El sábado pasado, con una excelente convocatoria de público, Agustín Urrutia presentó en el Teatro del Muelle “Siempre entre amigos” un show donde el pianista recorrió distintos estilos musicales acompañado por músicos invitados.

Con amigos

La escritora Roxana Castelli fue la encargada de abrir la noche con la lectura de un texto propio que evocó el espíritu de amistad y música que el pianista pensó como concepto para el show.
Otro de los invitados fue el artista Jorge Augusto Vázquez, quien pintó en vivo una acuarela con todos los músicos que pasarían por el escenario a lo largo de la noche.
A continuación, Urrutia y el baterista Axel Sánchez, músico que lo acompaña habitualmente en sus shows, interpretaron una original versión de “Libertango” de Astor Piazzolla.
Al siguiente set, se sumaron el guitarrista Felipe Szulgay y el bajista Ignacio Ayerbe para interpretar “Autumn Leaves” y “Cantaloupe Island”, clásicos standards de jazz, donde brillaron la improvisación y el virtuosismo de sus intérpretes.
El jazz y la música clásica se fusionaron cuando el flautista Agustín Ardito subió al escenario para brindar una delicada versión de “Black Orpheus”.
El cantante Daniel Llanos y el guitarrista Lito Morini se unieron a Urrutia para regalarle al público tres piezas de tango, donde se destacó una emotiva versión de “Nada” de Julio Sosa.
Otra de las presencias femeninas de la noche fue Andrea Mallaneri, quien cantó junto al pianista “Un vestido y un amor” y “Tumbas de la gloria” de Fito Páez, dos temas muy celebrados por el público.
En el final del concierto, Urrutia, Sánchez, Millanari, Szulgay y Ayerbe cerraron la noche con una poderosa versión “Track Track” de Fito Páez, tema popularizado por la banda brasilera “Os Paralamas”.