Una de las últimas tendencias, para sorpresa de muchos, es que los jóvenes abandonan Facebook por otras redes sociales que tienen un formato más instantáneo y visual como Instagram o Snapchat. Un estudio realizado en Estados Unidos y Reino Unido señala que la red social va a experimentar un decrecimiento de usuarios, ya que la disminución del uso entre adolescentes y jóvenes arrastra el crecimiento general de los usuarios.
Según recoge un análisis de la consultora eMarketer, los jóvenes agrupados en dos tipos de clasificaciones de usuarios acorde a su edad, de 12 a 17 años y de 18 a 24 años, no tienen la misma interacción en Facebook que en otras redes donde se mantienen, por lo que eMarketer piensa que los adolescentes y jóvenes adultos están migrando a Snapchat e Instagram.
Pese a que crezca el número de personas en la red social de Mark Zuckerberg no será por nuevos integrantes jóvenes, sino porque usuarios de internet más antiguos deciden introducirse por primera vez Facebook, tras cierto tiempo.
«Vemos adolescentes y veinteañeros migrando a Snapchat e Instagram. Ambas plataformas han encontrado el éxito con este sector demográfico, ya que están más alineados con la forma en que se comunican, es decir, utilizando contenido visual. Fuera de los que ya se fueron, los adolescentes y los preadolescentes que quedan en Facebook parecen estar menos comprometidos», dijo el analista senior de predicciones de eMarketer, Oscar Orozco.
¿Qué tienen Snapchat o Instagram que no tiene Facebook? ¿Será el fin de la red social cuando esta generación vaya creciendo? Todo parece indicar que podría tratarse de un efecto pasajero debido a su edad y su capacidad de establecer redes grandes y recuerdos. Así lo explica a ABC el sociólogo Javier de Rivera, donde los usuarios más jóvenes asocian que «Facebook es una red de mayores» que sus padres también utilizan. Por otro lado, también señala que esta red social nunca ha sido pensada para gente muy jóvenes, sino para un rango de edad de entre 25 y 35 años.
Facebook nace con la idea de «explotar más las experiencias sociales que ya tienen, recuerdos», mientras que las otras redes tienen una funcionalidad más instantánea porque buscan el momento, ya que tienden a tener «una vida social más ocupada», añade Rivera. Asimismo, Facebook requiere de «construir una identidad, construir un perfil más estable en el tiempo».
«También está pensado para gente que ha dejado de tener una vida social más activa, recuerdos, reencontrarse con compañeros del colegio o la universidad», entre otras cosas, como apunta el sociólogo. En el caso de los adolescentes y jóvenes adultos no tienen una historia que construir y buscan redes más efímeras que permitan tener más tiempo. En cualquier caso, a Facebook le interesa gente que «pueda consumir», por lo que no se considera un público prioritario para muchas plataformas.