El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Julio Borges, acusó este domingo al presidente Nicolás Maduro de “destruir” a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y las llamó a “frenar” esa situación, mientras Leopoldo López, el padre del líder opositor encarcelado, pidió a los militares que apoyen las protestas opositoras y “colaboren” para acabar con el gobierno chavista.

“Que les quede claro a la Fuerza Armada que a los primero que está destruyendo Nicolás Maduro es a la Fuerza Armada”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional en una rueda de prensa ofrecida desde la sede de su partido Primero Justicia centrada en un mensaje a la institución militar.
El gobierno chavista “los está empujando a ustedes como institución a desconocer el orden constitucional de Venezuela y ustedes tiene que frenar esa situación”, dijo Borges, quien afirmó que Maduro “hace ver” a los militares “como si fueran aliados, pero la verdad es que los está destruyendo”.

El parlamentario rechazó también las acusaciones hechas el sábado por el jefe de estado venezolano sobre la supuesta responsabilidad del opositor en la violencia registrada en las últimas semanas de protestas que han dejado un saldo de 43 fallecidos.

“Somos los primeros que nos deslindamos de la violencia, porque toda la violencia se llama Nicolás Maduro”, dijo Borges, citado por la agencia Efe.

Por su parte Leopoldo López padre, afirmó que “si logramos que los militares entiendan que como venezolanos no deben estar asociados a este gobierno, el gobierno caerá por sí solo”, aunque aclaró que rechaza un golpe de Estado.

“Que se pongan en pie (la Fuerza Armada) no quiere decir que tomen el gobierno. Pero creo que sí, todos estamos pidiendo a los militares que recuerden que son venezolanos, que nos acompañen. En primer lugar no reprimir como están reprimiendo, algo que ya han hecho algunos que fueron luego quitados de sus puestos”, precisó el padre del líder del opositor partido Voluntad Popular.

En una entrevista con la agencia DPA, el padre del opositor preso acusó al papa Francisco de intentar “justificar” al gobierno de Maduro.
“Me parece que la sociedad del papa con el gobierno de Maduro es un insulto a la Iglesia católica”, dijo.

“Creo que el papa debería abstenerse de meterse en un conflicto como el venezolano, donde no está nada, nada claro, y donde el gobierno que él trata de justificar para que se siente en un diálogo es un gobierno que no respeta la vida de los jóvenes que salen a protestar, un gobierno de narcotraficantes”, agregó.