Un día como hoy, hace un año atrás, la comunidad de Puerto Madryn fue azotada una vez más por el dolor. Una joven estudiante, Diana Rojas fue hallada muerta, víctima de un crimen. En su cuerpo se encontraron las heridas de seis puñaladas, el mismo que fue arrojado en un descampado cercano a la Ruta Provincial 1, que une las localidades de Puerto Madryn con Rawson. Diana fue encontrada por dos ocasionales ciclistas, cuyo testimonio nunca trascendió a la luz pública; los testigos habrían estado circulando por el sector cuando constataron la presencia de la joven, de quien después se determinó, tenía sólo 25 años, cuyo cuerpo yacía a unos seis kilómetros del casco urbano de la ciudad.
Diana Verónica Rojas, era estudiante de Derecho y su vida se truncó del modo más cruel. El único imputado por la muerte de la joven, es Dante Donnini, un taxista que según la investigación judicial, habría llevado a Diana hasta el sitio donde finalmente le quitó la vida. El proceso judicial está en marcha, y comenzará el próximo 23 de octubre, según lo fijó la Oficina Judicial de Puerto Madryn.
Donini, de 48 años está acusado de “homicidio criminis causae” y de “femicidio”, delitos que, en caso de ser condenado, prevén una pena única de prisión perpetua. El Tribunal estará integrado por las juezas Patricia Susana Asaro, Marcela Pérez y Patricia Reyes. Durante el juicio, está previsto que declaren 72 testigos.

Pedido de Justicia

El femicidio de Diana Rojas, ocurrido en una ciudad que registra altas cifras de denuncias por violencia familiar y de género, provocó una importante reacción social, que comenzó con una marcha en pedido de Justicia, convocada al día siguiente del macabro hallazgo.
Desde aquel día, y como ha ocurrido cada vez que una vida es arrebatada de tan cruel modo, cientos de vecinos, marchan solicitando el esclarecimiento del hecho, acompañados de diversos colectivos sociales y organizaciones, que se hacen oír para que haya Justicia.