Elisa Carrió sube al cuarto piso del búnker del PRO en Capital Federal, el edificio donde se gestó la candidatura presidencial de Mauricio Macri.

Balcarce 416 es un sitio revolucionado por la presencia de “Lilita”, que en el subsuelo, minutos antes, encabezó una sesión de fotos con todos los candidatos a diputados y legisladores de la Ciudad entre chistes, ironías y flashes.

Enfundada en un saco color rosa chicle eléctrico, hace un breve paso para tomar un café y sigue. Arriba la espera Horacio Rodríguez Larreta, sentado frente a una cámara: juntos van a protagonizar un Facebook Live.

“No sé si ya empezamos, yo no manejo esto”, dice la diputada, señalando la computadora que tiene un calco con el eslogan “Vamos Juntos”.
“Ya empezamos, Lilita. Hay como 500 preguntas y llegan más”, la arenga, cómplice, Larreta.

La dupla es el rostro visible de Cambiemos en la Ciudad y hablará de fueros, Justicia, inversiones, narcotráfico, campaña, Cristina y hasta el Metrobus y su relación con el sexo en las parejas, según Carrió. Siempre con ese sello.

En cuestión de minutos los roles quedan claros. Larreta, con su mano derecha en el mouse, es el bastonero de la diputada que, mirando a cámara, acapara la atención de todos en una suerte de “Aló, Lilita”.

Durante 30 minutos Carrió no esquiva ningún tema y se refiere a la economía, haciendo hincapié en la herencia recibida: “Cuando uno tuvo una fiesta y se gastó todo el dinero, al otro día no come facturas”.

“Les hablo a las clases medias porque el gran costo lo pagan las clases medias. Hay altos impuestos, tenemos que poder ganar esta elección porque se resuelve el problema ─promete─: no podemos tener esta inflación y este déficit fiscal. Para bajar la inflación realmente tenemos que disminuir el déficit fiscal y recibir muchas inversiones. Esos 2 puntos se resuelven en octubre.”

La líder de la Coalición Cívica-ARI refuerza: si triunfa Cambiemos por una gran diferencia, dice, las inversiones harán crecer al país y serán un colchón para que el ajuste no sea duro.

“Está el cuco de la señora [se refiere, por supuesto, a Cristina Kirchner]. Si ganamos van a venir las inversiones y vamos a terminar de salir del autoritarismo y la corrupción”, marca.
Agrega que “si la voluntad de cambio se expresa en toda la Nación, las cosas van a cambiar”.

“El pueblo le va a decir a la Justicia que haga justicia, muchos van a ir presos, y va a ser un mensaje a los inversores para que vengan a la Argentina. Vamos a estabilizar la República por 100 años. Si no ─avisa─, no estaría tan contenta al lado de Horacio Rodríguez Larreta. Es más: ¡le voy a comprar una peluca, el hombre maravilla!”.
“En la campaña yo voy a demostrar con datos y números: tomando el 10%, estamos en los 20 mil millones de dólares para la familia Kirchner.”