No se esperaban sorpresas y no las hubo. A lo sumo alguna incógnita sobre la dimensión del ajuste de gastos en ministerios y secretarías que quedó zanjado dentro de lo igualmente previsto. Lo concreto es que el presidente Mauricio Macri oficializó ayer durante la reunión del gabinete el pase de manos en los ministerios de Educación y de Defensa, como también en el cuestionado Plan Belgrano. Tal como había anunciado hace quince días el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, desde el viernes abandonarán sus cargos Esteban Bullrich, Julio Martínez y José Cano, que irán a pelear una banca en octubre en las provincias de Buenos Aires, La Rioja y Tucumán, respectivamente. Ese mismo día el presidente les tomará el juramento de ley a sus reemplazantes: Alejandro Finocchiaro en Educación, Oscar Aguad en Defensa y Carlos Vignolo en el Plan Belgrano.
En todo caso las dos únicas novedades, aunque también el tema era un secreto a voces en los pasillos de la Casa Rosada, es que se confirmó oficialmente que Comunicaciones dejará de ser un ministerio para convertirse en Secretaría de Estado, pero ahora bajo la órbita del ministerio de Modernización que conduce Andrés Ibarra. Y que el Plan Belgrano finalmente no será rebajado de categoría y continuará manteniendo rango de ministerio.

Cal y arena

Lo que en todo caso se puede sostener después de conocerse los cambios en el gabinete nacional es que el presidente mantuvo el equilibrio entre el Pro y sus socios de la UCR en la coalición Cambiemos.
Como dijo el columnista especializado Ignacio Zuleta, el aire del oficialismo es de optimismo porque cree que el resultado final del cierre de listas ocurrió sin que corriese sangre por la puja de cargos entre los partidos que integran Cambiemos.
El radicalismo cree que en cualquier resultado habrá tenido en la mayoría de los distritos la cabeza de las listas a diputados y más de la mitad de las listas a senadores. Con eso prepara un lote de candidatos a gobernadores competitivos en media docena de provincias para 2019.
El macrismo hizo valer el peso de la marca de origen, con el argumento de que sólo en dos distritos el candidato del oficialismo tiene menor imagen que Mauricio Macri. Son Elisa Carrió en la Capital y Claudio Poggi en San Luis.
Los radicales siguen divididos por los cierres traumáticos que se dieron en Capital, Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba.

El lote de los heridos

El ala más crítica ante esa situación la representa el jefe del interbloque de Diputados Mario Negri. En el reportaje de Clarín de la semana pasada se desmarcó con frases cargadas de sentido: “El radicalismo tiene muchos años como para saber lo que tiene que hacer por sí solo. Andar de quejoso, llorones, no sirve. La política es estar en movimiento siempre, es como andar en bicicleta: uno se para y se cae. Nosotros tomamos una decisión en Gualeguaychú. Allí lo que se medía no era la cantidad de cargos, lo que se medía era qué Argentina era la que seguía. Y la verdad es sencilla, yo no digo cuánto aportó el radicalismo, pero si el radicalismo no estaba en Cambiemos, hoy Cambiemos no estaba en el Gobierno que era lo más probable, aunque sea contra fáctico.
La UCR está para contribuir, no para manguear puestos”. “No estoy en la intimidad del poder. Nosotros fuimos una coalición parlamentaria exitosa, pero nunca pensamos que íbamos a ser una coalición de la centralidad del poder, la política central del Gobierno no la define el radicalismo”.

