Un fuerte seísmo de 6,9 de magnitud momento sacudió este lunes el centro de Chile, provocando la alarma entre la población pero sin causar daños a personas ni infraestructuras, de acuerdo con los primeros reportes de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi). El Instituto Sismológico de Estados Unidos confirmó que la magnitud del seísmo fue de 7,1, mientras que la del Servicio Sismológico Nacional de Chile lo cifró en 6,9 en la escala de Richter.

El terremoto se sintió pasadas las 18:30 locales y tuvo su epicentro a 25 kilómetros al oeste de la ciudad costera de Valparaíso, donde en los últimos días se ha registrado un enjambre sísmico, con una profundidad de 13,2 kilómetros.

Según Onemi, “no se reportan daños a personas, alteración a servicios básicos o infraestructura producto de este sismo”, aunque los organismos técnicos se encuentran evaluando la situación regional. El Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Marina chilena (SHOA) dijo que las características del sismo “no reúnen las condiciones necesarias para generar un tsunami en las costas de Chile”. No obstante, las autoridades pidieron inicialmente a los habitantes del centro del país que se alejaran de la costa, aunque minutos después se canceló la recomendación.

El sismo sorprendió a la población al final de la jornada laboral. El Metro de Santiago estuvo paralizado brevemente, mientras que el tráfico de vehículos se mantuvo sin perturbaciones. El terremoto se sintió con mucha intensidad en los edificios altos de la capital, donde todo se movía, generando momentos de pánico.

Chile es uno de los países más sísmicos del mundo. En 1960 vivió el peor terromoto que se haya registrado nunca en la ciudad de Valdivia, con una magnitud de 9,5. En 2010 se produjo en la ciudad de Concepción otro terremoto de 8,3 de magnitud, que dejó más de 500 muertos y daños ingentes en la infraestructura del país.