El episodio ocurrió el pasado 7 de mayo, pero tomó estado público días más tarde, en el marco de la investigación que lleva a cabo el Ministerio Público Fiscal y que tendría como imputados a dos efectivos de la Seccional Tercera de Puerto Madryn.
En el video, que fue transmitido por el programa de televisión “Sin Hilo”, se observa a tres agentes que solicitan documentación a un joven que se encontraba con su pareja, a bordo de un Peugeot 307, estacionado sobre el Boulevard Guillermo Brown.



Luego de que el joven cumpliera con el requerimiento, el mismo es requisado y, según consta en la grabación, uno de los agentes le propina un severo golpe en uno de los costados de su cuerpo, tras lo cual recibe una serie de patadas por parte de otro efectivo; el tercer policía, si bien no participó de manera activa de la agresión, tampoco impidió que la misma se desarrollara con impunidad, en un hecho que tuvo lugar, insólitamente, a metros de la vivienda del Jefe Comunal de Puerto Madryn.
Desde la jefatura de Policía local confirmaron que los dos agentes que golpearon al individuo fueron pasados a “disponibilidad preventiva”, al tiempo que este viernes tendrá lugar la audiencia en la que se los imputaría por el delito de “vejaciones”, que prevé de uno a cinco años de prisión, según lo mencionado por el fiscal jefe, Daniel Báez.

Inicialmente no hubo denuncia

Al respecto, el jefe de la Unidad Regional Puerto Madryn, comisario mayor Ricardo Cerda, sostuvo que “es un hecho que preocupa, obviamente, en lo institucional” y precisó que “ocurrió el 7 de mayo, un día domingo, alrededor de las 7:50, casi ocho de la mañana, fue captado por imágenes del Centro de Monitoreo, y como consecuencia de ello, automáticamente se dio conocimiento al Ministerio Público Fiscal, se hizo llegar la información y el mismo inició las actuaciones de oficio, para determinar la responsabilidad que le cabe, como consecuencia de este accionar, a los efectivos involucrados que quedaron registrados en el video”.
Sobre esta línea, indicó que “estamos trabajando ni bien nos anoticiamos de este acontecimiento, y lo único positivo que se puede sacar de todo esto fue que la misma Policía aportó la información, porque las personas que fueron objeto de la agresión, no hicieron la denuncia; recién el miércoles habían sido individualizadas por el Ministerio Público Fiscal, por lo que seguramente ya habrán sido llamadas a prestar testimonio”.

Eran policías hacía más de 10 años

En cuanto a los efectivos que protagonizaron el episodio, mencionó que “hay dos investigaciones que se van a llevar en paralelo, por un lado la del Ministerio Público Fiscal, encabezada personalmente por el doctor Daniel Báez, y por otro lado, la administrativa e interna a nivel policial; dentro de los aspectos administrativos, y que es competencia de la Policía, la primera medida que se ha adoptado es el pase a disponibilidad preventiva de ambos afectivos, así que, efectivamente, ya han sido o serán notificados; ya están las resoluciones firmadas para su pase a disponibilidad preventiva”.
Los agentes “ya están desafectados de las tareas policiales”, agregó, al tiempo que comentó que ambos “estaban transitando por jerarquías intermedias, es decir, unos diez o un poco más de diez años en funciones policiales”. Sin embargo, hasta ayer, la Justicia y la policía los protegió ocultando sus identidades.

Pedido de documentos

En relación a la situación en sí misma donde transcurrió la golpiza, el Comisario Mayor sostuvo que “el móvil de la presencia del personal de ese lugar, bien pudo haberse generado por una simple identificación, que estaría dentro de los parámetros permitidos y dentro de lo legal; pero, lo que acontece en el lugar, lo desconocemos porque lo va a aportar la persona que fue objeto de la agresión, con la cual no hemos tenido entrevista y lo hará el Ministerio Público Fiscal; seguramente, después, tendremos acceso a esa información, que sirve y fundamenta los pasos administrativos que se van a dar en la investigación que realiza la Policía”.
En este sentido, planteó que “obviamente, la identificación de una persona no se genera porque esté cometiendo algún delito, puede ser porque lleva demasiado lapso de tiempo detenido en un mismo lugar y amerita, a veces, la intervención policial; no obstante, ello no justifica la agresión que se ve en el video”.
Además, agregó que “más allá de lo que pueda precisar la persona que fue objeto de agresión, tenemos el video, que lo que muestra es más que elocuente”.

Investigarán al tercer efectivo

Consultado sobre el perfil de los efectivos y si ambos tenían algún tipo de antecedente por violencia en el uso de la fuerza pública, Cerda manifestó que “al menos, no tenemos dicha información registrada, no obstante, se mirará hacia atrás; cada efectivo tiene un respectivo legajo policial, donde quedan registradas todas las actividades que hayan tenido trascendencia pública o que tal vez hayan llegado a conocimiento de la superioridad; quedan incorporadas y, si existe algo al respecto, se va a aportar tanto a la faz judicial como a la administrativa”.
En el video se observa la agresión llevada a cabo por dos policías, mientras el tercero permanece en escena; consultado sobre lo que sucedería con este último, puntualizó que “en principio, hay dos personas que ya pasaron a disponibilidad preventiva, lo cual no indica que la demás esté a sujeta a investigación; lo que hay acá son dos conductas distintas, por dos personas que son totalmente activas en lo que muestra el video, y una tercera que es pasiva; no obstante, nosotros tenemos cuestiones internas que tienen que ver con la responsabilidad individual, lo cual tiene que ver con la superioridad que hay en un efectivo con relación a otro, sea por antigüedad o por jerarquía”.
En este punto, detalló que “hay que examinar el legajo de cada uno, porque hay jerarquías que son iguales para este caso en particular, por lo que hay que determinar quién tiene prelación sobre el otro”.

