Los países de la Unión Europea iniciaron este miércoles la denominada era “sin roaming”, que implica que los usuarios de telefonía celular que viajen de un Estado miembro a otro del bloque, no pagarán costos extra por la utilización de los servicios de voz o datos.


La medida alcanzará a los usuarios de los 28 países miembros de la UE, incluido el Reino Unido, más allá del Brexit en curso, y está pensada “para las personas que viajan ocasionalmente al extranjero o que tienen en otro país vínculos estables (trabajo, estudio, etc.)” y no “para utilizarse en casos de itinerancia permanente”, según se lee en la web oficial de la Unión Europea.
“Cuando utilices estos servicios mientras estés de viaje dentro de la UE, pagarás exactamente el mismo precio que en tu país. En la práctica, tu operador simplemente adeudará o sustraerá tu consumo de roaming de los volúmenes de consumo de tu plan de tarifas nacionales móviles o paquete”, agregó el comunicado de Bruselas que explica los detalles de la nueva modalidad.

Cada país tendrá luego una serie de topes para la “itinerancia” como una forma de evitar que haya una migración de usuarios hacia los países del bloque europeo en los que las tarifas son inferiores.

“De acuerdo con su política de utilización razonable, los operadores pueden controlar y comprobar tu actividad de roaming en los últimos cuatro meses. Si, durante ese periodo, has pasado más tiempo en el extranjero que en tu país y el roaming supera el uso nacional , tu operador puede ponerse en contacto contigo y pedirte que aclares tu situación. Tienes 14 días para hacerlo”, agregó la nota subida a la web de la UE.

La medida se dio luego de un acuerdo en la Comisión Europea en 2016 para establecer los topes máximos que los operadores mayoristas se pagarán entre sí.