Comienza el segundo semestre del segundo año de gobierno de Cambiemos y la maquinaria que fabricaría un país mejor no termina de arrancar, mientras los mutaciones que fueron, impactan por mayoría de manera negativa. Es curioso, pero pese a la decepción manifiesta sobre el cambio que no fue, precisamente se buscará insistir sobre la necesidad de hacer un cambio del cambio. De hecho, sobre la esperanza de tan efímero concepto en relación a realidades incontrastables, atarán la campaña los ideólogos electorales de la alianza gobernante con vistas a las Legislativas de octubre, de acuerdo a los argumentos ayer trascendidos.
Según la Tercera edición del Monitor Socio-laboral de Opinión Pública de la Universidad de San Martín,
el escenario social y laboral en la Argentina las mediciones no mienten. “la medición de junio evidencia una extendida incertidumbre en materia sociolaboral, que se registra tanto en la opinión pública en general como entre la población ocupada. Se acentúa entre los asalariados, quienes en todos los indicadores manifiestan niveles agudizados de preocupación”.
Estas conclusiones surgen del trabajo de campo realizado que determina que “Entre las personas encuestadas, 7 de cada 10 creen tener bajas o nulas posibilidades de obtener en la actualidad un buen trabajo. El estudio del Monitor Sociolaboral de Opinión Pública del CETyD ratifica la tendencia hacia la incertidumbre señalada en las ediciones anteriores: un 56 % considera que tiene menos posibilidades de encontrar trabajo que hace un año. En el mismo sentido, el 49 % de los encuestados declara conocer, entre su entorno más cercano, a alguien que ha perdido su empleo en los últimos tres meses”.
El estudio asimismo precisa que “Entre las personas que tienen trabajo, la mitad de los consultados se encuentra insatisfecha con su situación laboral actual, mientras un 51 % de los ocupados expresa temor a perder su empleo. Con respecto a la capacidad adquisitiva el 66 % de los trabajadores que están ocupados sostienen que su capacidad de compra disminuyó en los últimos tres meses; situación que se agrava entre los asalariados: el 71 % afirma que sus ingresos reales se achicaron. Asimismo, un 59 % considera que sus ingresos en este año crecerán por debajo de la inflación”.
En este panorama de incertidumbre laboral, un 53 % de los encuestados percibe un incremento de los conflictos laborales”.

Sobre el Monitor

El Centro de Estudios del Trabajo y el Desarrollo (CETyD) ha desarrollado el estudio trimestral basado en encuestas representativas de la población residente del Área Metropolitana de Buenos Aires, comprendida por la Ciudad de Buenos Aires y los 24 partidos que integran el Gran Buenos Aires. Su objetivo principal reside en aportar evidencia empírica sobre un conjunto de actitudes y percepciones de los argentinos referidas al mundo del trabajo y a la coyuntura sociolaboral para ayudar a pensar en las urgencias que deberían marcar el rumbo y las prioridades políticas.

Pensando en las Legislativas

Entre tanto, el mes comienza con el equipo de Cambiemos y los candidatos reunidos unificando la estrategia de cara a las elecciones. Una postal que se podía apreciar ayer al cierre de esta edición, a través de breves relatos mediáticos, desde el complejo porteño de Parque Norte, donde funcionarios del Gabinete Nacional planificaban estrategia con los candidatos a legisladores de todo el país del frente Cambiemos.
Desde allí, el asesor publicitario del PRO, Jaime Durán Barba, bajó a los candidatos de Cambiemos cuál será la línea discursiva y la esencia de la campaña electoral. Durante su exposición ante dirigentes en Parque Norte afirmó que “la gente no vota por cosas abstractas sino por su bienestar”, y consideró que Cambiemos “es muy poco probable que pierda” en las próximas elecciones.
Pero también insistió en que “Necesitamos una transformación completa en el país, por eso debemos ganar las elecciones. Es una elección muy importante”.

Duranbarbismo de bolsillo

El asesor ecuatoriano sorprendió a los presentes con sus definiciones políticas: “Hay que hablarle a la gente, no al adversario o al periodista, porque tenemos que tener mayoría parlamentaria para cambiar muchas cosas. Cambiemos ganó las elecciones en 2015, pero todavía no ganó el poder”, sentenció.
También se refirió a los escraches que sufren a veces el Presidente o la Gobernadora de Buenos Aires, y opinó que “hay gente, como en toda Latinoamérica, que no cumple las normas. Ejemplo, cuando algunos le tiran piedras al Presidente. Queremos llegar a un país organizado. Debemos comprender que eso es un proceso”.
Entre otras cosas, Durán le pidió a los candidatos que ante cada actividad proselitista “se pregunten si eso conseguirá votos” y que brinden “respuestas claras y contundentes”.
“No hay que mentir, porque siempre aunque sea inconscientemente te terminás delatando. Nuestra estrategia es propositiva, no nos ponemos a pensar en quiénes son los adversarios”, remarcó el asesor, quien trabaja para el macrismo desde 2005.
Por su parte, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña será el jefe de campaña en todo el país. Por eso, destacó en la cumbre: “Los que van a sostener esta esperanza son esos argentinos que quieren un cambio”. También participaron la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y los precandidatos a diputados, Gladys González, Héctor “Toty” Flores y Guillermo Montenegro.

La palabra de los ministros

Uno de los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana, quiso destacar el lado social del Gobierno al puntualizar que la inversión social entre mayo de 2015 y el mismo mes de este año aumentó 94%, es decir, más que la actualización del 72% en el gasto público total.
Por su parte, el ministro de Finanzas Luis Caputo, defendió la política de endeudamiento para financiar el gasto público: “El país conseguirá el equilibrio fiscal en 2021 y tendrá una deuda del 36% sobre el PBI”.
Luego de la cumbre, estaba previsto que los principales precandidatos de Cambiemos se acercaran hasta la Quinta Presidencial de Olivos para sacarse la foto de campaña con Mauricio Macri y empezar la carrera al plebiscito que puede garantizar mejor posición parlamentario, el poder que el peronismo aun no terminó de perder, y con ello la continuidad de Cambiemos por otros cuatro años, pasos que las empresas que no han llegado a invertir, esperan como mínimo.
Fuentes: UNSAM, TN, Télam, propias.