La quinoa, el aceite de coco, el sésamo, la miel y la cúrcuma son algunos de los productos de origen natural que se incorporan tanto en la alimentación como en el cuidado estético. Semillas de todo tipo, aceite de oliva, legumbres, verduras y frutas completan una opción saludable de vida, ideal para prevenir y hasta atacar enfermedades, además de los beneficios de costos en relación a otros alimentos envasados y procesados, y a la disponibilidad, ya que en cualquier feria de Chubut se puede acceder a gran parte de estos productos.
Aunque la educación y la predisposición tiene mucho que ver en esto, la tendencia indica que son cada vez más las personas que eligen un estilo de vida saludable y responsable, con un enfoque holístico que abarca desde la alimentación por mejorar la salud hasta por contribuir a la belleza.
En ese marco, la demanda y preferencia por propuestas sanas, de origen natural y en armonía con el medio ambiente están en crecimiento: hoy podemos acceder a un variado abanico de opciones que incluyen ingredientes naturales, orgánicos, libres de químicos, sostenibles, de calidad y no invasivos.

Nutrientes y beneficios

La Quinoa, es uno de los alimentos más completos que existen. Rica en proteínas, hierro y magnesio con un sabor agradable y suave textura.
Este alimento nutritivo, rico en proteínas, y en calcio, hierro, fósforo y magnesio, beneficia el sistema circulatorio y reduce los niveles del colesterol malo. Mejora la digestión, y su consumo ayuda a mantener una buena salud del tránsito intestinal previniendo el estreñimiento, y enfermedades como el cáncer de colon. No contiene gluten, por lo que es ideal para las personas celíacas. Además, regula los niveles de azúcar en la sangre, disminuye la presión arterial, entre otros beneficios. Se puede utilizar en recetas de todo tipo, en ensaladas, hamburguesas, empanadas, etc.
Además, la Quinoa tiene propiedades para mejorar nuestro aspecto y belleza. Nutre el cabello seco y opaco y le da un aspecto sedoso y brillante. Además de repararlo, promueve su crecimiento, sella las puntas y evita que empeore. Mantiene el cuero cabelludo hidratado y alejado de la caspa. Se puede incluir en nuestro ritual de cuidado facial, rejuvenece la piel, reduce las arrugas, las manchas, y otros signos de envejecimiento.

Semillas de sésamo

Las semillas de sésamo o ajonjolí, son una gran fuente alimenticia. Posee ricos nutrientes, propiedades nutricionales y terapéuticas.
Son una gran fuente de vitaminas A y E, y del grupo B, y de minerales como manganeso, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, zinc, cobre, selenio, manteniendo fuerte el sistema inmunológico y los huesos. Además, ayuda a fortalecer el corazón y el sistema nervioso. Poseen ácidos grasos esenciales como Omega-3 y Omega-6, fundamentales para un buen funcionamiento del organismo. Aportan fibras que ayudan a mantener una buena salud intestinal. Su ingesta ayuda a mantener bajos los niveles de colesterol, previene la presión arterial alta, mejora problemas de anemia, estreñimiento, síntomas de menopausia, de depresión, entre otros. En la cocina se pueden utilizar en tostadas en el desayuno, en ensaladas o para enriquecer otras comidas.
Poseen muchas ventajas para el cabello. Eliminan la suciedad, la grasa y las impurezas, dejando una sensación de absoluta limpieza, frescura y cuerpo. Sus vitaminas y nutrientes ayudan al crecimiento, y aportan volumen. Otorgan al pelo un brillo absoluto, lo hidratan, lo protegen y lo recuperan. Además, por su aporte de vitamina E, enriquecen nuestra piel y previenen el envejecimiento cutáneo, aclaran manchas y disminuyen las arrugas finas. También, fortalecen las uñas.

