Sergio Massa es el promotor de la “tercera vía” contra la polarización macrismo-kirchnerismo. Pero si bien embiste contra la corrupción del gobierno anterior, el principal blanco de sus críticas hoy parece ser la gestión de Cambiemos, a la que responsabiliza de haber frenado la economía al destruir el poder de compra de la sociedad y de haber incumplido sus promesas.
Massa es un auténtico candidato en campaña. Responde corto a las preguntas e inmediatamente apela a sus ejes discursivos y sus propuestas para la clase media, las pymes, las reformas impositivas y el combate contra la inseguridad. Elude los temas de internas políticas. Aspira a dar la sorpresa en la elección bonaerense.
El vuelto no se hizo esperar. Mauricio Macri habría decidido entonces esta semana liquidar todos los rastros del acuerdo con Sergio Massa y ordenó echar a los hombres del Frente Renovador que quedaban en el gobierno, en una limpieza que podría seguir en la provincia de Buenos Aires, donde el pacto entre María Eugenia Vidal y el tigrense era más explícito.
Desde el lunes, la jugada oficial fue evidente. El Gobierno oficializó en el Boletín Oficial la “renuncia” del massista Sergio Federovisky como representante del Poder Ejecutivo Nacional ante la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar), cargo que había asumido a principios del año pasado, cuando las relaciones entre Macri y Massa eran óptimas. “Me pidieron que renunciara”, aclaró en un tuit el propio Federovisky, que es candidato a diputado nacional de 1País por la Ciudad.
Según se supo luego, a Federovisky le pidieron que se vaya como parte de una decisión del gobierno de retirarle a Massa los lugares que le habían dado al principio de la gestión de Macri, cuando el oficialismo necesitó de los votos del Frente Renovador para sacar leyes clave como el pago a los fondos buitre.
Por su parte, el Gobierno confirmó que Pedro Comín Villanueva reemplazará a Federovisky como el representante del PE en Acumar. Comín Villanueva es actualmente vicepresidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado.
Se trata de los cargos políticos y no los que corresponden por ley a la oposición, como los que el massismo tiene por ejemplo en el Banco Provincia (donde Daniel Arroyo y Mario Meoni son directores). Fuentes extraoficiales indicaron que en los próximos días se podrían conocer algunas otras salidas de dirigentes massistas.

Lista negra

Sergio Massa mantiene en la CNV, Carlos Hourbeigt, un respetado economista cercano a Roberto Lavagna. Y a su ex vocero Claudio Ambosini integra el directorio del Enacom por la oposición, pero el presidente podría removerlo por decreto sin causa alguna, de acuerdo a la norma que creó el ente.
Otro que ocupaba un cargo importante es el santafesino Oscar “Cachi” Martínez en Arsat, un polémico ex diputado también cercano al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Sin embargo, “Cachi” fue la primera víctima de la orden de Macri: Tuvo que dejar el cargo el pasado 26 de junio, pero a diferencia de Federovisky eligió hacerlo en silencio.
Pese a la evidente tensión desde la Rosada le bajaron el tono a la versión e indicaron que no había un acuerdo con Massa a nivel nacional, como sí existe en la provincia. Y agregaron que la designación de funcionarios como Ricardo Delgado o Adrián Pérez no fue por un pacto con el tigrense, sino que Macri los “robó”.
En el oficialismo dijeron que lo que queda del acuerdo con Massa está en la Provincia, donde la mayoría de los cargos son por ley para la oposición y no podrían quitárselos fácilmente. En cambio, sí están a tiro de decreto otros funcionarios como los directores del Grupo Bapro (por el massismo están Mauricio D’Alessandro y José Eseverri) o el secretario de Derechos Humanos, Santiago Cantón, aunque no hay información que indique que Vidal piense en reemplazarlos.

Trizada

A pesar de que impulsan unidos la expulsión de Julio de Vido de la Cámara de Diputados, en el Gobierno admiten que la relación con el FR está en su peor momento, principalmente por efecto de la campaña electoral. Más aún cuando el oficialismo parece haber percibido que necesita buscar votos del massismo para ganarle a Cristina en la Provincia de Buenos Aires. De todos modos, en la Rosada creen que una vez que pase la elección deberán restablecer la relación con Massa y los gobernadores que simpatizan con el FR, como es el caso de Mario Das Neves.

Más de lo mismo

La confrontación en la que entró indirectamente Cambiemos con el Frente Renovador, provocó subir a Massa al ring. El tigrense se refirió a la decisión de echar a los massistas que quedan en el gobierno,
restándole importancia y desafió al presidente a que “los eche a todos”. “No me hago cargo de ninguno”, dijo aunque de todos modos cuestionó la idea de perseguir a los que piensan distinto.
“Que los eche a todos porque yo no me hago cargo de ninguno que sea funcionario del gobierno. No tengo ningún problema, que los echen a todos”, se despegó el líder del Frente Renovador en una entrevista de C5N. Más allá de despegarse en la primera respuesta, Massa también cuestionó la lógica macrista y la comparó con la de Cristina Kirchner. “Entrar en la lógica del látigo y la chequera, de persigo al que piensa distinto, de uso al Estado para discriminar, perseguir o aleccionar, es una lógica que ya la sufrimos. Creo que fue el gran error del kirchnerismo y que el gobierno lo vuelve a repetir: creer que el Estado es un botín de guerra en el que si hay alguien que piensa distinto hay que echarlo”, analizó el tigrense.

Massa en tanto redobló la apuesta. En los últimos días habló de “la insensibilidad del Gobierno para con los jubilados, los trabajadores y la clase media” y aseguró: “Lo más grave es que están pensando en volver a las AFJP y en correr la edad jubilatoria, y eso es destruir la posibilidad de jubilación de millones de argentinos, porque ese sistema fracasó en todo el mundo”.
Para seguirla anunció que presentará en Mar del Plata el libro “Argentina presente con futuro”, firmado en coautoría con el jefe de su equipo económico Roberto Lavagna, en el que sintetizan las propuestas económicas del espacio 1País, durante un seminario económico de esa fuerza política a realizarse hoy y mañana, en el que participarán dirigentes y también algunos empresarios.
Según informaron fuentes massistas, el libro de Massa y Lavanga, contiene las prioridades de campaña de 1País, entre ellas los dos proyectos de ley contenidos en “Bajemos los precios”: la eliminación del IVA a 11 productos de la canasta básica, y medidas para estabilizar los precios de los alimentos en los supermercados.
En Mar del Plata, junto con su compañera de fórmula Margarita Stolbizer, Massa insistirá también con el pedido de firmas para lograr que la propuesta “Bajemos los precios” sea tratada en el Congreso. El seminario “La Argentina que podría ser: en la búsqueda del desarrollo” se realizará en el hotel marplatense Sasso y apunta a convocar a un sector que comienza a simpatizar con la “tercera vía”. Habrá que ver…

Fuentes: LN, Infobae, LPO, NA.