El ex ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar, afirmó que Chubut debe plantear con firmeza, la negativa a la construcción de una central nuclear en la vecina provincia de Río Negro. Sostuvo que las dos jurisdicciones comparten el Golfo San Matías, donde hay especies ictícolas que requieren una administración conjunta; en un esquema similar a lo que ocurre con el Golfo San Jorge con Santa Cruz.
Yauhar alertó que una eventual instalación de una central nuclear en Sierra Grande utilizaría agua para la refrigeración de los generadores y la tomaría del San Matías.
Chubut y Río Negro están divididas por el Paralelo 42, pero ambas comparten un espacio marítimo común, desde donde se tomaría agua para refrigeración de la planta nuclear de generación energética. Por consiguiente, cualquier decisión que se tome sobre el mismo debería requerir que se cuente, además de los estudios de impacto ambiental, con la aprobación de las Legislaturas de las dos provincias.

Riesgos

“Le pedimos al gobierno de Chubut que debe firmar un convenio de administración compartida con Río Negro por el golfo San Matías. Lo vamos a promover en la Legislatura. Este es un caladero interprovincial que una variedad de merluza de entre 8.000 y 9.000 toneladas, que si Chubut tuviera ese acuerdo como con Santa Cruz se podría explotar en forma conjunta”, afirmó Yauhar.
El dirigente justicialista dijo que se debe actuar con rapidez y sumar consenso entre las diferentes fuerzas políticas. “Le estamos pidiendo al gobernador Das Neves que habilite esta discusión e instruya a sus ministros para que se trabaje en un acuerdo interjurisdiccional por el golfo San Matías”, afirmó.

Afectación al turismo

Asimismo, sostuvo que la prioridad “es proteger el aspecto ambiental. Tenemos la Península Valdés que es Patrimonio de la Humanidad y tenemos el santuario de las ballenas. Entonces, la instalación de una central nuclear tendría un enorme impacto negativo en el turismo. Cómo le intentaríamos vender al mundo nuestros recursos y decirles que vengan a veranear y ver ballenas a 100 kilómetros de una central nuclear”, planteó como interrogante.

Antecedentes

Por otro lado, y por la envergadura de un proyecto de estas características, Yauhar sostiene que “la Nación debería requerir la aprobación de las dos provincias. Ya lo he estado hablando con algunos diputados y vamos a impulsar desde la legislatura medidas que nos pongan en salvaguarda”.
En tanto, recordó que “Chubut hizo punta en contra de un reservorio nuclear. Este tema involucra a todos los chubutenses, puede haber puntos de debate, pero mayoritariamente estamos en contra, de eso no hay dudas. Todo el pueblo rechazó un basurero nuclear en Gastre, así que menos podemos aceptar una central nuclear a 100 kilómetros; que la hagan en la provincia de Buenos Aires”, sugirió.

Más voces en contra

Mientras el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, anoticiaba a los rionegrinos, con bombos y platillos, que la central nuclear se concretará en su provincia a un costo de USD 8000 millones, generando 4000 puestos de trabajo, el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, adelantó que hará todo lo imposible para evitar que se realice. Por otro lado, organizaciones ambientales de ambas provincias -entre las que se sumaron varias de Neuquén- le enviaron una carta pública al embajador chino Yang Wanming advirtiéndole su total rechazo al proyecto.

Temor a Fukushima

Por otro lado, en Río Negro, la CTA inició la recolección de firmas para presentar un documento colectivo de oposición. Según los sindicalistas de aquí al fin de semana esperan reunir las primeras 5000 adhesiones. “En el mundo, después del desastre que significó Fukushima, las naciones apuntan a desmantelar las centrales nucleares, a excepción de China que quiere incrementarlas. Ahora bien, la planta que Macri y Weretilneck quieren imponernos a todos los rionegrinos se financiará con capital chino ¿Además del millonario negocio que significará para unas pocas manos, que otros objetivos se ocultan detrás de ello?”, señaló en un comunicado el Secretario General de la CTA Autónoma de Río Negro, Rodolfo Aguiar. “Vamos a instalar mesas permanentes de recepción de firmas en toda la provincia”, señalaron desde el gremio.

Patagonia no nuclear

Sobre la posibilidad de que el Gobierno nacional construya una planta nuclear en Sierra Grande, el ministro de Ambiente de Chubut, Ignacio Agulleiro indicó: “la semana pasada nos juntamos con la ministro de Ambiente de Río Negro y nos dijo que no había nada concreto”.
Sin embargo, “nosotros le solicitamos tener una mirada regional, porque entendemos que tenemos que trabajar como región para hacer sentir nuestra visión ambiental a Nación”.
“Entendemos que esto de la región no nuclear tiene que ver con toda la Patagonia porque una planta instalada en el límite norte de la provincia que tome agua de mar para enfriar los procesos industriales y después que la devuelvan al medio de donde proviene, nos puede perjudicar a todos. Rápidamente si hubiera algún problema o contaminación nos afectaría a nosotros, por eso le planteamos esta necesidad a la ministro”, alertó.
En ese marco Agulleiro aclaró: “cada jurisdicción tiene sus límites, potestades y normativas pero no hay que tomarlo a la ligera, hay que consensuarlo como región”.
“Vamos trabajar con la firme convicción de que la Patagonia tiene que ser una región no nuclear y que en Chubut se eviten acciones de alto riesgo como la megaminería”, afirmó.

Das Neves: “Pasarán por arriba de nuestros cuerpos si quieren sacar el uranio”

El gobernador del Chubut, Mario Das Neves, fijó su postura en relación a la construcción de una planta nuclear en Río Negro al sostener que “me opongo a la instalación de la planta nuclear” que el Gobierno Nacional planifica desarrollar casi en el límite de nuestra provincia con capitales chinos.
El mandatario cuestionó la iniciativa y en ese marco señaló que “todavía estoy esperando que los chinos inviertan alguna vez algo. Acá han venido varias delegaciones chinas, se sientan muy educados, sacan una libretita y te indagan, pero cierran la libretita y después se van, a lo sumo después aparece un supermercado”, expresó al brindar este miércoles en Rawson una conferencia de prensa.
Por otra parte, expresó que “la central se está diciendo que empezaría en el año 2020” y en esa línea fue que ratificó que “desde ya me opongo por razones obvias y creo que va a ir creciendo la oposición a su instalación”.
Además, afirmó que “nosotros al uranio no lo vamos a sacar ni locos. Pasarán por arriba de nuestros cuerpos si quieren sacar el uranio de ahí porque eso sí que contamina y contamina mal”.
Por otro lado, y en relación al lugar donde podría ser instalada esta central nuclear afirmó Das Neves que “tenemos a Sierra Grande casi pegada a Península Valdés que es Patrimonio de la Humanidad”, y se preguntó “¿de qué estamos hablando?, primero conozcan la geografía argentina. Hay que ser coherentes”, pidió.
Asimismo, manifestó que “le voy a decir al gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, que conmigo no cuente para nada porque evidentemente yo tengo una posición tomada en este tema”.