Con el objetivo de reducir el consumo eléctrico en establecimientos educativos, el INTI participa del primer programa piloto del país para formar a alumnos y docentes en la temática.
En principio, está previsto que participen de la prueba piloto 25 escuelas técnicas de la ciudad de Buenos Aires y 3 de la provincia de Jujuy
Con buenos hábitos es posible disminuir el consumo eléctrico sin necesidad de realizar grandes inversiones. Siguiendo esta premisa el INTI firmó un convenio con la Secretaría de Planeamiento Energético Estratégico del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, con el objetivo de desarrollar un programa piloto de formación en la temática para alumnos y docentes de escuelas técnicas argentinas.
“Es la primera iniciativa piloto del país orientada a la educación integral para la gestión de la eficiencia energética en escuelas técnicas. La idea es que al finalizar esta experiencia, queden instaladas las competencias en la temática en los establecimientos participantes, para que puedan desarrollar un auto-diagnóstico sobre su situación particular”, detalla Paula Petrik, analista de gestión energética del INTI.

Prueba piloto

El trabajo se llevará adelante durante la primera mitad del año y contará con una primera etapa de desarrollo de la herramienta para realizar el auto-diagnóstico en cada escuela, capacitación a referentes, y la implementación del diagnóstico por parte de alumnos —con el acompañamiento de sus docentes y técnicos del INTI—. La segunda etapa consistirá en la elaboración de un plan de mejoras —a cargo de autoridades de cada institución— y su implementación.
El proyecto surgió de la articulación entre la Secretaría, la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Escuelas Verdes del Ministerio de Educación de la ciudad de Buenos Aires, la Secretaría de Energía y el Ministerio de Educación de la Provincia de Jujuy, el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) dependiente del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, y el INTI. “En este caso, nuestro aporte se centrará en realizar la gestión operativa del proyecto, diseñar la herramienta de auto-diagnóstico, elaborar el material didáctico y el programa de la capacitación, asesorar a las escuelas participantes de manera presencial, entre otras acciones”, agrega Petrik.
El INTI, que este año celebra su 60 aniversario, es una organización de reconocida trayectoria en materia de diagnósticos sobre eficiencia energética. Asesora habitualmente a organismos públicos en la materia y participa de la Red de Cooperación Técnica Latinoamericana y del Caribe, capacitando en cuestiones de eficiencia energética.