Por Juana de Arco*

“No que me hayas mentido, sino que ya no pueda creerte, eso me aterra”, decía el genial Friedrich Nietzsche, el del imperdible compendio de “Humano, demasiado humano”, que vale la pena desempolvar, para quienes han tenido el privilegio de haberlo hojeado alguna vez.
Esto de la mentira era precisamente una de esas cosas que este como tantos otros geniales de los tiempos confrontaron contra los cánones y la masificación, las instituciones y la corruptela de cada tiempo. Males inmortales, alimentados a costa de `feligreses´ del establismenth. “Tener fe significa no querer saber la verdad”, insistía Friedrich para referirse incluso al régimen gobernante.

Se les viene la noche

Por eso, de vez en cuando aparecen algunos de esos locos re lindos que generan saltos cualitativos en lo que se viene dando. Resulta que el ex CEO de Microsoft había decidido retirarse, y solo dedicarse a su equipo de básquet, Los Angeles Clippers, hasta que su esposa lo convenció de invertir en proyectos de ´bien público´. Y, como buen liberal estadounidense, decidió avanzar con USAFacts.org. Se trata de un portal desarrollado, a expensas de Ballmer, por investigadores y economistas de la Universidad de Pennsylvania, para funcionar como una especie de `base de datos´ que les permite a los ciudadanos estadounidenses conocer en qué gasta el gobierno el dinero de los impuestos. No fue un trabajo fácil porque los objetivos iban más allá del gobierno federal y alcanza a las 70 agencias federales, estatales y locales del país del Norte.
Allí se puede consultar datos que van desde lo mundano hasta los presupuesto completos de alguna agencia gubernamental, desde la inversión en policía comparada con los índices de criminalidad hasta los ingresos por multas de transito versus cuánto cuesta mantener a los agentes viales. Otro dato interesante es conocer cuánto pagan de impuestos las mega-corporaciones o cuántos empleados estatales hay en todos los Estados Unidos con un click.
De hecho, en un artículo publicado por The New York Times, Ballmer cuenta asombrado que trabajan casi 24 millones de personas para el gobierno estadounidense. Esa cifra incluye a los docentes, que representan “casi la mitad de esos 24 millones”.
Para evitar ser acusado de tener objetivos políticos partidarios, la iniciativa de Ballmer utiliza únicamente datos gubernamentales, y no los provistos por organizaciones por fuera de las agencias estatales, como ONGs. Esta restricción conduce a que, lamentablemente, no pueda conocerse cuántas armas de fuego hay en la actualidad en los Estados Unidos: el lobby intenso de la Asociación Nacional del Rifle logró que “no se le permita al gobierno recolectar dicha información”.
La idea de ex CEO de Microsoft es que su sitio web sea el punto de partida para que personas, ONGs y empresas tengan un fácil acceso a los datos para tener la posibilidad de crear informes personalizados acercad de distintos temas. Y ojo, que como demuestra el mercado del ciberespacio, luego el sistema se podría ir replicando en otros países, donde el `aviva giles´ podría ser todo una bomba atómica en una `república bananera´ (políticamente hablando) como la nuestra, donde esté quien esté al mando le borra el kilometraje al Indec, para hacernos creer que estamos 0KM.

El homo `Iluminatis interesaditis´

Resulta que entre las rarezas gauchas en el marco de una economía que sigue sin arrancar con burro patinando y service de emergencia, un “diputado aboga por una ley que impulse el desarrollo de la industria nacional”, titula un sitio Parlamentario.
Se trata de Sergio Ziliotto, autor de uno de los proyectos para modificar la Ley de Régimen de Compras del Estado Nacional, quien aseguró que la defensa de la producción local “significa reactivar la economía, el consumo y la calidad de vida de los trabajadores”.
El hombre es `Justicialista´ (ya casi se suprimió además de la LL, la K, del alfabeto de algunos militontos), y es presidente de la Comisión de Obras Públicas. Fue el elegido para tirar un centro con el debate por una modificación a la Ley de Régimen de Compras del Estado Nacional, que comenzará a tratarse hoy a las 10 en dicha comisión, con la participación de distintas entidades que representan al sector de las Pymes. En el berenjenal de los solucionadores cien por ciento, existen cuatro proyectos distintos que pujarán por el negocio de repartir más: uno de la CC-ARI, otro del el FR, y un tercero de la UCR y el bloque Justicialista, este último de su autoría y con el apoyo de sus pares Oscar Romero y Pablo Kosiner.

Compre nacional, como lo hacen en el exterior

“Todos tienen que ver con darle mayor participación a la industria nacional y a las Pymes en lo que el Estado gasta en las compras públicas”, detalló, y contó que las iniciativas se basaron “en legislaciones comparadas en otros países, donde se hace una fuerte defensa a la industria nacional”.
Además, señaló que su propuesta busca “bajar la incidencia en el componente importado en lo que se llama un bien nacional. Hoy la ley nacional dice que un bien es considerado nacional cuando tiene hasta un 40 por ciento de componente importado, nosotros lo bajamos a 30”.
“Lo mejor que nos puede pasar es que todos los sectores aporten”, dijo el legislador en diálogo con este medio y aseguró que desconoce la propuesta que enviará al respecto el Poder Ejecutivo, pero remarcó la necesidad de alcanzar un consenso.
Para Ziliotto “las compras públicas no sólo deben garantizar el buen funcionamiento del Estado, sino que también deben ser una herramienta para el desarrollo económico y social de todos los argentinos. Y, en ese sentido, creemos que una política orientada al desarrollo de la industria nacional significa reactivar la economía, el consumo y la calidad de vida de los trabajadores”.

Verdades a medias e infames mentiras en Chubut

Además hay en danza una nueva Ley de obra pública, para lo cual hay presentados nueve proyectos. “Es un tema que también debe tener el acompañamiento de todos los sectores con el mayor consenso posible, y lo ideal sería por unanimidad, porque son temas que transcienden cualquier gestión de gobierno en lo temporal y cualquier ideología. La aplicación efectiva y eficiente de los fondos públicos debe ser algo innegociable”, expresó el legislador nacional.
Esto del negocio con guita del Estado vaya a saber de donde lo sacó Ziliotto porque teóricamente cada Gobierno que asume, da por sentado que enfila para ganar ese combate. De hecho, del soterramiento del Sarmiento al aterrazamiento del Chenque, no hay ninguna película que pruebe ningún curro concreto u otra cosa, no? Y si de medias verdades vamos a renegar, hay que dejarse de joder con esa gran mentira que circula por estos días de emergencia hídrica y sequía de guita en Chubut, con eso de que los últimos 60 millones de pesos para ampliaciones y obras de escuelas en el Valle fueron a beneficiar a una misma empresa de un devolvedor rápido de favores, que quiere ser candidato para reformular la política de la mesa chica del PJ chubutense, y que además, por esos días ni habría estado en la zona, ya que andaba haciendo campaña por Oriente. Basta de hablar pavadas por favor, que el humor popular está con umbral bajo, la cadena de pagos cortadita, y como reza un proverbio judío: “con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver”, (que no es su caso).

*Soy Juana de Arco, amiga de Juan de la Sota, fiel del Furia, seguidora de la Sombraonline y ceniza de tantos