Un particular pedido tuvo lugar, la semana pasada, por parte de padres y directivos de la Escuela 703 “José Toschke” de Puerto Madryn, el cual expresaron a través de una nota dirigida a las autoridades de la Comisaría Primera, ubicada en el corazón de la zona céntrica de la ciudad.
La solicitud, en la que remarcaron “la inseguridad que sufren nuestros hijos”, da cuenta de que los mismos sufren, de manera frecuente, “robos y agresiones”, por lo que los vecinos instaron a las autoridades a “tomar cartas en el asunto” y que haya una mayor presencia policial en la zona, principalmente en los horarios de ingreso y salida de los estudiantes.
Días atrás, la problemática fue abarcada a través de una reunión realizada en el Bingo Municipal, coordinada por autoridades de la Subsecretaría de Protección Ciudadana de la provincia y ante la presencia de alumnos, titulada “Jornada de Integración Juvenil y Concientización en Seguridad Ciudadana”, en la que se debatió cómo mejorar la efectividad de los corredores escolares, a modo de prevenir hechos delictivos en los que, muchas veces, resultan ser víctimas los propios alumnos.

“Temen volver a la escuela”

La nota, para la cual días atrás los firmantes se encontraban buscando adhesiones, expresa que “quienes suscriben, directivos y padres de los estudiantes de la Escuela 703 “José Toschke” por medio de la presente nos dirigimos a Ud. a fin de solicitar la presencia de agentes policiales en cercanías del Establecimiento Educativo, con el objeto de garantizar la seguridad de los estudiantes que asisten a dicha institución” y agrega que “a tales efectos, informamos que varios estudiantes pertenecientes a esta Escuela han sufrido agresiones y/o amenazas al ingresar o salir del Establecimiento Educativo, por sujetos ajenos a la misma, con el objeto de sustraerles las pertenencias, incluso con tal fin han utilizado armas blancas, generando tal estado de angustia en las víctimas que temen asistir nuevamente a la escuela”.
Sobre esta línea, expresaron que “toda vez que han sucedido estos hechos, no se encontró agente policial de referencia, debiendo los padres de los estudiantes, posteriormente, realizar las denuncias en la sede policial”.
Ante dichos acontecimientos, “preocupados por la seguridad de los estudiantes, solicitamos tenga a bien administrar los medios necesarios para garantizar la integridad de los niños y adolescentes que asisten a la Escuela 703”.

Un reclamo persistente

La problemática no es nueva y, desde hace tiempo, vecinos de distintos sectores de la ciudad han expresado la necesidad de contar con una mayor contención por parte de agentes policiales, principalmente en horarios de la mañana, mediodía y tarde, en el caso de los alumnos que concurren a talleres vespertinos; uno de los reclamos más fuertes tuvo lugar durante el curso de 2016, por parte de vecinos del barrio Alta Tensión, ubicado en la zona aledaña a la denominada Nueva Chubut. Los estudiantes habían manifestado que, dado que el servicio de transporte urbano no ingresaba a dicho sector, debían transitar largos tramos a pie hasta llegar a la parada de colectivo, quedando expuestos y, muchas veces, convirtiéndose en víctimas de delincuentes que suelen merodear la zona.
En esta ocasión, el pedido surge de la propia zona céntrica, donde los padres y autoridades de dicha escuela, a través de la mencionada nota, pidieron mayor presencia policial y aseguraron que los chicos “tienen miedo de volver al colegio”, tras haber sufrido varios hechos de robo y amenazas.

Vecinos contra la inseguridad

Uno de los barrios que logró llevar a cabo un efectivo trabajo en materia de prevención, es el denominado “Barrio Patagonia”, ubicado al norte de la ciudad y cercano al cementerio municipal. Allí, los vecinos mantienen un constante contacto entre la gran mayoría de ellos a través de grupos de WhatsApp y redes sociales, así como también persiste un diálogo activo con autoridades de la Seccional Segunda, con jurisdicción en la zona.
Desde hace algunos meses, efectivos policiales patrullaban a bordo de bicicletas el barrio y los alrededores del “bosquecito”, que lleva el nombre de Parque Bernardo Houssay, acaso uno de los espacios verdes más emblemáticos de la ciudad y donde los propios vecinos han colaborado para el embellecimiento del espacio y el plantado de diversas especies.
Al respecto, el titular de la Junta Vecinal y residente de la zona, Luciano Rango, sostuvo que “nosotros hemos resuelto, en gran parte, cuestiones relativas a la seguridad, y mucho nos ha ayudado un grupo de WhatsApp muy amplio que tenemos, que es solamente para emergencias; eso nos ha ayudado un montón a combatir y a prevenir, es como que estamos todos más alerta, si vemos algo medianamente sospechoso, está muy bueno el grupo, ya que nos mantenemos cuidados entre todos los vecinos”.

