Dean Heller, de Nevada, fue el quinto senador republicano en declarar su oposición al actual plan del Partido Republicano para reformar el seguro de salud de Estados Unidos, que busca destruir gran parte de una ley emblemática del gobierno del anterior presidente Barack Obama.

Con la toma de posición de Heller, esos cinco senadores son más que suficientes para hundir la iniciativa y darle una dura derrota política al presidente Donald Trump, a menos que algunos de ellos pueda cambiar de parecer. Ellos dicen que permanecen abiertos a posibles cambios en el proyecto de ley. Haciéndose eco de los otros cuatro, Heller explicó que se opone al proyecto en su forma actual, pero que no descarta respaldar una versión que se ajuste a su parecer.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo que está dispuesto a modificar el proyecto. La iniciativa significaría que 23 millones de estadounidenses perderán su seguro médico dentro de una década. Encuestas dicen que la iniciativa republicana solo tiene el apoyo de uno de cada 4 estadounidenses.