El Indec informó que la tasa de desempleo creció al 9,3% en el segundo trimestre del año y ya afecta a 1.165.000 personas. El indicador significa que la desocupación aumentó un 2,7% interanual y un 3,4% desde la llegada de Cambiemos al Gobierno. Es el máximo porcentaje desde 2005. Estos son los números “oficiales” que enmarcaron la conmemoración por el Día Internacional del Trabajador, o sea, más de un millón de personas alcanzadas por el ajuste y por el `cambio´ macrista.
Sin embargo, lejos de unir este dato a los representantes de los asalariados, que viven más que bien de ese rol político casi vitalicio, los ayudó para desparramar más las voluntades y por ende ayudar más al sistema.
El Día del Trabajador se caracterizó este año por los cruces entre los jefes sindicales, un verdadero Circo VIP que deja pensando sobre el rol de estas estructuras y la falta de efectividad real, más allá de sus oportunismos políticos.
Hubo cinco actos para una misma conmemoración, lo que expone el nivel de ruptura que exponen los representantes de la masa trabajadora.
El secretario general de la CGT, Juan Carlos Schmid, el secretario adjunto de camioneros, Pablo Moyano, y trabajadores portuarios, marítimos y camioneros realizaron una asamblea informativa para tratar las negociaciones por las modificaciones al Impuesto a las Ganancias. El acto se llevó a cabo en Edison y Castillo, Puerto de Buenos Aires.
Gerónimo “Momo” Venegas, líder de las 62 Organizaciones Gremiales Peronistas, le entregó el acto a Mauricio Macri y como si fuera poco, salió a cruzar a sus pares de la Confederación General del Trabajo y en particular a Pablo Moyano.
“El actual triunvirato de la CGT es un mamarracho, después de haber entregado el escenario en el acto deberían haber renunciado”, dijo en FM Blue el también UATRE, al recordar la movilización de la central que terminó en incidentes.
Por su parte, el hijo de Hugo y líder de Camioneros dijo que “es vergonzoso que algunos dirigentes lleven a sus propios trabajadores a aplaudir a Macri”, en clara referencia Venegas.
Y la respuesta no tardó: “Pablo Moyano hizo actos en 9 de Julio al lado de Cristina y la lleno de elogios y se olvido de hablar del Día del Trabajador”, le respondió Venegas. Y les recordó que quienes “se opusieron al final al kirchnerismo, es porqué los echó Cristina”.
Pero la cosa no quedó allí. Juan Carlos Schmid, uno de los tres jefes sindicales cegetistas, también salió a cruzar el acto en Ferro de Venegas junto al Presidente. “No sé si el acto que hace él lo hace el Partido Fe, las 62 organizaciones, o qué nucleamiento, por lo menos eso no está claro”, dijo el triunviro en diálogo con radio La Red.
Schmid destacó que la actual conducción de la CGT fue electa por 1.500 congresales. “No sé cuál es el número de organizaciones que está en el espacio que está liderando aparentemente Venegas”, agregó.
Cabe recordar que el jefe de los peones rurales impugnó el Congreso Confederal, que se realizó el 22 de agosto de 2016, donde se unificaron las tres CGT y quedó conformado el triunvirato a cargo de Schmid (Dragado), Carlos Acuña (Estaciones de Servicios) y Héctor Daer (Sanidad).
Mientras que Venegas juntó al Presidente con sindicalistas amigos en el barrio de Caballito, bien lejos de allí, en el barrio de Núñez, el triunvirato de la CGT hizo su propia conmemoración por el 1° donde se escucharon fuertes críticas al Gobierno.
En el estadio de Ferrocarril Oeste, Macri anunció el “Sistema de Empalme” por el cual se busca “pasar del asistencialismo al empleo”, un proyecto para que las empresas tomen a beneficiarios de planes sociales, y que esa asignación forme parte del sueldo. Además avanzó con un esbozo del alivio en las cargas sociales y tributarias que paga el empleador por sus trabajadores.
En tanto, las dos CTA estaban en la carpa itinerante de los docentes, y la Izquierda fue con dos actos, uno a la Plaza de Mayo y otro al Obelisco.

