El joven estadounidense Otto Warmbier, regresó el lunes a Estados Unidos en coma desde el país asiático, donde estuvo preso durante más de un año por haber intentado robar un cartel del propaganda comunista.


El presidente de Estados Unidos dijo este martes que Corea del Norte debió haber liberado mucho antes a Otto Warmbier. El mandatario pareció culpar también implícitamente de lo ocurrido al joven al gobierno de su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, al anotar que Warmbier debería haber regresado al país “ese mismo día”, sin especificar si se refería al momento en que cayó en coma o a cuando fue juzgado y condenado a prisión.

Warmbier llevaba más de un año en coma, en el que entró poco después de su última aparición en público durante su juicio en Pyongyang en marzo de 2016 por robar un cartel de propaganda, según su familia. El régimen de Corea del Norte sostiene que Warmbier sufrió un brote de botulismo, le dieron una pastilla para dormir y no volvió a despertarse, algo que la familia ha refutado.
Las autoridades norcoreanas detuvieron al joven cuando se disponía a salir del país por haber intentado sustraer un cartel de propaganda política. Meses después, le sentenciaron a 15 años de trabajos forzosos y le liberaron hace una semana “por razones humanitarias” tras haber caído en coma poco después de ser condenado.