A menos de 48 horas de las PASO, en la Rosada analizan cómo reaccionar y actuar ante cinco escenarios posteriores a la elección que se pueden dar dependiendo de los resultados del domingo, pero también con vistas a los comicios generales de octubre. En Chubut, el Frente oficialista busca mucha más densidad de cara a las generales frente a un peronismo mutilado de personalismos, mientras Cambiemos buscará consolidarse, y las minorías de izquierda, reverdecer banderas de existencia.

La tapa

En los despachos de muchos funcionarios del Gobierno hay una pregunta que se repite y que tendrá respuesta en las primeras horas del próximo lunes: ¿Cuál será la tapa de los diarios el día después de las PASO?, se preguntan analistas desde diferentes medios. Y se contestan que en Balcarce 50 hay convencimiento total de que la elección nacional va a ser favorable para Cambiemos, pero sigue la incertidumbre en relación a la elección bonaerense, que muestra paridad en las horas previas a los comicios y, por ende, un optimismo mayor del oficialismo comparado con las últimas semanas. Según el Cronista, la preocupación surge ante la posibilidad de que se produzca un triunfo holgado de Cristina Fernández de Kirchner sobre Esteban Bullrich en la Provincia. ¿Nacionalizarán la PASO los diarios, radios y canales de televisión, o se centrarán en lo que suceda en territorio bonaerense?

La reacción del dólar

Los principales cráneos de la campaña de Cambiemos todavía no le perdonan al Banco Central la devaluación de alrededor del 15% del peso respecto al dólar en los últimos tres meses. Creen que la intervención de la última semana debió haber sido previa y que, con un dólar más dócil y una amenaza inflacionaria menos latente, Macri se hubiera ahorrado dolores de cabeza en la campaña.
En siete discursos en el último mes, el Presidente hizo referencia a la moneda estadounidense y el eje económico ganó terreno sobre el mensaje revisionista del Gobierno sobre el legado kirchnerista, donde Macri se siente más cómodo desde lo discursivo. El devenir de la PASO, coinciden economistas y analistas políticos, será determinante en el precio del dólar hacia octubre y, por consiguiente, en la expectativa de inflación.

La doble lectura de la “amenaza” Cristina

Hasta el 24 de junio, cuando se oficializaron las listas de precandidatos para las PASO, en el Gobierno muchos funcionarios de primera línea descreían de la posibilidad de que Cristina encabezara la lista de Unidad Ciudadana. La confirmación de la ex presidenta trajo alerta por un lado y alivio por el otro. En Balcarce 50 reconocen el peso del voto duro que tiene Cristina y admiten que es un piso muy competitivo para una elección legislativa.
No tienen dudas de que en diciembre estará sentada en una banca en el Senado, lo que politizará en extremo la hoy templada Cámara Alta. Pero esa presencia constante y cotidiana conllevará también una posibilidad de mostrarle a la sociedad la “amenaza de que se instale otra vez un modelo con visión de pasado”. Ese efecto temor, sumado a la altísima imagen negativa de la ex mandataria, que estiman en 65%, le quita posibilidades de retorno al kirchnerismo en 2019 y lo obliga a consensuar un candidato con el PJ.

El tercer ojo, puesto en Massa y Randazzo

Si bien la disputa electoral directa será en la provincia de Buenos Aires será con Cristina, hay dos actores del peronismo que no pasarán inadvertidos para el Gobierno en esta elección primaria.
El primero es Sergio Massa, el ganador de la legislativa bonaerense en 2013, que dos años después cosechó 5,3 millones de votos en todo el país en las presidenciales y que llega a 2017 presentándose como la alternativa intermedia a lo que, concibe, fueron los años de corrupción kirchnerista y estos 20 meses de ajuste feroz del macrismo.
Aquellos que plantearon un escenario de polarización al principio del año electoral hoy no se muestran tan convencidos. Massa sigue siendo un rival a considerar, que si termina el domingo en una posición expectante, puede condicionar la elección de octubre y, además, perfilarse como el candidato de un PJ unificado para 2019.
La suerte electoral de Florencio Randazzo marcará el futuro inmediato de su ex compañero de Gabinete en el kirchnerismo. En el Gobierno creen que si el ex ministro del Interior y Transporte redondea una elección sólida, el tigrense se verá debilitado y aumentarán las posibilidades de captar a parte de sus electores en octubre.

