Por Trivia Demir

La semana cierra con ruidosos posicionamientos entre la zafada de De Vido en Buenos Aires y la condena confirmada a Dufour en Chubut en esto de ponerle algún punto a la impunidad en algún rinconcito del país. Una aclamación de campaña para diluir preocupaciones de bolsillo de la ciudadanía, pero también un reclamo genuino de un país que no ve otra cosa que estafas en su contra de parte de los administradores de lo público. Con este clímax, el interbloque Cambiemos cerró la semana impulsando un proyecto de ley para que los condenados por delitos de corrupción no puedan ser candidatos, mientras la Cámara Nacional Electoral define la situación del expresidente Carlos Menem, quien podría ser impedido de competir por un nuevo mandato en el Senado.
Se trata de una iniciativa presentada el 26 de junio por la secretaria parlamentaria del bloque macrista, Silvia Lospennato, que propone un agregado al artículo 33 de la Ley Orgánica de los Partidos Políticos 23.298, en el cual se especifica quiénes no pueden ser candidatos ni en las primarias ni en las elecciones generales, ni tampoco ejercer cargos partidarios.
La propuesta consiste en que los condenados por delitos contra administración pública estén imposibilitados de ser candidatos y establece que “la inhabilidad prevista se extenderá desde la sentencia condenatoria en primera instancia, hasta su revocación por la instancia de alzada, o bien hasta la finalización de la condena”.
“Este proyecto de ley busca establecer condiciones para la elección de los candidatos a ocupar cargos públicos con el propósito de componer la integración del Estado con aquellos individuos que no tengan conflictos de intereses políticos, materiales, jurídicos o éticos para desempeñar sus funciones con un grado de eficiencia razonable”, explica Lospennato en los fundamentos del proyecto.

El rey de la joda

De hecho la propuesta toma como disparador que la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal anuló este jueves el sobreseimiento de Menem en la causa por la explosión de la Fábrica Militar de Río Tercero, y paralelamente se especula con que podría ser inhabilitado para competir en estas elecciones, una definición que se conocerá la semana próxima. El expresidente también tiene una condena a siete años de prisión -no firme- en la causa por contrabando ilegal de armas a Croacia y Ecuador en los ‘90.

El amague perfecto

Pero si Menem es el disparador “formal” en el fondo, lo que se pretende es ponerle freno a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. No hace falta mucho análisis para comprender que a partir de su ingreso al senado, la exmandataria contará con fueros, escenario, aparato y discurso para convertirse en un verdadero dolor de cabeza en campaña permanente. Y que desde esa plataforma estará lista para saltar a una nueva candidatura presidencial. Por eso, el límite serían las causas en su contra, que no son pocas, y donde se podría inferir que en alguna podría terminar condenada. Actualmente las principales causas que afronta y que le generan inquietud son:
* Dólar futuro. Está procesada “por administración infiel en perjuicio de la administración pública” junto a Axel Kicillof y Alejandro Vanoli.
* Los Sauces. Está imputada por sospecha de haber recibido coimas –delito de “cohecho”– por parte de empresarios beneficiados con la adjudicación de obra pública durante su gestión, en el marco de la causa conocida como “Los Sauces”. En la misma causa estaba imputada junto a su hijo Máximo Kirchner pero por presunto “enriquecimiento ilícito”, además de los empresarios Lázaro Báez y a Cristobal López.
* Hotesur. Apuntada por supuesto lavado de dinero junto a su marido, el expresidente Néstor Kirchner, donde se investiga la actividad hotelera del matrimonio en conjunto a Báez y López, entre otros empresarios.
* Ruta del dinero K. Lázaro Báez, amigo de Cristina y de Néstor Kirchner, habría sacado del país 55 millones de euros y los habría transferido al exterior por fuera del sistema legal. La fiscalía argentina imputó a la exmandataria, lo que implica que será investigada formalmente para conocer su presunta vinculación con el lavado de dinero.
* Enriquecimiento ilícito. El otro tema que podría comprometer a Cristina es la causa por presunto enriquecimiento ilícito de la cual fue sobreseída junto a su marido años atrás por el juez Norberto Oyarbide. Ahora, Margarita Stolbizer la volvió a denunciar y el fiscal Carlos Rívolo, junto con el juez Sergio Torres, están verificando si este hecho no es parte de lo que se investiga en el caso Hotesur y las presuntas maniobras de lavado de dinero que pudieron originar un enriquecimiento ilícito.

