Este jueves, Aldo Camarda y Maximiliano Brizuela fueron sometidos a una audiencia de revisión de la prisión preventiva que vienen cumpliendo como imputados en la causa que investiga el homicidio de Walter Leiva, ocurrido el 28 de febrero en el barrio Máximo Abásolo de Comodoro Rivadavia. Los imputados fueron asistidos por los defensores públicos, Esteban Mantecón y Lucía Pettinari, mientras que la Fiscalía fue representada por la funcionaria Eve Ponce. En tanto que la audiencia estuvo presidida por el juez penal, Mariano Nicosia.
La Fiscalía solicitó que se mantenga la prisión preventiva porque entiende que hasta el momento no se modificaron las condiciones que fundaron la medida y destacó que la causa ya se encuentra acusada con la calificación de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de coautores. Se supo además que la pretensión punitiva que se fijó en la pieza acusatoria es de 15 años para Aldo Camarda y de 13 años de prisión para Brizuela. La expectativa de pena, el peligro de fuga y el peligro de entorpecimiento fueron los extremos que se mencionaron para fundar el pedido de mantenimiento de la medida de coerción.
En tanto, los defensores se opusieron a la continuidad de la prisión preventiva, señalándose que prevalece el principio de inocencia.
Tras escuchar a las partes, el Juez resolvió hacer lugar al mantenimiento de la medida de coerción al observar que se dan los presupuestos para sostener la existencia de los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación. En razón de ello fijó la medida hasta el 15 de agosto, fecha en la que se llevará a cabo la audiencia preliminar.

La causa

El 18 de mayo, Brizuela fue reconocido por un testigo durante una rueda de personas que se llevó a cabo a pedido de la Fiscalía. El testigo, sin dudarlo marcó a Brizuela como el individuo que acompañaba a Aldo Camarda y Romina “Pepa” Varas durante la mañana de 28 de febrero, cuando fue acorralado Walter Leiva y herido mortalmente de bala.
A raíz de las graves lesiones que sufrió, el joven falleció el 2 de marzo, tras agonizar hasta ese día en el Hospital Regional.
Según la Fiscalía, el ataque ocurrió a las 7:30 del 28 de febrero y habría sido Leiva quien se presentó en la casa de Romina “Pepa” Varas y efectuó disparos. Una vez que estos cesaron, de la vivienda habría salido Camarda, Varas y Maximiliano Brizuela, quienes habrían acorralado con disparos a Leiva hasta que Camarda habría logrado alcanzarlo con dos tiros en la cabeza, heridas que lo condujeron a la muerte.
Esa versión, que se obtuvo de testigos indirectos, también condujo a la Brigada de Investigaciones hasta el domicilio donde fue detenido Camarda. Allí también fue encontrada Varas y Brizuela, secuestrándose armas de fuego durante el allanamiento.