Cuatro provincias en foco

La elección intermedia será decisiva en la búsqueda oficial de seguir sumando adhesiones en las provincias con vistas hacia 2019. Son cuatro los distritos en los que Cambiemos, sustentado mayoritariamente en candidaturas radicales, considera que puede alcanzar las gobernaciones en dos años: Tucumán, La Rioja, Formosa y San Luis. Sin embargo, de conseguir buenos resultados en agosto y octubre en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Santa Cruz y Chaco, en el Gobierno son optimistas en que pueden dar el zarpazo también en esos distritos, donde no sólo apuestas a dirigentes de la UCR sino que proyectan también a figuras surgidas del seno propio del PRO.

Chubut: Sin novedades en el Frente

El escenario provincial no parece mostrar grandes sorpresas en cuanto a que el Frente primeriado por Mario Das Neves y capitalizado por el oficialismo se alzará con un triunfo importante. Sí se evidenciarán datos vinculados a la insistencia del líder por atarlo a la gestión, lo que quedará plasmado en los porcientos esperados. El mayor interrogante que genera hacia afuera quien hasta ayer lideraba el pelotón en las encuestas, es como dirimirá Mariano Arcioni, acompañado por la experimentada Rosa Muñoz, las responsabilidades asumidas hasta y después de diciembre, en su doble rol de candidato y vicegobernador, dependiendo del escenario institucional que se avecine.
Lo que sí quedó expuesto es que el Frente ideado por Das Neves logró simplificar algunas cosas, y darle mucho más cuerpo y dinamismo a su partido provincial. Además, entre todo el reposicionamiento, prácticamente sacó de juego a algunos actores y debilitó a otros.
Entre los que se licuaron en este turno, aparece el mackhartismo que terminó expulsado del PJ y tampoco llegó a integrar el Frente Chubut Para Todos. Tanto este sector como Cambiemos, el Socialismo y el resto de la izquierda van con lista de unidad.

Las seis puntas del PJ

En cuanto al Peronismo-Frente Para la Victoria esta ronda resulta una verdadero reacomodamiento de tropas y refleja la implosión absoluta que vive el sector desde hace varios años. Con seis líneas bien diferenciadas, cada lista que se presenta a estas PASO expone la falta de consenso que en realidad arrastra el partido, que en breve deberá redefinir autoridades, y con ello un nuevo perfil de conducción que deberá saber leer lo que arrojen estas Primarias.
Ricardo Fueyo encarna el liderazgo de los referentes históricos como Linares, Yauhar, Eliceche y Buzzi y dejará claro con las adhesiones que consiga, cuanto de esta experiencia sigue apoyando el militante. Estará acompañado por Silvia Pecci en lo que se denomina “Federación Peronista”
Concentrando lo que queda de peronismo en Madryn, Néstor Hourcade junto a Mabel del Mármol buscará pelear la representatividad de Cristina en la provincia y la “Unidad Ciudadana” con el respaldo de la senadora Nancy González.
Desde el Valle, Héctor González-Mary Cativa pregonan “Primero Chubut” y no reconocen referentes, en tanto buscará encarnar una “renovación” dentro del populismo apuntando a la experiencia sindical “exitosa” conseguida en el lucifuercismo patagónico.
Desde Comodoro, Leandro Moyano es la otra alternativa sindical que por un lado le pulseará el voto a Fueyo en ese territorio sur, y por otro expondrá que banca real posee “Loma” Ávila desde que se sentó del lado de los dos escritorios (Petrominera y Petroleros). Lo hará junto a Karina Lirio por la “Unidad Peronista por la Producción y el Trabajo”
Con el rejunte de minorías de toda la provincia y sobre todo de los pueblos del interior, y la constante de la “Celeste y Blanca”, Miguel “Cone” Díaz-Angela Arrieta intentará ratificar esos 10 mil votos aclamados en instancias anteriores y lograr una consideración en la estructura que se viene dentro del partido.
Finalmente el “Movimiento Justicia Social” buscará un reconocimiento como sector con Luis Elias-María Kuhnle Fernández

Derecha e Izquierda

En Cambiemos, Gustavo Menna-Sonia Cavagnini intentarán hacer honor al consenso que buscó priorizar el partido a nivel provincial, resignando el rol de otros postulantes en favor del candidato de la UCR, con vistas a consolidar el sector en Chubut.
En otros partidos en el MST aparecen Emilse Saavedra-César Antillanca, por el Partido Obrero Gloria Sáenz-Sebastián Waigamdt y finalmente por el PTP Paula Mammani-Fernando García.
En el Socialismo Auténtico encabeza Anselmo Monte-Lidia Mendoza. Este año el Partido Socialista Auténtico, no se unió con sectores del Partido Justicialista, vinculados con el Frente para la Victoria, como sí había pasado en procesos electorales anteriores.