Un hecho que generó estupor tuvo lugar el fin de semana, cuando efectivos policiales aprehendieron a un sujeto de 29 años, cuya identidad se mantiene en reserva, quien tendría sus facultades mentales alteradas y habría cometido diversos actos delictivos hace algunos meses, entre ellos el merodeo y la posterior irrupción en viviendas particulares.
En esta última ocasión, según trascendió, habría intentado abusar de una mujer que se encontraba durmiendo, pero desde la Policía no confirmaron dicha información, atentos a la sensibilidad del caso, solo informaron que el sujeto quedó detenido por “violación de domicilio”, aunque adelantaron que el mismo es “conocido en el ambiente policial” y que, una vez recabada una mayor cantidad de información, trascenderían mayores datos respecto del nombre y apellido y los antecedentes de la persona.

Al borde de la cordura

En primera instancia, el hombre logró ingresar en una vivienda de la zona céntrica de la ciudad levantando una persiana; la propietaria se encontraba durmiendo y, en el momento en que el sujeto intentó tocarla, comenzó a gritar y éste se fue corriendo.
Episodios similares habrían ocurrido en el pasado, cuando el hombre ingresó en una casa de familia y, al ser observado por una joven a cuya habitación había entrado, esta comenzó a gritar e hizo que escapara.
Según trascendió, distintas evaluaciones psicológicas lo ubican en la categoría de “border” o persona que padece un “trastorno borderline” (“trastorno límite de la personalidad”), una afección mental por la cual una persona tiene patrones prolongados de emociones turbulentas o inestables, lo que a menudo lo lleva a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con otras personas.

Violación de domicilio

“Es una situación que se ha registrado, en horas de la madrugada del domingo, cerca de las seis horas; no ampliaré muchos datos porque estamos investigando y es un hecho para nosotros delicado”, precisó el comisario mayor Ricardo Cerda, agregando que “el individuo ingresó en una propiedad, lugar donde había una persona sola; transitó todos los espacios previos de la vivienda hasta llegar a la habitación, lugar donde la persona se encontraba durmiendo; intentó poner manos sobre ella, dicha persona se resistió y, tras ello, el hombre escapó rápidamente del lugar”.
Afortunadamente, “personal policial y de la División Investigaciones fue anoticiado de manera rápida, y atentos a las características de esta persona, pudieron demorar a esta persona a una cuadra y media del lugar”.
En principio, el sujeto permanece a disposición de la Justicia por “violación de domicilio”, manifestó el jefe policial, quien reiteró que se trata de “una situación delicada y llamativa, por lo que estamos reuniendo toda la información posible para arrimar la misma al Ministerio Público Fiscal, para que de ahí en más se tome una medida al respecto”.