Una irreverente exhibición colocó los mensajes más polémicos y populares del presidente de los Estados Unidos en Twitter para que el público los recuerde y reflexione


La muestra que es la nueva sensación en Nueva York no está ni en el prestigioso Museo Metropolitano de Arte ni en el vanguardista MoMA, se encuentra en una pequeña galería armada para la ocasión en el corazón de Manhattan. Se trata de la “Librería de Twitter del presidente Donald J. Trump”, una insólita instalación paródica que homenajea a los mejores (y los más terribles) momentos del primer mandatario en la red social de los 140 caracteres.

Abierta solamente por tres días -en los que la fila de personas esperando a entrar llegó a ocupar dos de las largas cuadras de la calle 57- la exhibición es un proyecto del programa The Daily Show with Trevor Noah, de la señal Comedy Central. El ciclo, que se puede ver todas las noches en la Argentina en cable, hace humor político y quiso parodiar una costumbre instalada por el presidente Franklin D. Roosevelt en 1939: todos los documentos oficiales de la Casa Blanca deben estar abiertos al público en cada gestión. En este caso, lo hicieron con sus tweets.
“Esta exhibición busca explorar la historia, la ciencia y el arte de los tweets de Donald Trump , desde que empezó a poner sus dedos rechonchos en el teléfono hasta su consolidación como el mayor revolucionario de las redes sociales de nuestra era”, afirma el catálogo, al que accedió LA NACIÓN luego de casi una hora de hacer fila bajo el calor neoyorquino.

El público que esperaba para entrar a la muestra era, en su mayor parte, vecinos de toda la ciudad, quienes se acercaron para reírse de su gobernante, en un distrito en el que ganó Hillary Clinton por amplia diferencia y en el que muchos aún no pueden creer que esté gobernando el empresario.
La muestra -que cerró ayer sus puertas, dejando a muchos afuera y que estaba instalada a pocos metros de las Torres Trump de la 5ta Avenida- incluyó los mejores tweets del presidente enmarcados, como su saludo al pueblo mexicano comiendo tacos, las críticas a las mujeres que marcharon, las amenazas a las empresas que no quieran producir en Estados Unidos y la observación de que “nadie flaco toma Coca Cola Diet” frente a la ley que buscaba limitar la venta de gaseosas.

También había una galería con las celebridades que fueron bloqueadas, como Stephen King; una larga lista de tweets que se contradicen entre sí y juegos interactivos en el que los visitantes debían decidir si un texto estrafalario era un tweet presidencial o no. Según los organizadores, para realizar esas actividades e infografías sobre los usuarios a los que más mencionó se analizaron más de 35 mil mensajes escritos en la red social desde que Trump ingresó, hace ocho años.