Las autoridades dieron por fallecidos los 12 trabajadores que quedaron atrapados el martes, tras una explosión y el posterior derrumbe que ocurrió en un túnel ferroviario de Qishanyan, en la provincia de Guizhou.
El grave accidente tuvo lugar durante los trabajos de construcción del túnel para realizar una vía férrea rápida, a consecuencia de una fuga y explosión de gas.
La operación de rescate en el lugar de los hechos se dio por finalizada, al ser hallados los cuerpos de los doce obreros que habían quedado atrapados.
Unos 2.000 rescatistas participaron en el operativo de socorro que se prolongó hasta la madrugada del miércoles, indicó la agencia Xinhua.