Con la campaña electoral informalmente en marcha, se abrió la temporada de pases y saltos de dirigentes de una fuerza política a otra, todos con el objetivo de conseguir una buena ubicación en las listas electorales que les permita renovar su banca o ingresar a alguna de las cámaras del Congreso. Y de alguna manera, el “peronismo mentiroso” que juega en línea con el oficialismo, contribuye a insuflarle cuadros populistas de derecha a un Cambiemos que prefiere seguir sumando más que restar.
La fuerza que registra las bajas más notorias en esto de cambiar circunstancialmente de camiseta, es el Frente Renovador de Sergio Massa. Al igual que en 2015, meses antes de la elección cuando ya se perfilaba la polarización entre Cambiemos y el Frente para la Victoria, los dirigentes que un día posaban para las fotos con el exintendente de Tigre, al otro anunciaban en los medios que le decían adiós al massismo, por lo menos por un tiempo.

El éxodo

El lunes, el miembro del triunvirato de la CGT y legislador Héctor Daer se despidió del bloque de diputados del FR con elogios a su nuevo jefe político, Florencio Randazzo. Apenas días antes se había conocido que el exjefe de gabinete de Cristina Kirchner, Alberto Fernández había sido designado jefe de campaña del exministro de Transporte.
Se bien Fernández ya había sido repudiado por sus pares massistas cuando visitó el año pasado a la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, en la cárcel jujeña donde cumple una condena, su pertenencia a un nuevo espacio político se cristalizó recién la semana pasada.
Daer y Fernández se sumaron así a Walter Queijeiro y a Joaquín De la Torre, los últimos dirigentes de renombre que habían abandonado el barco de Massa, aunque estos para embarcarse en el de María Eugenia Vidal.
El primero, que había asumido una banca como concejal de Quilmes por el Frente Renovador, saltó en marzo al gabinete bonaerense en el área de Turismo, mientras que el segundo ya en 2016 había recaído en el ministerio de Producción bonaerense para luego convertirse en ministro de Gobierno.
Otra de las deserciones que había sufrido Massa en 2016 vino del lado de la vedette y exparticipante de Gran Hermano, Rocío Gancedo. La joven pasó a formar parte de las filas del camporista José Ottavis.

Muchas dudas, pocas certezas

La salida de Daer podría disparar en los próximos días dos nuevas bajas: la de los diputados Facundo Moyano y Felipe Solá.
Por estos días, el referente de la juventud sindical publicó en la red social Twitter una foto junto al intendente de Bolívar, Eduardo Bali Bucca, uno de los laderos de Randazzo.
El diálogo entre el diputado y el exfuncionario de Cristina Kirchner no requeriría de gran logística: ambos poseen sus oficinas en el restaurado Palacio Raggio, en la intersección de las calles Moreno y Bolívar del microcentro porteño. En las últimas semanas los pasillos del coqueto edificio se convirtieron en una pasarela de dirigentes peronistas que iban y venían para sellar su nueva simpatía política por “El Flaco”.
En tanto, Solá estaría negociando personalmente con Radazzo los términos y condiciones de su pase. Así lo dejó en claro otra de las flamantes incorporaciones del exministro, el ex recaudador de impuestos de Daniel Scioli, Santiago Montoya.
Consultado días atrás por la señal América 24 acerca del desembarco del exgobernador de Buenos Aires Montoya manifestó: “Ojalá, Felipe es muy valioso, eso lo está negociando Florencio personalmente, y lo analizará cuando llegue el momento”.
En ese marco, desde el massismo intentaron minimizar la posibilidad, e indicaron a la agencia DyN que Solá “necesita reelegir” su banca en la Cámara de Diputados, por lo que con los trascendidos mediáticos “lo que busca es presionar, no romper” con el espacio.
Otros dirigente que podría estar en dudas en los próximos días es el intendente de Salta capital Gustavo Sáenz. Desde que asumió, quien fue el candidato a vicepresidente de Massa no ha ahorrado fotos y coqueteos con cuanto funcionario macrista pisó la provincia.
Recién llegada a Cambiemos, la legisladora Graciela Ocaña ya arrancó su campaña -será candidata a diputada por la Provincia- y este miércoles la ex directora del PAMI acompañó a la gobernadora María Eugenia Vidal a un centro de jubilados de Morón.

Ocaña también saltó

Recién llegada a Cambiemos, la legisladora Graciela Ocaña ya arrancó su campaña -será candidata a diputada por la Provincia- y ayer la ex directora del PAMI acompañó a la gobernadora María Eugenia Vidal a un centro de jubilados de Morón.
Ocaña y Vidal estuvieron junto al intendente local, Ramiro Tagliaferro, durante su visita a un centro en el que se realiza la primera experiencia del programa “Postas digitales”, destinado a acercar a los jubilados a las nuevas tecnologías a través de talleres de informática.
“La Hormiguita” selló su pase a Cambiemos en una reunión con Mauricio Macri en la Casa Rosada y confía conseguir el segundo lugar en la boleta que podría compartir con el neurocientífico Facundo Manes y el hombre de Elisa Carrió en la lista, Héctor “Toty” Flores.
La estrategia de Cambiemos sería que Vidal se ponga al frente de la campaña, aprovechando su buena imagen. Por eso, la gobernadora recorre distritos para potenciar a figuras locales y remontar el nivel de desconocimiento de algunas figuras del PRO.
Este miércoles, en la recorrida de la que también participó el subsecretario de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social, Ezequiel Pazos, Vidal recorrió la institución “Luis Desalvo” de la localidad de Haedo, donde conversó con sus encargados y algunos de los beneficiarios.
La ex ministra de Salud de Cristina Kirchner, que había enfrentado al PRO en las últimas elecciones al participar del frente de Martín Lousteau, forma parte desde 2013 el bloque Confianza Pública que forma parte de la oposición porteña, pese a que siempre tuvo una estrecha relación con Larreta.

Das Neves sigue con Massa

Quién despejó rumores sobre su salida del Frente Renovador fue el gobernador de Chubut, Mario Das Neves. De paso por Buenos Aires donde se reunió con funcionarios nacionales aprovechó para mantener un encuentro con Sergio Massa, y por si quedaba alguna duda de dónde juega, lo plasmó en las redes sociales. Das Neves, le pidió a Massa acelerar el tratamiento por la devolución de reembolsos a los puertos patagónicos. El pedido de Das Neves se produjo en este marco de escurrimientos que está sufriendo el massismo, después de algunos meses de no mostrarse juntos y tras las especulaciones que generó el encuentro del chubutense con Florencio Randazzo.