Las empresas de medicina prepaga habían solicitado un aumento del 10%, a dividirse en 5% para septiembre y otro 5% para octubre. Este miércoles fue publicado en el Boletín Oficial la autorización del incremento previsto para el noveno mes del año. De acuerdo a la evolución de aumentos de 2017, si finalmente se aprueba el incremento de octubre, el año cerraría con un incremento del 21%. Por ello, la Secretaría de Comercio de la Nación sólo autorizó el aumento del 5% de septiembre, puesto que la expectativa de inflación anual del Gobierno Nacional es del 17%. Sin embargo, en febrero del año en curso se aplicó un incremento del 6% en las cuotas de las prepagas, que había sido autorizado en diciembre de 2016.
La Superintendencia de Servicios para la Salud envió el expediente con la solicitud de las Prepagas a la Secretaría de Comercio para que analice el pedido, y ésta última, precavida, desestimó inicialmente el pedido de aumento para octubre, al menos por el momento. Después de todo, no se vería bien que las cuotas del Prepagas aumentaran porcentualmente más que la expectativa de inflación.
En el Boletín Oficial se publicó este miércoles la autorización, a todas las entidades de medicina prepaga inscriptas en el Registro Nacional de Entidades de Medicina Prepaga (R.N.E.M.P.) un aumento general, complementario y acumulativo del valor de las cuotas mensuales que deben abonar sus usuarios, de aquel que fuera aprobado en mayo del 2017, de 5% a partir del 1° de septiembre de 2017.

Alcanza a 5 millones de personas

De este modo el Gobierno autorizó por tercer mes consecutivo aumentos para las Prepagas. Se estima que en el país hay alrededor de cinco millones de personas cubiertas por este servicio.
El incremento, (que según las empresas, apenas cubre el incremento salarial acordado en la paritaria de Sanidad), se anunció en el Boletín Oficial como “complementario y acumulativo” a las suba del 6% aplicada en julio y al 5% de agosto.
Este nuevo aumento se suma al 6% anunciado en febrero para compensar los incrementos de costos de 2016, y al 11% desdoblado entre julio y agosto. Si bien se había anticipado otra suba para octubre próximo, la misma fue rechazada.
El sistema de salud privada tiene unos cinco millones de beneficiarios. De ese total, cerca de un millón son voluntarios. El resto deriva sus aportes de obras sociales que tienen convenios con las prepagas, pagando una diferencia el afiliado si el valor del plan es superior al aporte de la Seguridad Social. Con estos aumentos, un plan familiar medio ronda entre los 6.000 y 9.000 pesos mensuales, según el alcance y los servicios del plan.

Por encima de la inflación

Un informe del Centro Atenea muestra que las cuotas de las Empresas de Medicina Prepaga aumentaron un 52% entre los meses de febrero de 2016 y febrero de 2017. En el mismo período, la inflación fue del 32%.
“A lo largo del 2016 las cuotas de la Medicina Prepaga sufrieron importantes modificaciones. El Ministerio de Salud de la Nación (a través de la SSS), autorizó cuatro aumentos: el primero en marzo (9%), el segundo en junio (15%), el tercero en julio (5%) y el cuarto en octubre (9%), representando un acumulado del 43%”, explica el informe.
Este año, el Gobierno Nacional volvió a aprobar un aumento del 6% que rige desde el 1° de febrero. Es decir que el total en un año es del 52 %.
Atenea explicó que en 2014 y 2015, el Gobierno Nacional también había autorizado subas en las prestaciones, sin embargo, los incrementos fueron menores a la inflación. En 2014, el aumento autorizado a las Entidades de Medicina Prepaga fue 6% menor a la inflación que fue del 39% anual, mientras que en 2015 el incrementó empató al de los precios en general.

Prestaciones más caras

El valor de las prestaciones y de los planes es fijado por el Gobierno Nacional a través de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS). Esta agencia fue creada en 1996 a partir del Decreto N° 1615/96 y es la encargada de regular, monitorear y hacer un seguimiento de las acciones realizadas tanto por las Obras Sociales como por las prepagas.
Según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), publicada trimestralmente por el INDEC, en el segundo trimestre de 2016, el 30.4% de los individuos no posee cobertura paga ni le descuentan por ello y por lo tanto sólo cuenta con el servicio del subsector público de salud. Por otro lado, el 69.4% del total cuenta con algún tipo de cobertura médica por la que abona o por la que le descuentan un porcentaje de su salario. Este porcentaje equivale a 18.928.959 individuos.