La Ley a medida

Y si el proyecto de Cambiemos de establecer por Ley que los condenados por delitos de corrupción no puedan ser candidatos surge ahora y no un año ni meses antes, es porque no era oportuno para si mismos. Es que ahora sí se confirmó que la Cámara cerró la causa contra Macri por los Panamá Papers
El Presidente estaba acusado de supuesto lavado de dinero a través de dos sociedades offshore.
Este jueves se supo que la Sala 2 de la Cámara Federal porteña cerró la causa penal contra el presidente de la Nación, Mauricio Macri, por supuesto lavado de dinero a través de dos sociedades offshore. Fuentes judiciales informaron que los camaristas Martín Irurzun y Eduardo Farah validaron el desistimiento de la acusación que había hecho el fiscal federal ante ese tribunal, Germán Moldes.
Moldes no prosiguió con la apelación que había radicado el fiscal federal Federico Delgado al sobreseimiento que había dictado el juez federal Sebastián Casanello.
Los camaristas, a la vez, resolvieron el envío de una parte del expediente al fuero Penal Económico, para que investigue si hubo evasión impositiva, y otra proseguirá en el juzgado criminal 20, para determinar si Macri incurrió en omisión maliciosa de esas offshore en sus declaraciones juradas.
Los “Panamá Papers” son un escándalo internacional en donde quedaron expuestos documentos confidenciales vinculados a la firma panameña Mossack Fonseca, que mostraban cómo funcionarios y empresarios de todo el mundo hicieron negocios en paraísos fiscales utilizando compañías offshore y cuentas secretas.
El apellido Macri estaba en la lista y el Presidente aparecía en el directorio de dos sociedades offshore: Fleg Trading, radicada en Bahamas, y Kagemusha, radicada en Panamá.
Entonces el diputado nacional Norman Darío Martínez, del Frente para la Victoria, radicó la denuncia penal contra Macri en Comodoro Py.
Enseguida Macri declaró al periodismo que “no hay nada extraño en el tema” y aseguró que su padre, Franco, lo había colocado de director: “No recibí dividendos porque nunca fui accionista, y honorarios tampoco. Tal vez habría que decirle a mi padre que me dé honorarios por ponerme a cargo de directorios”. A fin del año pasado se presentó sorpresivamente en el expediente Franco Macri para intentar despegar a su primogénito y aseguró que había colocado a sus hijos -Mauricio, Gianfranco y Mariano- “como accionistas de distintas sociedades desde que eran muy jóvenes” y los designó en los directorios, incluso sin su consentimiento.
Casanello no es cualquier magistrado. Es el juez que sobreseyó a Macri en la causa de las escuchas telefónicas ilegales poco después de que el ex presidente de Boca y ex jefe de gobierno porteño asumiera la primera magistratura, en diciembre de 2015.
Al final, hay que reconocer que si seguimos así, Gabriela Dufour será como alguna vez anticipamos en una nota casi predictiva el 29 de noviembre de 2015 (Ver http://eldiariodemadryn.com/2015/11/cada-uno-tiene-su-maria-julia/ ), la “Maria Julia” de la entretela de poder tejida por “Tincho” Buzzi y al final, resultará de acuerdo al proyecto del PRO, (y más allá de la defensa fofa que ensayó públicamente Touriñán como para que no se note tanto la entrega), la única que no podrá presentarse como candidata a nada después de esta condena, porque del resto de los grandes jugadores que terminan condenados en gran parte del país, no se sabe bien cómo, pero de alguna manera zafan.