Dos informes marcan el inicio de agosto, vinculados con la dudosa popularidad presidencial y esa rara manera de justificarlo todo, al mejor estilo menemista.
En primer lugar, una de las tres cadenas de televisión más grande de Estados Unidos realizó un informe sobre la corrupción en el mundo. La cadena CBS (Columbia Broadcasting System), ubicó a los tres gobiernos más corruptos del mundo, y entre ellos ubicó a Mauricio Macri. La pole position la logró por perdonarle a su familia una deuda con el Estado que asciende a 70 mil millones de pesos. Para colmo este hecho que se ventila en el país del Norte, sucedió inmediatamente después de que se conociera el giro de dinero de una empresa emparentada a Odebrecht, el gigante brasileño acusado de coimas en Brasil, al titular de la AFI, Gustavo Arribas, íntimo amigo del presidente argentino. Los otros dos en el top 3 que hizo la CBS son el primer ministro ucraniano y el de Arabia Saudita. Ambos se sumaron al trío que lo tuvo a Macri como protagonista. (Ver http://www.eldestapeweb.com/en-eeuu-consideran-al-gobierno-macri-como-uno-los-tres-mas-corruptos-del-mundo-n25579)
En otro ámbito, aparece otro triste célebre dato. Un informe resultante de un taller implementado por MediaLab del Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) concluye que “El gobierno del presidente Mauricio Macri dispuso en 2016 de al menos $ 389 millones en publicidad oficial que violaría la Ley de Ética Pública, según una investigación de FOPEA realizada en conjunto con la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y luego de la denuncia realizada por Ciudadanos Libres por la Calidad Institucional ante la Oficina Anticorrupción (OA).
Esto equivale a casi el 16% de los $ 2.439,6 millones que el gobierno invirtió en total en pauta oficial durante el año pasado. (Ver en https://social.shorthand.com/FOPEA/3gmvvZGDCu/publicidad-oficial-en-la-mira )

Los 10 anuncios más caros de 2016

Los datos surgen de analizar las bases de datos sobre pauta oficial y, especialmente, las 10 campañas publicitarias más costosas que realizó el gobierno. Las bases de datos fueron generadas por la Secretaría de Comunicación Pública y publicadas por el Ministerio de Modernización”.
La investigación del MediaLAB de FOPEA detectó que “al menos tres de dichas campañas -Juntos, Empezar y Jubilados- tuvieron como eje central una serie de videos, en los que aparecía Macri hablando a cámara como remate o parte de las piezas publicitarias. A su vez, desde la Secretaría de Comunicación confirmaron al MediaLAB que los datos que se ofrecen en las bases publicadas sobre las tres campañas coinciden con los spots que tienen a Macri como protagonista central.
“La aparición de la imagen del Presidente constituye una violación al artículo 42 de la Ley de Ética Pública ya que implica la promoción personal de un funcionario, algo que está expresamente prohibido”, afirmó Fernando Bracaccini, coordinador del Área Fortalecimiento de las Instituciones Democráticas de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).
Vale aclarar que el objetivo de la publicidad oficial es comunicar políticas públicas o actos de gobierno. Por eso, a partir de haberse identificado que hubo publicidades emitidas por el gobierno que habrían violado la Ley de Ética Pública durante 2016, Bracaccini reveló que ACIJ está evaluando `la acción más conveniente para acotar este tipo de transgresiones a las leyes y que el Poder Ejecutivo cese en la publicación de este tipo de campañas de aquí en adelante. A la vez que se le impongan las sanciones que correspondan por lo ya actuado´”.

No se puede

Por su parte, los funcionarios de la Secretaría de Comunicación Pública que fueron consultados por esta posible violación sostuvieron – según el informe- que para ellos “la aparición del Presidente en las campañas publicitarias no infringe ni la Ley de Ética Pública ni ninguna otra. Para nosotros esos son mensajes institucionales como cualquier otro”. Sin embargo, para Bracaccini, la utilización de la figura de Macri en los spots publicitarios va en contra de un dictamen de la Oficina Anticorrupción (OA) que instruyó en abril último al Ministerio del Interior que dejara de utilizar la firma de su titular, Rogelio Frigerio, en la papelería de distribución de los DNI. Afirman que “En su dictamen, la OA consideró que la firma de Frigerio era innecesaria para realizar la entrega de los documentos. Para Bracaccini, este mismo criterio es aplicable al caso de los spots publicitarios del Poder Ejecutivo.
Tras esta objeción, el Ministerio del Interior comenzó a tapar la firma del ministro de la folletería con la que se entregan los DNI, según mostró en Twitter José Magioncalda, el abogado que, en nombre de la ONG Ciudadanos Libres por la Calidad Institucional, presentó la denuncia ante la OA”.