El lote de los conformes

El ala más conforme con el resultado del cierre la encabeza el ex senador Ernesto Sanz, que entiende que hay una estrategia de crecimiento que el radicalismo está cumpliendo con éxito. Lo explica en privado y en público, como en la charla que dio el jueves pasado en la mesa del Rotary de Buenos Aires, que inauguró en el Sheraton un ciclo titulado “Qué pretendo para la Argentina”.
Su presencia convocó a un importante arco de empresarios y profesionales que también acompañaron en su asunción al nuevo presidente de esa entidad, Luis Ovsejevich. En su exposición Sanz defendió la idea de que en que la elección del 22 de octubre se debate poder mucho más que en las de 2015. En aquella oportunidad, afirmó, se decidió el destino del gobierno. Este año se definirá el destino del poder en la Argentina. El resultado de octubre indicará, insistió, la superación de un sistema que está agotado pero que aún tiene porciones de poder, como el intento de dominar el espacio público, “En los ´80 al gobierno radical lo condicionaban los copamientos de cuarteles. En el 2017, al gobierno de Cambiemos pretende condicionarlo el copamiento de la calle”, dijo.
Sobre los protagonistas de la contienda afirmó que “Hay dos tipos de dirigentes políticos, los que aspiran a construir mayorías para transformar la realidad, y los que aspiran a fidelizar minorías para sostener influencia; Cristina Kirchner está en el segundo grupo”. Insistió en su prédica en favor de un acuerdo con la oposición moderada: “El país necesita, como resultado de estas elecciones “Acuerdos básicos entre un gobierno y una oposición que comparten agendas más allá de que difieran en cuanto a convicciones política”.
En respuesta al lema de la convocatoria, Sanz afirmó: “Estoy muy confiado en la Argentina, muy confiado en lo que viene, creo mucho en el Gobierno y creo mucho en el presidente de la nación. No soy del partido de él, él no es de mi partido, tenemos muchas diferencias culturales y políticas. Construimos juntos esta visión de Cambiemos, aunque hoy no ocupe ningún cargo, estoy muy cerca de él ayudándolo.”
Sobre la performance oficial alardeó: “Gobernar con minorías en la Argentina es una experiencia inédita. Es el primer gobierno que asume con una minoría en el congreso tan profunda.”

Randazzo a internas

Por otra parte, uno de los temas que generaba expectativas en el PJ se definió en las últimas horas y así, el candidato por Cumplir Florencio Randazzo contará con menos fondos y menos minutos en radio y televisión de cara a la campaña. Fue porque la Cámara Nacional Electoral finalmente habilitó ayer a la lista de precandidatos que integra el intendente Mario Ishii para competir en la interna del Frente Justicialista ante el exministro Florencio Randazzo. En su fallo, el máximo tribunal electoral del país entendió que “la cantidad de avales presentados por la lista resulta suficiente para alcanzar el mínimo exigido para el distrito”.
De esta manera, el sector de Randazzo deberá repartir los minutos de campaña audiovisual y los fondos para la campaña con los representantes de “Lealtad y Dignidad” referenciada en Ishii pero que lleva como primer precandidato a senador nacional Gastón Yáñez y al mediático abogado Fernando Burlando para la Cámara baja.
Éste era el episodio que le ponía algo de nervio a los días previos al comienzo de la campaña electoral para las PASO nacionales del 13 de agosto. La junta electoral provincial del distrito autorizó el viernes a cerca de 60 listas provinciales que habían sido impugnadas en varios distritos bonaerenses, que pertenecen a todas las tribus peronistas en pugna (el cristinismo, el randacismo, la fracción de Ishii y alguna otra que se referencia en el candidato porteño Guillermo Moreno (ver las resoluciones en http://www.juntaelectoral.gba.gov.ar/).
Entre otras cosas lo que viene es detectar el uso de símbolos usados por sus adversarios y calcular los efectos que pueden producir en el público. Esas boletas se aprueban después de las audiencias, que suelen dar lugar a discusiones a veces violentas sobre la propiedad de colores, imágenes, escudos, banderas y banderines. A eso seguirá la campaña que está autorizada a hacerse en los 30 días previos a la fecha de los comicios. De ahí que desde el próximo 24 de julio la campaña podrá emplear los espacios en los medios audiovisuales que se repartieron por sorteo el viernes y sábado pasado.

Un homenaje a Yrigoyen

Y para terminar con una mirada sobre los aliados oficiales, se destaca que en la línea de homenajes radicales de temporada, el ala pía de los boina blanca se dio cita como de costumbre el 3 de julio en la iglesia de La Piedad adonde fuera bautizado Hipólito Yrigoyen para participar de la misa por un nuevo aniversario de su “regreso a la Casa del Padre” según los términos teológicos de la invitación. El oficio religioso fue presidido por el cura párroco Raúl Laurencena vástago de un clan de prosapia radical entrerriana (si bien los Laurencena fueron adversario de Yrigoyen, internas entre vascos), el titular del Instituto Nacional Yrigoyeneano, Diego Barovero tuvo a su cargo la introducción litúrgica al comienzo de la misa y la elevación de las oraciones de los fieles. Asistieron descendientes del republico, autoridades y miembros de número del Instituto Nacional Yrigoyeneano, dirigentes y militantes de la UCR encabezado por el histórico chubutense Hipólito Solari Yrigoyen.
Fuentes: LN, ZST, LPO.