Bayas de Goji

Este fruto de color rojo oscuro tiene altos beneficios nutricionales. Poseen antioxidantes y minerales como el calcio, el fósforo, el hierro y el zinc, es rico en vitaminas B, C y contiene grandes cantidades de vitamina E. Fortalece el sistema inmunológico, es beneficioso para la vista, los trastornos hepáticos y renales, las alergias, insomnio y diabetes. Se pueden consumir secas, o añadidas al yogur, cereales, ensaladas, batidos de frutas o vegetales, etc.
Al ser un alimento rico en vitaminas y minerales actúa sobre diversos problemas de la piel y el cabello. Sus excelentes propiedades antioxidantes previenen el envejecimiento prematuro de la piel, estimulando y tonificando la dermis. Por otra parte, reestructura la fibra capilar, regenera y refuerza el cabello dañado y seco. Aumenta el espesor, su brillo y suavidad.

Cúrcuma

La cúrcuma, una especia con múltiples propiedades y beneficios. Posee múltiples beneficios para nuestra salud. Mejora la digestión, tiene un efecto protector y depurador del hígado, reduce el nivel del colesterol, la acidez, y la hinchazón. Tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y antisépticas. Reduce el dolor articular, los calambres menstruales, alivia los dolores de la artritis. La podemos usar en muchas recetas como ensaladas, salsas, aderezos, sopas, jugos, o en carnes o pescados.
Aliada de la belleza, esta especia proveniente de la India, ayuda a disminuir las arrugas, elimina el acné, tiene propiedades antisépticas, funciona como exfoliante eliminando las células muertas de la piel, otorgándole brillo. Además, puede ayudar a aligerar las estrías. En cuanto a la belleza capilar, evita la pérdida del pelo y promueve su crecimiento, e incluso, puede tratar afecciones del cuero cabelludo como la caspa, la dermatitis, descamación, etc.

Aceite de cilantro

Posee propiedades que actúan sobre los problemas digestivos y estomacales. Al ser una gran fuente de vitaminas y minerales esenciales, facilita el correcto funcionamiento del sistema nervioso, fortalece los huesos, es útil para las personas que sufren de bronquitis y asma. Alivia dolores nerviosos, de articulaciones y musculares. Es antirreumático, antiespasmódico, bactericida, depurativo, revitalizante y estimulante. Puede emplearse en ensaladas, sopas, carnes, pescados, guisos, etc.
Además, repara el cabello sensibilizado, aportando fuerza, brillo y movimiento natural. Ayuda a mantener un cuero cabelludo saludable. Combate la caída del cabello y promueve su crecimiento. En cuanto al cuidado de la piel, es muy beneficioso, ya que contiene nutrientes vitales que son necesarios para una piel sana. Disminuye arrugas, manchas, absorbe el exceso de grasa del rostro, y es muy eficaz para deshacerse de las espinillas y el acné.

Aceite de oliva virgen

El aceite de oliva posee muchas bondades, tanto para la salud como para la belleza. Entre sus múltiples beneficios, ayuda a disminuir el colesterol malo. Es rico en antioxidantes, combate los radicales libres, y previene el envejecimiento prematuro. Posee nutrientes que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y, además, reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias. Es el más adecuado para cocinar a altas temperaturas y se emplea en los alimentos salteados, carnes, pescados, ensaladas, estofados, pastas o frituras.
El aceite de Oliva tiene propiedades que pueden utilizarse para la belleza capilar. Regenera, hidrata y nutre el cabello. Estimula su crecimiento, y previene la caída. Repara las puntas dañadas y brinda un brillo único. Disminuye el frizz, y fortalecer las raíces.

Aceite de coco

Este es un aceite de origen vegetal rico en grasas saturadas que tiene infinitos beneficios para la salud. Proporciona una fuente de energía inmediata. Ayuda a tener un sistema inmunológico saludable. Tiene propiedades antioxidantes, y reguladoras del metabolismo. Influye en la pérdida de peso, previene enfermedades cardiovasculares, y apoya al buen funcionamiento de la glándula tiroides. Al ser rico en ácido láurico es un efectivo antiviral, antimicótico y antibactericidas y tiene cualidades calmantes. A diferencia de otros aceites, no pierde sus propiedades al ser calentado, por lo que representa una alternativa muy saludable.
El aceite de coco es uno de los mejores nutrientes naturales para el cabello. Funciona como acondicionador, suavizante y le brinda vitalidad y brillo al pelo y ayuda al proceso de crecimiento. También, se puede emplear para hidratar la piel, reducir el acné, y como exfoliante corporal.