El trabajador está muy mal

La CGT fue contundente y criticó el rumbo económico del Gobierno en el acto. Juan Carlos Schmid sostuvo que la central obrera “sigue manteniendo la vigencia de los reclamos que dieron lugar al paro del 6 de abril”. El integrante del triunvirato de la CGT afirmó que el Gobierno de Mauricio Macri “puso en marcha un trazado económico que ninguno comparte”.
El dirigente sostuvo que “no se está haciendo lo que hay que hacer”. Lo hizo al encabezar uno de los seis actos de la jornada en esta Capital por el Día Internacional del Trabajador.
En tanto, alertó que “media población tiene dificultades para llegar a fin de mes”, por lo cual planteó: “¿Quién carajo puede sostener que eso es viable en este momento de la historia?”.
“¿Quién puede sostener en la Argentina que con media población que tiene dificultades para llegar a fin de mes puede creer en una democracia y en la República?”, enfatizó.
“La CGT vuelve a levantar las banderas de sus demandas: Pedimos aumento de emergencia para jubilados; salario digno para los educadores; una argentina industrial, donde todos nos sintamos incluidos”, recalcó.
El líder sindical sumó críticas al señalar que “las importaciones estrangulan la industria nacional”, pero se enfocó más que nada en instar al Gobierno a dialogar y escuchar los reclamos de los trabajadores: “Nosotros somos parte de la solución y podemos nutrir la discusión”.
Antes de que comenzara el evento, el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, avisó que el acto de la CGT sería “una jornada de protesta” contra el Gobierno, y adelantó que retomarán “las medidas de fuerza”.
Consultado sobre los pasos que se van a seguir en la relación con el Gobierno, el gremialista anticipó que muchos quieren “profundizar la pelea” y adelantó que “hay varios sectores que en un tiempo no muy largo va a retomar las medidas”.
El consejo directivo de la CGT convocó al acto en el estadio de Obras Sanitarias, en Núñez, el mismo escenario en donde se produjo la reunificación de las tres centrales y la elección del triunvirato.
La convocatoria cegetista se da en medio de diferencias internas que esta semana fueron minimizadas por el secretario gremial de la organización y dirigente del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano. “Más allá de las diferencias, la CGT está unida, frente a un Gobierno que sigue avanzando contra los intereses de los trabajadores”, dijo Moyano.

Una jornada de protesta

En tanto, el subjefe del gremio de Camioneros y secretario gremial de la CGT, Pablo Moyano, advirtió que el acto de la central obrera en el estadio de Obras Sanitarias es “una jornada de protesta” contra el Gobierno.
“Hoy la CGT, más que conmemorar, vamos a seguir pidiéndole al Gobierno que escuche a la gran mayoría de los trabajadores y que no siga gobernando para un solo sector, que es el que hoy sigue ganando”, aseveró.
El sindicalista adjudicó las divisiones en el sector obrero “a los planes económicos” y lamentó que haya “compañeros que crean que este es el modelo a seguir”.
En ese sentido, criticó al titular de UATRE, Gerónimo “Momo” Venegas , aliado a Macri, al decir que le daría “vergüenza tener que llevar a los trabajadores de mi gremio a aplaudir a un Presidente que está llevando adelante estas medidas que los perjudican”.
A la par el titular de la CTA Argentina, Hugo Yasky aseguró que es necesario “construir la unidad” para evitar las disputas entre las distintas corrientes sindicales. Lo dijo al encabezar el acto de las dos CTA, frente al Congreso nacional, en el que no estuvo el titular de la CTA Autónoma, Pablo Micheli.
El dirigente docente señaló que “es necesario hacer que el mes de marzo quede chico y por eso debemos convocar a la segunda marcha federal en todo el país y llegar el 20 de junio a la Plaza de Mayo con las banderas en alto”. “Hay en nuestro horizonte otro paro general”, anunció el experimentado gremialista. Los enfrentamientos políticos y las internas sindicales, sin embargo, apagan la verdadera discusión que tiene que ver con la realidad del trabajador, y el cambio que se sufre mes a mes. Un tema poco profundizado por las lides gremiales.

Fuente: INDEC, NA, AF, Cronista, Telam.