Por Trivia Demir

Al final, de todo lo que más le interesa al electorado es, que va a pasar con la economía de un país que se evidencia estancado, sin el arribo de las inversiones prometidas y con un ajuste sostenido que golpea a la ciudadanía de a pie. Entre otras cosas, la inflación persistente y la disparada del dólar son dos aspectos que preocupan y que el oficialismo de alguna manera intenta achacarle a la reaparición de la expresidenta en el ruedo electoral legislativo. Por lo menos así lo evidencias varios artículos impulsados en el entramado de difusión que promueven. Mientras tanto, se va dando lo que el modelo pregonó largamente en las mesas más exclusivas que ganan con esto y es que el dólar debería rondar los 20 pesos.
Un análisis del columnista especializado Carlos Arbia desde Infobae expone un sinnúmero de argumentos y análisis en este sentido, bajo la dicotomía “Dólar Macri vs Dólar Cristina”.
Según el experto, “La probabilidad de un triunfo de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner (CFK) en la provincia de Buenos Aires en las PASO del próximo domingo preocupa al Gobierno de Mauricio Macri y también a los inversores locales e internacionales. La mayoría de los economistas consultados por Infobae plantean que un triunfo del partido Unión Ciudadana de CFK en la provincia de Buenos Aires podría hacer subir la cotización del dólar a valores cercanos a los 20 pesos para fin de año. En tanto que si el ganador fuese Cambiemos el valor del peso podría comenzar a apreciarse frente a la divisa norteamericana”, afirma pasando a sustentar la hipótesis con la opinión de consultores en línea.

Meten miedo

“Hoy en el mercado de cambios están operando tres fuerzas. Una real y dos nominales. Por un lado, acorde a las estimaciones que hemos realizado junto a mi colega Diego Giacomini hay un exceso de base monetaria de cerca del 10%. Por otra parte, hay una alta probabilidad de una amplia victoria electoral de CFK que la posicione con chances de volver al poder en 2019. Ello implicaría el retorno al sendero venezolano, el cual viene caracterizado por la represión de libertades individuales, la escasez de bienes y la hiperinflación, por lo que tener activos emitidos por el Estado y en especial pesos es someterse a una potencialmente enorme pérdida de riqueza, motivo por el cual la demanda de dinero cae. Si a esto le sumamos que resulta conveniente no liquidar exportaciones (hoy un 10% por debajo del promedio histórico) ello contrae la oferta de divisas y como contraparte reduce la demanda de dinero. (…)”, afirma que manifestó a Infobae el economista Javier Milei de la Fundación Acordar.

¿Cristina, el cuco del BCR?

Por su parte el economista José Luis Espert, titular de la consultora Espert & Asociados, sostiene que “el dólar no está fuera de control del Banco Central (BCRA) y el incremento sigue el ritmo de la inflación. El BCRA puede dejar el dólar donde quiera, pero no sé dónde quiere dejarlo”. Espert destaca que “la precandidatura a senadora de Cristina Kirchner fue uno de los factores de hicieron que el dólar se incrementara dos pesos en tres semanas. Pero no creo que el valor del dólar aumente mucho más hasta fin de año”. Además destacó que “en una economía de alta inflación de 21 o 22% como esta, que se mueva el dólar a ese ritmo me parece sano. Después, a la larga se complica mucho. El factor Cristina no fue menor en esta pequeña corrida. En lo conceptual, lo razonable es que todo se indexe con la inflación, incluso el dólar (…)”.

Todas las voces, todas

En línea con la hipótesis planteada por Infobae en torno a lo que ya se podría bautizar como “Dólar de Paso”, Dante Sica, director de la consultora Abeceb.com, agregó en línea que “el repunte del dólar, que subió su cotización 6% en julio para llegar a los $18 en la actualidad, tuvo que ver con el lanzamiento de la candidatura de la ex Presidente pero también con el problema del presidente Temer en Brasil y la postergación del ingreso a la lista de mercados emergentes de Morgan Stanley. Esos tres factores motivaron la corrección”.