Legumbres

Las legumbres son fuente de proteínas y aminoácidos, cuidan el corazón y son aliadas en el combate de la obesidad y la diabetes.
Todas las variedades de legumbres son una fuente fundamental de proteínas vegetales, aminoácidos, hidratos y otros nutrientes esenciales que las convierte en un alimento muy completo. Son ricas en vitamina B y algunos minerales como el hierro, el magnesio, el calcio y el zinc. Otra ventaja es el gran contenido de fibras, que ayudan al intestino a trabajar mejor. Su ingesta reduce los tejidos adiposos, el colesterol, la presión sanguínea y tiene un efecto positivo sobre los triglicéridos. Al ingerirlas pueden ayudar a adelgazar ya que aportan gran saciedad. Son de bajo costo, y por su valor nutricional se pueden utilizar para una dieta sana y versátil con verduras, carnes, lácteos, cereales, ensaladas, salteados, purés, humus, guisos, etc.
Al contener vitaminas B y E, son de gran ayuda para lucir una piel más sana y joven, también por su efecto antioxidante por ende rejuvenecedor. Fortalecen el cabello y los folículos pilosos, estimulando su crecimiento y evitando la caída.

Fuentes: MSAL, Infogei, Fundacion Bengoa.

No aflojarle a las frutas y verduras

En nuestro país, el consumo diario por persona de frutas y verduras es de 271 gramos. Escaso, si se tiene en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) aconsejan comer, como mínimo, 400 gramos. Y muy insuficiente en relación a los 700 gramos (300 de frutas y 400 de verduras) recomendados por las Guías Alimentarias para la Población Argentina.
De acuerdo a datos del INTA elaborados en base a la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares, de esos 271 gramos 197 gramos corresponden al consumo de verduras y 74 al de frutas. Pero si no se contabiliza el consumo de papa y derivados, el número total cae abruptamente a 200 gramos diarios, la mitad de la cantidad mínima recomendada. Las cifras coinciden con lo revelado por la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, que mostró que en Argentina se consumen dos porciones de frutas y verduras, cuando lo aconsejado es cinco.
“Queremos pasar de 271 a 400 gramos por una cuestión de salud y bienestar. Estamos mirando los dos puntos de la cadena: al productor y al consumidor”, afirmó el secretario de Agricultura Ricardo Negri, durante el lanzamiento de la campaña Más frutas y verduras.
“El consumo insuficiente es uno de los 10 factores principales de riesgo de mortalidad”, sostuvo Alberto Cormillot. Se calcula que el aumento del consumo de frutas y verduras podría reducir la carga de cardiopatía isquémica en un 31%, de accidente cerebrovascular en un 19% y de cánceres de gastrointestinales en un 19%.
“Ha aumentado la producción de frutas y verduras, pero no el consumo”, apuntó Cormillot. El dato fue corroborado al instante por la subsecretaria de Alimentos y Bebidas Mercedes Nimo: “El 45% de la producción se pierde”. La funcionaria, no obstante, hizo hincapié en un dato alentador: “Hay más de 200 mercados barriales en todo el país. Tienen 200.000 visitas por mes y lo que más se vende es frutas y hortalizas”.
Cormillot también puso el foco en la educación y propuso que las madres sean “cuidadoras” de los alimentos que ingresen en las casas y en los colegios. “Si le digo al chico que tiene que comer frutas y verduras y en el kiosco del colegio le ofrezco otra cosa, no lo estoy ayudando. Al igual que si le digo que tiene que tomar agua y no le ofrezco bebederos”. Y en el tema alimentación de los niños, el acoso escolar es un tema a tener en cuenta. “El chico con sobrepeso no va a querer llevar una fruta al colegio si lo cargan por hacerlo”. (InfoGEI)