COMODORO RIVADAVIA – El martes a las 22, un hombre fue víctima de un violento robo, cuando le pusieron un arma en la cabeza al irrumpir en su vivienda del Código 860 al 2.300 del barrio Abel Amaya. Uno de los ladrones golpeó la puerta, preguntó por un familiar. El damnificado estaba terminando de lavar unas cosas. Le dijo que esa persona no estaba, pero ni bien abrió, ingresó el otro delincuente con un arma en mano, un arma larga. Le pegaron con el arma en la cabeza al menos dos veces, provocándole cortes en el cuero cabelludo. Le pedían dinero, le decían que sabían que era repartidor “de la Quilmes” y que tenía que tener plata. La víctima le dijo que revisaran todo, que no tenía dinero. Entonces los ladrones se llevaron un televisor, un equipo de música, ropa, el teléfono celular y la moto del hombre.Antes de marcharse lo maniataron y le dejaron una amenaza. Le pusieron nuevamente el arma en la cabeza y le advirtieron que si los denunciaban “ellos conocían a mi familia, me dijeron ‘sabemos que tu hermano vive acá al lado’”. Aparentemente, los delincuentes viven a media cuadra de la casa de la víctima. Por su parte, la policía de la Seccional Quinta logró recuperar la moto en la misma noche del martes. Interceptó a dos sospechosos cuando escapaban en la Honda de la víctima sobre la avenida Chile. Los agentes detuvieron a Félix Hernán Amaya, de 24 años, y al menor A.F.T., de 17. Presumen que estos jóvenes estarían implicados en el robo y que dejaron el arma, los electrodomésticos y las prendas de vestir de Carlos en el domicilio de la calle 857 al 2.300 en donde se montó una consigna a la espera de la orden judicial de allanamiento.