El 9 de Julio evoca la jornada en que un grupo de representantes de las Provincias Unidas confirmó en una declaración su intención de poner fin a siglos de dominio colonial. Aquella declaración de la independencia argentina, fue un acto soberano y colectivo. El histórico Congreso de Tucumán reunió a 28 diputados, que sesionaron y debatieron día a día durante muchos meses para proyectar una nueva nación. Allí se trazaron los primeros lineamientos de lo que luego sería la Argentina.
A 201 años de aquella experiencia, poco fervor patriótico y menos expectativas de `independencia´ efectiva se palpó en gran parte del país. Las contradicciones evidentes entre las intenciones discursivas y los resultados coyunturales de la política nacional a manos de un modelo liberal que golpea los ingresos, la producción y las perspectivas a futuro de un país que no termina de superar su destino cíclico, se hicieron notar ante una de las fechas patrias más importante en la agenda nacional, que pasó prácticamente desapercibida.

Como corolario, en Tucumán el acto fue una gran concentración popular con ribetes de festejo provinciano. Fue allí además donde el incidente que le puso marco a la conmemoración fue la agresión a la Vicepresidenta de la Nación que representó oficialmente a Macri, ausente con aviso.
Fue cuando un grupo de manifestantes increpó a la vicepresidenta Gabriela Michetti y a los funcionarios que participaron de los actos en la Catedral de Tucumán, a la vez que vivó a la ex presidenta Cristina Fernández.
Los manifestantes intentaron acercarse a los funcionarios al grito de “ladrones” cuando salían del templo donde se celebró el Tedeum y luego repitieron la escena en los alrededores de la Casa Histórica, donde algunos incluso mostraron sus preferencias políticas al bregar por la vuelta del kirchnerismo.
Si bien el incidente se limitó a algunas frases lanzadas al aire, los mansajes fueron propalados desde la esquina de 24 de Septiembre y Congreso cuando Michetti dejaba la Catedral, acompañada por el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, y el director del Plan Belgrano, José Cano, entre otros.
Los inconvenientes generaron un intercambio de palabras entre el gobernador peronista Juan Manzur y el intendente oficialista Germán Alfaro. Este último le reclamó por la inesperada agresión verbal a los dirigentes de Cambiemos.

Macri, desde Alemania

Como novedoso, el presidente de la Nación, Mauricio Macri celebró el aniversario del 9 de julio desde Alemania, abordando la fragata Libertad en el puerto de Hamburgo, donde participaba del G20 que finalizó el sábado Desde allí, Macri abogó en favor de seguir trabajando juntos para aportar a la construcción del “gran sueño de una Argentina unida con oportunidades para su gente en cada provincia”, y destacó que “ser independientes significa que nuestro futuro depende de nosotros”.
“Los argentinos estamos listos para asumir un rol protagónico en el escenario mundial y para ser parte de las respuestas a los desafíos globales más urgentes, pero el más importante es sacar a millones de argentinos de la pobreza”, afirmó.
El mandatario agradeció a la tripulación del buque escuela, que desde el 22 de junio pasado está recorriendo puertos europeos en el marco de su viaje anual de instrucción, “por habernos traído este pedacito de la Argentina en un día tan importante”.
“Mi corazón está con los argentinos. La patria se vive en el corazón de cada argentino, como los argentinos que viven aquí en Hamburgo y que nos están acompañando, en el corazón de cada jujeño en Humahuaca, de cada bonaerense de Monte Grande, de cada fueguino de Río Grande y en cada argentino que anda por el mundo con su mate bajo el brazo y el pecho lleno de orgullo”, afirmó.
El presidente estuvo acompañado durante el acto por la primera dama, Juliana Awada; los ministros de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie; y de Hacienda, Nicolás Dujovne, el jefe de la Armada, almirante Marcelo Eduardo Srur, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.
Además, participaron el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el vocero presidencial, Iván Pavlosky, el embajador argentino en Alemania, Luis María Kreckler, y las diputadas nacionales Karina Banfi, Silvia Lospennato y Cornelia Schnmidt-Liermann.
También estuvo presente en la ceremonia el senador a cargo de la cartera de Economía, Transporte e Innovación de la ciudad de Hamburgo, Frank Horch, quien dio la bienvenida al Presidente a su llegada al barco.
“Ser independientes significa que nuestro futuro depende de nosotros. Que nos comprometamos y que trabajemos con pasión y que decidamos ser protagonistas y también que entendamos que aislados no llegamos a ningún lado. Que hay que formar buenos vínculos y que hay que tirar todos juntos para adelante”, afirmó desde Alemania.
“Hoy estoy acá porque vine a participar de la cumbre del G20 y el año que viene este encuentro se organiza en la Argentina y lo vamos a recibir con la hospitalidad y el afecto que nos caracteriza a los argentinos”, anticipó con optimismo.
Seguidamente, Macri invitó a todos los presentes a brindar con el tradicional chocolate patrio a bordo de la fragata.
En Buenos Aires, ayer llovía, aunque el 9 de Julio de 1816 no llovió. Tal vez eran lagrimitas de añoranza de lo que pudo ser y no ha sido..
Poco festejo a la Patria, y poca alegría de la gente. Ya lo decía Duarte “Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin Honor” y viceversa.