Especialistas en informática consideraron que aunque la propagación del ransomware WannaCry aún no se detuvo y ya afectó a 150 países, la gravedad se explica por la vulneración simultánea de grandes empresas y no tanto por la cantidad de terminales afectadas, que en Argentina “solo tuvo 2.500 reportes”.