El analista Ricardo Rouvier* advierte el escenario que se presenta en las pre-Paso. Según el doctor en psicología social y maestrado en Epistemología, el oficialismo saca cuentas a largo plazo, en el marco de las fricciones que generan las Legislativas en las huestes opositoras. “La alianza Cambiemos, como tal, ha crecido en el último año y medio, fruto de la confirmación de la coalición del PRO con la UCR y del cierre de listas en la mayoría de los distritos. Ha habido un trabajo político de estructuración de la entente y su distribución nacional. Es decir que Cambiemos es una fuerza política minoritaria que tiende a solidificarse y que, salvo en CABA, está presente en todos los distritos.
El Gobierno, con el escrutinio en la mano, pondrá al kirchnerismo en una proporción baja, al promediar lo que obtendría en el territorio bonaerense, con su modesta penetración en el interior.
Se calcula que el resultado consolidado de todo el país arrojaría para el oficialismo alrededor de un 35%, o sea igual porcentaje que en el 2015. Si esto fuera así, la inmediata lectura es que el resto es oposición y que de un punto de vista plebiscitario sería un resultado negativo para el Gobierno. Pero el 65% no oficialista está fragmentado, destacándose el peronismo en la división. Esa división se caracteriza por la fractura entre peronismo k y peronismo no k.

Números y mapa en mano

El oficialismo llega a esa cifra nacional que supera el tercio, considerando la situación de los diversos distritos. Hay algunas victorias que se descuentan: CABA y Mendoza; otras están en la lista pero no está tan clara aún la definición electoral, como por ejemplo Santa Fe, La Rioja y Santa Cruz (aunque sería sorpresivo que ganara el k. en esta provincia). Por supuesto que suman a la Prov. de Bs. As. como triunfo, pero tampoco puede incluirse aún.
Cuentan también con Córdoba, distrito que se ha convertido en emblemático para el macrismo en razón del aporte de la provincia mediterránea en el triunfo del Presidente en el 2015.
Por ejemplo, el Gobierno nacional ha logrado infiltrar el territorio de los Rodríguez Saá en la figura de su ex gobernador Poggi. También el oficialismo nacional logra influir en la disputa en Tucumán entre Alperovich y el gobernador Mazur, este más cercano al gobierno central. Pero José Cano será el candidato oficial de Cambiemos.
En Entre Ríos el gobernador peronista, que logró disciplinar al Partido detrás de su figura, ha señalado el final del kirchnerismo y mantiene una buena relación con el gobierno federal.
Salta está gobernada por un precandidato a presidente para el 2019, que también mantiene buena relación con Macri. En Chaco la interna peronista muestra el debilitamiento de Capitanich, o sea del peronismo k, en función de otro peronista gobernador Peppo.
Como vemos, salvo distritos seguros, la performance que prevé el gobierno para las PASO, está aún supeditada a la decisión final del electorado.

Datos emergentes pero importantes

Lo que vemos es la lucha entre minorías, porque la construcción de mayorías nacionales seguirá siendo un objetivo a cumplir por parte de las fuerzas políticas. Es importante observar que las fuerzas políticas tradicionales, históricas, como la UCR, el Partido Socialista y el PJ (como fuerza más moderna) están en un momento de repliegue o crisis que logra alguna simulación en la cotidianeidad.
Es interesante agregar que los dominios de minorías y la política de concertación o acuerdos entre las fuerzas, caracteriza a buena parte de la política en Occidente, e indica la insuficiencia de una sola fuerza para asegurar la gobernabilidad. En los sistemas parlamentarios esto está previsto dentro de la dinámica de negociación en el ámbito legislativo; sin embargo hay países con cierto desequilibrio en los sistemas presidencialistas, como el nuestro, con crisis de gobernabilidad. En la actualidad esa situación no se da, pero la gestión de Macri, a la fecha, ha recibido apoyos parlamentarios del Frente Renovador y del peronismo no k.
El resultado de la Provincia de Bs. As. será, como otras veces, de valor simbólico “nacional”. Es muy probable que si el número en dicho distrito es adverso al oficialismo, se desplace la mirada sobre otras jurisdicciones; es decir, la comunicación oficial apuntará al resultado nacional, pero no se podrá evitar que la lógica periodística se focalice en lo bonaerense.