Un poco más serios

La visión de los economistas del Estudio Bein y Asociados Federico Furiase y Martín Vauthier es distinta. “El mercado luego de la intervención del BCRA interpretó que un dólar de $18 sería un techo hasta octubre, sumado al potencial arrastre de la oferta de dólares de las cerealeras y al colchón de dólares de la deuda que tiene depositado el Tesoro y que tendrá que ir pasando a pesos para financiar la caja, las tasas de las Lebac vuelven a tener atractivo. Sobre todo cuando el BCRA no tiene margen para relajar la política monetaria dada la resistencia a la baja de la inflación núcleo, los aumentos programados en esta segunda parte del año y el hecho de que las expectativas de inflación continúan viajando bien por arriba del sendero consistente con la meta del 12/17%, con una inflación que acumuló 11,8% en el primer semestre”.
“Para tener en cuenta como ejercicio de referencia para ubicar al inversor: tomando el rendimiento de la Lebac a octubre en los mercados secundarios al cierre del jueves 3 de agosto, el dólar break even (de “equilibrio”) a octubre que empataría la tasa efectiva que deja la Lebac se ubicaba en la zona de $18,60 en línea con el dólar futuro del contrato a octubre de ROFEX al cierre de esa fecha. El inversor que espera un dólar a octubre inferior a ese nivel tiene incentivos para posicionarse en la tasa de las Lebac; pero el inversor que espera un dólar más alto tendrá argumentos para seguir dolarizado. Más allá del atractivo de las Lebac con el dólar cerca del “techo” de $18, es recomendable jugar el partido del carry con Lebac con las canilleras bien puestas y diversificar el riesgo cambiario con bonos soberanos en dólares del tramo corto/medio de la curva para transitar un escenario donde la volatilidad del tipo de cambio dependerá del ruido político, del humor de los mercados internacionales y del grado de flexibilidad cambiaria del BCRA”, afirman los economistas un tanto más distanciados de la intentona de estigmatizar candidatos en relación a la divisa extranjera.

El Kristimeter, para el remate

Para sellar la línea argumental del matutino porteño apela a una opinión coincidente: “hasta el presente, la consultora del economista Marcos Buscaglia, Alberdi Partners, es la que más se ha jugado al pronosticar el valor del dólar en caso de una victoria de la ex presidente o de una victoria de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires”, afirma Arbia. Dice Infobae que Buscaglia confirmaría que “La debilidad del peso de las últimas semanas está en relación directa con este nuevo escenario y el Kristimeter, nuestro nuevo modelo, sugiere que los mercados le asignan una probabilidad de victoria a la ex presidente más alta de lo que indican las encuestas. Las elecciones presentan un escenario binario: si gana Cristina conviene esperar totalmente dolarizado mientras que si gana Cambiemos las Lebac ganan por amplia diferencia. En caso de que la ex presidente gane la provincia de Buenos Aires el valor del dólar debería ubicarse en niveles de $19,40 para fin de octubre y superaría los $20 a fin de año. Pero en caso de un triunfo de Cambiemos, en la provincia el peso se apreciaría para finalizar el año en niveles de $17,50, es decir por debajo del nivel actual”, dice el informe de la consultora.

La real realidad

Hoy jueves, tres días antes de las elecciones primarias, el INDEC difundirá el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de julio que de acuerdo con las estimaciones de consultoras privadas estará entre un 2 y un 2,2 por ciento mensual. En esa línea se mueve el Relevamiento de Expectativas Económicas (REM) elaborado por el Banco Central (BCRA) en base a las proyecciones de economistas y consultoras, que la semana pasada corrigió sus pronósticos de inflación para el año llevándolas de 21,6% a 22%, mientras que la cotización del dólar para fin de año pasó de $17,80 que se estimaban en el informe de junio a $18,30 proyectados en el informe de julio adecuándose rápidamente a la real realidad.
Las recientes intervenciones del Banco Central en el mercado cambiario cuando el dólar se acercó a $18 son interpretadas por el mercado como la señal de un “techo” para mantener el equilibrio macroeconómico hasta las elecciones de octubre. Con un BCRA que tiene más de USD 49.000 millones en reservas y con un Tesoro con unos USD 6.000 millones depositados en el sistema financiero tienen los instrumentos para frenar una futura escalada del dólar con costo limitado. El futuro de la cotización del dólar en el medio de un proceso electoral es por lo general incierto y mucho tendrá que ver la evolución de la inflación. Que pasará después? Es tan desconcertante como la boca de la urna que cada dos años se traga varios miles de argentinos. Habrá que ver….

Fuente: Infobae, consultores, propias