A partir de septiembre, ya no supondrá una pena de prisión; se mantendrá, no obstante, una posible multa para quienes lo hagan


NUEVA YORK.- Saltar las barreras del subte de Manhattan y no pagar dejará de ser un delito a partir de septiembre, anunció ayer el fiscal de distrito, Cyrus Vance, una decisión que tiene por objetivo dejar de saturar los tribunales y cárceles de Nueva York .

Hasta ahora, esta infracción podía costar hasta un año de cárcel y una multa de mil dólares, según el código penal del estado de Nueva York.

En 2016 fueron detenidas sólo en Manhattan cerca de 10.000 personas por esta falta, según Vance.

Alrededor del 60% fueron juzgadas, mientras que el resto se benefició de que las autoridades abandonaran los casos, señaló una portavoz del fiscal.

A partir de septiembre, el fiscal -junto a la alcaldía y la policía- tratará de “reducir de forma drástica” el número de personas denunciadas por no pagar el metro, explicó el fiscal de Manhattan.

En este sentido se propondrán penas alternativas como talleres pedagógicos, controles psicológicos y otras medidas para reparar los daños causados.

Vance prevé sin embargo mantener la multa de mil dólares.

“Las denuncias penales de estas pequeñas infracciones no violentas no deberían formar parte del reformado sistema judicial del siglo XXI”, apuntó Vance en un comunicado.

Por ello, “se eliminarán las encarcelaciones innecesarias y se reducirán los riesgos de deportación, pérdida de vivienda y empleo que muchas veces ocurren tras un procesamiento criminal”, dijo.

Vance y la policía de Nueva York ya anunciaron en marzo de 2016 un primer paquete de medidas para llevar a cabo menos detenciones y disminuir las denuncias penales de delitos menores, como orinar en la vía pública o tirar papeles al suelo.

Las autoridades esperan que estas decisiones reduzcan el número de denuncias a 50.000 este año. En 2009 alcanzaron los 93.562.