Encabezado por la jueza Ivana González, en sala de audiencias de los tribunales en Trelew se llevó adelante el juicio oral y público donde se ventilaron los hechos que involucran a Leandro Ezequiel y Rodrigo Damián Ramón, conocidos como “los Ramones”, acusados por abuso de armas en concurso real con tenencia compartida de arma de guerra, de acuerdo a la acusación presentada por el Ministerio Público Fiscal, representado en este evento por la fiscal general Silvia Pereira.
La Magistrada, luego de escuchar los alegatos de las partes, indicó que necesitaba un tiempo prudencial para evaluar todas las pruebas presentadas, confirmándose que el veredicto será dado a conocer hoy jueves 3 a las 12 horas.

Acusación

La fiscal solicitó se resuelva la culpabilidad de los Ramones, al alegar que durante el debate quedó acreditada la participación de los encartados en los dos hechos que involucra la causa, el primero de ellos ocurrido el 5 de marzo de este año entre las 4 y 6:30 horas aproximadamente cuando los encartados habrían concurrido a un domicilio ubicado en Velero Mimosa al 1400 de Trelew, con armas de fuego y abordando un vehículo Bora color bordó, con dos personas más, efectuando un disparo contra la ventana del inmueble, donde se encontraba una pareja, poniendo de esta forma en riesgo la integridad física.
Sumado a ello y encontrándose estacionado en el patio de la misma casa el auto propiedad de la víctima, un Renault 19, dispararon en seis oportunidades contra el mismo. En el domicilio consignado se halló un impacto atribuible al paso de un proyectil de arma de fuego en la zona superior izquierda, cerca del vértice superior izquierdo de la ventana del living.
El segundo hecho da cuenta que el 6 de marzo de 2017, siendo cerca de las 8:20, en domicilio sito en Ceferino Namuncurá esquina Ramón y Cajal, habitado por Rodrigo y Leandro Ramón, durante un allanamiento se hallaron un arma de fuego calibre 9 milímetros cargada con trece municiones y ubicada debajo del colchón del dormitorio; un arma de fuego 380 marca Bersa, modelo Tander 380, siendo este calibre coincidente con el utilizado en los disparos del hecho anterior, con un cargador del mismo calibre con seis cartuchos a bala en su interior; un fusil carabina a repetición 308 PLG Winchester.
En un cajón del placard de otro dormitorio, específicamente en la mesa de luz del aludido sector, se halló un equipo HT BAOFENG color negro, dos equipos de comunicación color azul Motorola, un chaleco de dirección de tránsito municipal oportunamente denunciado, un bolsín con cartuchos a bala calibre 762, y debajo de un sillón del living se halló un equipo HT con frecuencia policial, desde donde se podían escuchar todos los movimientos que realizan los funcionarios policiales de las distintas dependencias correspondientes a la jurisdicción Trelew con su debido cargador y se encontró también el automóvil Bora utilizado en oportunidad del ataque a la vivienda.
Estos hechos fueron encuadrados por el Ministerio Público Fiscal en la figura de los delitos que para el caso de Rodrigo Damián Ramón (alias “Georgi”), abuso de armas, artículo 104 del código penal, en concurso real con tenencia compartida de arma de guerra, artículo 189 bis, en carácter de autor, artículo 45 y para Leandro Ezequiel Ramón (alias Juanito), abuso de armas en carácter de partícipe secundario, en concurso real con tenencia compartida de arma de guerra, destacando que ambos son defendidos por Abdón Manyauik.
Justamente el defensor afirmó que están dadas las condiciones para la absolución de sus clientes, observando la orfandad probatoria de la fiscalía para dar por ciertos los hechos que se les atribuyen. Por otro lado, según el defensor, durante el juicio quedó plasmado que los allanamientos carecieron de legalidad, pidiendo la nulidad de los mismos, que en caso de ser así echaría por tierra la correspondiente acusación.