Cómo trascendió el video

En el aspecto administrativo, “siempre, las responsabilidades se determinan en base al grado de antigüedad de cada uno de los funcionarios con relación al otro, lo cual no implica que deje de existir, igualmente, una conducta reprochable; podrá o no favorecerlo, por ejemplo, si esto se transforma en resoluciones mediante días de arresto, pero para este caso en particular, es aventurado expresarse sobre qué es lo que va a terminar decidiendo la investigación policial, la cual es independiente, dado que la realiza la división de Asuntos Internos, que depende directamente de la subjefatura de Policía; por parte de la Unidad Regional, se aporta información, pero no se realiza una valoración de lo que se arrima a la investigación”.
Las imágenes fueron captadas por el Centro de Monitoreo, “y lo positivo que podemos obtener de esta situación fue que fueron obtenidas por personal de civil que trabaja allí, supervisado por personal policial, y que dicha información se recibió de manera inmediata, para luego ser inmediatamente puesta a disposición de la Justicia”.
El hecho de que las imágenes se hayan hecho públicas, como ocurrió con un video en el que se mostraba el accidente en el que un joven murió, no constituiría una infracción, “porque el registro es del 7 de mayo; estando a casi diez días o un poco más, durante el tiempo en que la información se manejó en el Ministerio Público Fiscal, el Centro de Monitoreo y esta Jefatura, no trascendió a ningún lado, sino luego de que otras instituciones o personas comenzaron a tomar conocimiento de esto, por cuestiones prácticas del procedimiento”.

“Las víctimas han contado lo que pasó”

El fiscal jefe Daniel Báez contó, en conferencia de prensa, que “tomé conocimiento a través del personal jerárquico de la Comisaría Tercera, que es donde trabajaban los efectivos, y también a través del jefe de la Unidad Regional; quienes me pusieron al tanto de la situación y se empezó a trabajar la semana pasada”.
A su vez, mencionó que “empezamos a trabajar en la identificación de estas personas, a través de documentación que hay en la comisaría; también, logramos identificar el vehículo donde estaban las víctimas de lo sucedido, una persona de sexo femenino y otra de sexo masculino” y adelantó que “ya se presentó la apertura de investigación, que se realizará el viernes”.
Se trata de “dos suboficiales que ya se encuentran identificados, no puedo dar los nombres de momento, así como tampoco el de las víctimas por una cuestión de protección de ellas, pero ya han declarado ante el Ministerio Público Fiscal, han contado lo que pasó”.
Sobre el video, expresó que “se ha visto un accionar totalmente injustificado, donde aquellos que tienen la obligación y el deber de prevenir y reprimir el delito, lo cometen”.

“No hay denuncia, se actuó de oficio”

En este contexto, aclaró que “no hay una denuncia concreta; el día 8 de mayo, ya la Policía, a través de personal jerárquico, toma intervención de lo que había sucedido, y a partir de ahí, y con mi conocimiento y dirección, se empiezan a llevar a cabo acciones investigativas, tendientes a determinar quiénes eran estas personas, y establecer las circunstancias concretas de la investigación, algunas de las cuales no puedo revelar”.
A partir de entonces, “se continuó con la identificación del automóvil, a partir del dominio; se ubica a estas personas, se las entrevista, nos cuentan que pasó y se hace la apertura de investigación” y remarcó que “no hay una denuncia y no hace falta, es un delito de acción pública, la Policía actuó de oficio, con mi conocimiento”.
El delito que se les endilga a los efectivos es “el 144 bis, segundo párrafo, que es el de ‘vejaciones’; son todas aquellas severidades, castigos, golpes como los que se ven, que le aplica un funcionario público, en el ejercicio de sus funciones, a un ciudadano, y prevé una pena de uno a cinco años de prisión, más inhabilitación absoluta”.

“Nada justifica lo sucedido”

Por otra parte, sostuvo que “tengo conocimiento, no de manera formal, que en estos últimos días los efectivos fueron pasados a disponibilidad” y, en cuanto al tercer efectivo presente, manifestó que “es parte de la investigación y no puedo revelar información al respecto”.
En cuanto al contexto en el que tuvo lugar la golpiza, relató que “lo que hemos investigado es que se trata de dos personas que se encontraban dentro del vehículo, no hacían ningún tipo de actividad en lo contravencional, como por ejemplo ingerir bebidas alcohólicas, o algo que ameritara una multa por algún tipo de situación vehicular; el auto estaba parado, a la persona de sexo masculino le piden documentos, se los da, le piden los papeles del auto, (en el video) los están buscando para dárselos, y hay otros detalles de lo que sucedió, que no puedo revelar”.
Además, confirmó que hubo un intercambio de palabras entre los policías y los jóvenes, pero aclaró que “no puedo revelar qué”.
En este sentido, concluyó que “nada justifica la conducta que se observa en el video”