Hoy sobresale en el escenario nacional el epicentro bonaerense, repitiendo una vieja historia de predominio del área metropolitana sobre el interior del país. Se agrega al escenario la vigencia de la última elección que consagró a María Eugenia Vidal como gobernadora con una victoria sorprendente, exhibiendo el error del gobierno k. en su dispositivo estratégico electoral.
En CABA el resultado está puesto, y lo que aflora como competencia está entre la Unidad Porteña que relaciona al PJ con otros sectores kirchneristas en una lista de unidad, y la agrupación de Lousteau, Evolución, quien va a forzar para ocupar el segundo lugar. Por ahora, todas las mediciones le otorgan ese lugar al peronismo/kirchnerismo.
Otra cuestión a destacar es que Larreta es parte del eje central del PRO que une a Macri con Marcos Peña y unos pocos más que constituyen la mesa chica de la fuerza. Allí, la presencia de la UCR es casi inexistente. Y en las elecciones se descuenta que la gestión actual del Municipio recibirá un espaldarazo (ya tiene un 63% de aprobación).
Si bien, no sabemos el resultado final de las PASO en la Prov. de Bs. As. es muy probable que el Frente Unidad Ciudadana tenga un buen desempeño electoral, y no nos parece que pueda ser derrotado, que sería ocupar el tercer lugar. También Cambiemos es muy probable que tenga un buen desempeño.
El ex Frente Renovador y ahora 1País, no alcanza hasta ahora el 20% de los votos. Es la fuerza política con mejor segunda línea profesional del país, sin embargo tanto Sergio Massa y Stolbizer no logran una empatía tal con el electorado que le permita subir en las mediciones.
Florencio Randazzo asumió el rol de interpelar a CFK, desde adentro del peronismo y querer competir en las PASO con ella; intención que nunca tuvo viso de realidad. El cierre de listas dejó en el camino a Julián Domínguez, que fue quien abrió fuego por la autocrítica del kirchnerismo y la pretensión de que CFK no fuera candidata ya que era un obstáculo para la unidad del peronismo.
Hoy, a una semana para las elecciones, Cumplir ocupa el cuarto lugar en la intención de voto con un retraso en el posicionamiento y que, recién ahora con el lanzamiento de la campaña, expondrá a Randazzo ante el elector. Los primeros números lo muestran en paulatino crecimiento. Muchos de sus votos provienen de votantes de Massa. (….)

Economía vs decepción

El factor económico es insoslayable pero no debe simplificarse. Es un factor que no se puede negar, pero hay otro factor que puede inhibir, limitar o anular al anterior, y tienen que ver con la reacción negativa al período del k. y la expectativa de seguir apostando a Cambiemos. En los polos de la población se encuentran, de un lado los que adhieren acríticamente a la ex Pta., sumado a la denuncia sobre la situación social, y del otro los que rechazan absolutamente a dicha dirigente y que además apuestan a otorgarle más crédito al gobierno de Macri o de Vidal.
Para los que están en situación polar no hay factores que obstaculicen la decisión del voto. No hay contradicciones. En cambio, los dos factores juegan dialécticamente entre los que están por fuera de los polos. Eso es alrededor de un 40% de la población. En el campo del peronismo se sabía que CFK era la mejor candidata, y la única, diríamos, con más posibilidades de ganar la elección en Agosto. Al confirmarse su candidatura se amalgamó y compactó el polo detrás de su figura. Para evitar las PASO, CFK se liberó de la nomenclatura PJ, sabiendo que el uso de esta sigla no garantiza el triunfo, y de este modo cierra una larga historia de desencuentros con el Partido Justicialista. Es indudable que el nombre tiene alguna vigencia, sobre todo en el interior de la provincia y del país; pero ella entendió que con su liderazgo era suficiente. Y la verdad que lo es.
Pero si bien algunos creen que la restauración del kirchnerismo se logra con la victoria de las PASO, es oportuno señalar que las elecciones decisivas son en Octubre y que el camino hacia la presidencia tiene varios deberes que cumplir. En esa carrera no hay que olvidar que el peronismo del interior apunta a organizarse y mayoritariamente no adhiere a la figura de CFK. También hay que considerar a la CGT y a los movimientos sociales, por lo tanto el sendero para la presidencial supone atravesar varios laberintos”.(…) Habrá que ver…

Fuente: Rouvier & Asociados – La señal medios