurrió el 3 de febrero a las 22 horas en el barrio Pujol II, asentamiento Alta Tensión, sobre la calle Nihuil de Puerto Madryn.
Esa noche, Matamala fue apuñalado con un arma blanca, de 15 centímetros, “de abajo hacia arriba y de derecha izquierda, en región dorsal, paravertebral izquierda y otra similar en lumbar izquierda”, según el Informe de Autopsia N°2/17.
Una de las testigos relató que se encontraba con un grupo de amigos, entre ellos Sebastián Matamala, quien salió junto a otra persona a comprar gaseosas. A los pocos minutos, volvió gritando que habían acuchillado a Matamala. Los testigos salieron y observaron a Néstor Villalba con un cuchillo en su mano. “Se la tenía jurada”, afirman los testigos que vociferó Villalba. Los elementos recabados en la causa revelan que tanto el asesino como la víctima se conocían y, según los testigos, Villalba había tenido inconvenientes anteriores con Matamala originados en los celos por una mujer.
Matamala fue llevado al Hospital Sub Zonal donde falleció, por la herida de arma blanca en el tórax que le provocó un shock hopovolémico, por haber perforado el hilio del pulmón izquierdo. “Le produjo un shock hipovolémico severo, con hemorragia masiva interna y externa por herida pulmonar en lóbulo izquierdo, cara posterior, muy próximo al hilio”, sostiene el informe del Cuerpo Médico Forense y explica que las heridas “le provocaron la muerte en forma casi inmediata, ya que, conforme la autopsia practicada, tuvo un tiempo de sobrevida no mayor a 15 minutos”.