Fue luego de una rueda de reconocimiento, diligencia que había sido requerida por el Ministerio Público Fiscal, tras la detención de Fernando Ñanco y otra persona, tras un hecho ocurrido el 12 de mayo cerca de las 19 en una vivienda en la zona norte de Trelew, cuando los imputados habrían ingresado junto a seis personas más con un arma de fuego calibre 22 dañando la puerta de acceso. De acuerdo a la presentación fiscal, en su interior se encontraba un menor junto a dos hermanos, y los intrusos los amenazan y comienzan a dañar elementos.
Posteriormente los golpean, pero la emprenden principalmente con el menor, agrediéndolo con claras intenciones de quitarle la vida, provocándole distintas lesiones, hasta que uno de ellos le impacta un caño en la cabeza, causándole una fractura y hundimiento de cráneo, dándose a la fuga sustrayendo algunos elementos. Alertada la policía, arriba al sitio y a metros son detenidos Ñanco junto a otro individuo, quienes iban huyendo del lugar.
Se trata de un joven que había sido acusado de abusar sexualmente de su sobrina de 7 años, aunque sin una denuncia formal realizada; sin embargo, un grupo de vecinos decidió hacer “Justicia por mano propia”, provocándole severos daños por los que debió permanecer internado durante varios días.
La calificación jurídica esgrimida por el Ministerio Público Fiscal es la de “homicidio en grado de tentativa y daño”, en carácter de coautores y de acuerdo a los artículos 79, 42 y 183 del código penal.

Motivos de agresión

Más adelante, la fiscalía, a través del fiscal general Fabián Moyano en la audiencia de control expuso los motivos que habrían generado esta situación, al indicar que la madre del menor denunció que el 10 de mayo habían ingresado personas a su vivienda buscando a su hijo y manifestaban que éste habría abusado a una niña de siete años, emitiéndose en esa circunstancia una orden de prohibición de acercamiento. Pero el 11 de mayo ingresó una denuncia donde se alude al menor, de quince años habría abusado de su sobrina, siendo la denunciante madre de la perjudicada y hermana del denunciado. Justamente se dio a conocer que quienes atentaron contra la vivienda serían familiares, los que estarían identificados y sobre los cuales el fiscal solicitó orden de captura y detención, al menos para tres personas presuntamente participantes del hecho, que además contarían con armas.

“Incitados” por familiares

En la audiencia, tanto Ñanco como el restante imputado indicaron que fueron incitados a participar del hecho por esos familiares, para apoyar la acción efectuando pintadas en las paredes exteriores de la vivienda. Ambos indicaron que eso fue lo que hicieron, y solo escucharon gritos provenientes del interior, siendo detenidos cuando intentaban alejarse.
El Juez José García resolvió la apertura de investigación de acuerdo a la calificación fiscal, al considerar el hecho como de características graves con la participación de muchas personas y menores agredidos. Expuso que la pena sería de un mínimo de cuatro años, dictando la prisión preventiva para ambos hasta la rueda de reconocimiento, autorizando el pedido de captura para tres personas solicitado por el Ministerio Público Fiscal.

Nueva audiencia

Llevada adelante la diligencia requerida, en nueva audiencia la funcionaria de fiscalía Viviana Díaz expuso que tres testigos señalaron indudablemente a Fernando Ñanco en el interior de la casa y participando de la golpiza, pero también fue visto saliendo de la vivienda y dándose a la fuga. Por otro lado, el pantalón que vestía el imputado será sometido a pericias ya que se encontraron manchas, posiblemente hemáticas. Para el Ministerio Público Fiscal se mantiene el peligro de fuga y entorpecimiento y se han logrado arrimar elementos que confirman su participación.
Consideró que es distinta la situación del otro imputado ya que la rueda respectiva no arrojó resultados contundentes, aunque restan analizar elementos de prueba para considerar hasta donde podría estar involucrado, pidiendo se mantenga la medida de coerción de ambos.

Defensa y resolución

El defensor Juan María Salgado expresó que si en este procedimiento dispuesto por el Juez para fijar las medidas a tomar se favorecía al imputado, este debía obtener su libertad, mientras que para Ñanco, si bien la rueda resultó incriminatoria, rechazó los riesgos de fuga y entorpecimiento, negando la probable autoría.
Habiendo escuchado a las partes, y de acuerdo a los resultados de la rueda de reconocimiento el Juez José García determinó la prisión preventiva para Fernando Ñanco por dos meses, hablando de un fortalecimiento de la probabilidad de autoría, al tomar parte de la agresión y considerarse el riesgo procesal de fuga. En tanto, para el otro imputado dispuso la prohibición de acercamiento a la víctima y sus familiares por cualquier medio, en el marco del artículo 99 inciso 13 del código, lo cual será revertido en caso de no cumplir con los requisitos impuestos con esta medida.