En alerta

De este modo, al conocer el movimiento y la dinámica del barrio, quienes allí residen suelen estar alerta a irregularidades, comportamientos o presencias consideradas “sospechosas”.
“Cualquier movimiento rato, persona que no es del barrio o cara desconocida, en alguna situación sospechosa, la gente da aviso al grupo, podemos intervenir todos los que estamos, y lo cierto es que es un grupo muy amplio, que abarca la totalidad del barrio, permitiendo que estemos tranquilos entre todos los vecinos”.
Con respecto al patrullaje de efectivos a bordo de bicicletas, Rango recordó que “el miércoles pasado mantuvimos una reunión con personal de la Comisaría Segunda y, por el momento, en época invernal no saldrán las bicicletas a la calle, solamente durante el verano”.

Hechos de robo y presencial policial

Sin embargo, pese a que la prevención ha funcionado en más de una ocasión en la zona, durante el pasado fin de semana, varios hechos delictivos se sucedieron en las inmediaciones de la zona, dejando a los vecinos en alerta y, también, pidiendo que se refuercen los mecanismos de patrullaje: “Ahora la comisaría contará con dos patrullas más, por lo que entendemos que estará más cuidada la zona, incluso, después de tantos robos que hemos tenido recientemente”, sostuvo Rango, agregando que “tuvimos cuatro hechos el pasado fin de semana, en la zona norte; hay que recordar que la misma es amplia y abarca muchos lugares, no solamente el barrio Patagonia”.
Otra cuestión es la necesidad de iluminación en algunos sectores, factor que muchas veces implica una mayor visibilidad y, consecuentemente, seguridad en el área: “En su momento, tiempo atrás, uno de los trabajos que mantuvimos fue lo referido a la iluminación; la verdad es que se ha logrado iluminar gran parte del barrio, que por las noches estaba a oscuras; de eso ha pasado un tiempo y hay lugares que falta iluminar, en concreto, en el sector del cementerio, en la calle Marechal, principalmente en el espacio verde de la misma, así como también en parte del sector del jardín de infantes Pingüinito”, concluyó.

Reuniones con alumnos

Tanto este año como el anterior, distintas reuniones en las que se analizó la efectividad de los corredores escolares, tuvieron lugar en la ciudad de Puerto Madryn; dichos encuentros contaron con la participación de todos los sectores involucrados, entre ellos, la Subsecretaría de Prevención y Protección Ciudadana municipal, la Dirección de Control Urbano, la Subsecretaría de Prevención Ciudadana del Gobierno Provincial y, acaso el sector más importante, los propios alumnos, quienes también recibieron capacitaciones en materia de Primeros Auxilios y RCP.
En esta ocasión, la misma jornada, que se había realizado en julio de 2016, tuvo lugar exactamente un año después, arrojando las mismas preocupaciones por parte de los alumnos, en este caso, reflejadas en el pedido expreso de los padres de la Escuela 703, pero que también hacen eco en muchos barrios de la ciudad, desde los cuales, llegar “del hogar al centro” y viceversa se constituye, a veces, como una auténtica odisea.
“El Intendente dio indicaciones precisas de que nos pusiéramos a trabajar con los alumnos, y surgieron cosas que ellos mismos fueron transmitiendo, como por ejemplo cuál debería ser el trayecto de estos corredores, cuáles eran los puntos más calientes o sensibles donde ellos sufrían algún hecho de inseguridad; de ese modo, trabajando en conjunto varios organismos de la Provincia, entre ellos la Policía como eje esencial, más el personal de Tránsito y de Guardia Urbana del Municipio, abocados todos en horarios determinados a fortalecer la seguridad en recorridos precisos”, había manifestado, durante la última “Jornada de Integración Juvenil y Concientización en Seguridad Ciudadana”, desde el área de Protección Ciudadana provincial.