¿Refuerzo de marca?

FOPEA advierte que “El tema de la participación protagónica de Macri en campañas de pauta oficial renovó la controversia en mayo pasado, tras la emisión del spot “Para siempre” emitido durante la televisación de al menos dos partidos de fútbol. El caso impulsó nuevamente a Magioncalda a formular una denuncia ante la OA.
La entidad conducida por Laura Alonso fue tajante en el antecedente de la “firma ológrafa” de Frigerio, algo que a simple vista es menos impactante que la imagen y voz del Presidente en un video. Hasta ahora, sin embargo, aclaró Magioncalda, `la OA no se expidió sobre el caso de la publicidad presidencial en medio del fútbol`. De todos modos, el denunciante acotó que entre la presentación de la denuncia y el dictamen, en el caso de Frigerio, transcurrieron siete meses y medio.
La controversia toma especial relevancia en un año electoral como éste y pone en el centro del debate el uso indebido de fondos públicos para la promoción de funcionarios y eventuales candidatos”.

Pasados de la raya

Tal como sucede hoy, en años anteriores, en la Argentina hubo numerosos casos de políticos que impusieron su imagen en medio de la publicidad oficial, violando así la ley electoral. Dice el informe que “De hecho, en las elecciones de 2015, ACIJ impulsó una acción pública para alertar sobre las campañas ilegales de cuatro candidatos presidenciales que buscaron inducir el voto hacia ellos y/o sus partidos haciendo un uso abusivo de la pauta oficial. Entre ellos utilizaron este mecanismo Daniel Scioli, por entonces gobernador de Buenos Aires; Mauricio Macri, ex jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; José Manuel de la Sota, de Córdoba, y Adolfo Rodríguez Saa, de San Luis”.

Lo que falta

Hay que tener en cuenta que a nivel nacional no hay una ley que regule la pauta oficial. “Toda regulación es a partir de un decreto del Poder Ejecutivo y de una resolución de la Secretaría de Comunicación Pública de la Jefatura de Gabinete, que establece algunos lineamientos para la distribución de la publicidad oficial y para sus contenidos. Luego, sí está la Ley de Ética Pública, con su artículo 42”, contextualizó Bracaccini.
Buscando, precisamente, restringir la violación a esta ley es que Ciudadanos Libres presentó el 29 de mayo pasado, ante la OA, un Proyecto de Reglamento para la Prevención de la Publicidad Oficial Ilícita en Medios Audiovisuales. La organización pretende que se reglamente un programa de prevención de la corrupción y transparencia en la gestión pública, respecto del cumplimiento, por parte de los funcionarios, de las obligaciones derivadas del art. 42 de la ley 25.188.

La inversión de Macri

“Es importante todo lo que empezamos pero lo más importante es que juntos lo vamos a terminar”, dice Macri en otro de los videos de la campaña “Empezar”. Profundizando el análisis de las bases de datos sobre publicidad oficial de 2016 encontramos que más allá de la infracción que podría haberse cometido a la Ley de Ética Pública, los spots en los que aparece el Presidente están entre las campañas en las que más invirtió el gobierno.
“Juntos”, la campaña más cara del macrismo durante 2016, incluyó un gasto total de $ 206,3 millones que se distribuyeron a través de 1189 órdenes de pago a distintos medios en varios puntos del país. Además de TV abierta y cable -que son las pautas más caras y en total suman 464 órdenes-, se contrataron avisos en radios y medios gráficos, según se desprende de las bases de datos evaluadas.
Las otras dos campañas que están entre las primeras en el ranking del gasto son “Empezar”, a la que se le destinaron $ 141,5 millones que repartió a través de 892 órdenes de pago a distintos medios, entre las que había 251 para televisión abierta y cable; y “Jubilados” ($ 42,1 millones asignados a través de 602 órdenes, de las cuales 79 fueron para televisión abierta y cable), detalla FOPE en un amplio informe que vale la pena conocer.

Fuente: FOPEA – taller de MediaLAB.